Volver al Índice de Revistas
El Teósofo - Órgano Oficial del Presidente Internacional de la Sociedad Teosófica
Vol. 141 - Número 09 -  Junio 2020  (en Castellano)
 

 
Anterior
Página 11
Siguiente

 

Fragmentos de la Sabiduría Eterna

 

El Coronavirus desde una perspectiva budista.

 

Maestro, me resulta muy difícil entender por qué el Padre nos ha enviado un virus tan agresivo. ¿Cuál es el propósito?

 

Maestro: El Padre no lo ha enviado. El Padre lo permite, que es diferente. La pandemia fue generada por los seres humanos a través de su constante violación de las Leyes universales.

 

Discípulo: Pero algo tan malo va a causar mucha destrucción.

 

Maestro: El coronavirus no es malo. Tampoco es bueno. Es necesario, es diferente. No hay nada malo para el Universo. Si el coronavirus está presente es porque lo permite la Divinidad, o no podría existir. La idea del bien y del mal se genera en tu mente que juzga desde tu ignorancia un hecho que en sí mismo es neutro.

 

Discípulo: Pero tantas personas están siendo infectadas en el mundo, o van a ser dejadas sin tener nada que comer -- tantos niños, ancianos, hombres y mujeres. Es muy injusto.

 

Maestro: La injusticia no existe dentro del Amor universal. Lo "injusto" sólo existe en tu mente que no comprende el propósito más profundo.

Lo que sí existe es lo justo, lo preciso, lo exacto, lo correspondiente.

Existe un proceso evolutivo necesario que consiste en un registro constante de información.

Tienes que entender que nadie atrae una experiencia que no le corresponde. Y si le corresponde, la vivirá, aunque luche o se resista. El Coronavirus no es malo; es muy bueno, ya que muchas personas están aprendiendo de él. El nivel de conciencia del planeta está subiendo, nos vemos en la necesidad de desarrollar grandes herramientas de amor como la aceptación, el aprecio y la adaptación; la paciencia, la tolerancia y el respeto.

Puede ser una prueba difícil, pero no es mala. Estás creciendo gracias a esta experiencia. La decisión recae en ti porque la vida te dio libre albedrío.

Se te dio la capacidad de tomar decisiones y puedes verlo desde el amor. La decisión es tuya. Está en ti.

Si eliges el miedo, destruirás tu paz, tu energía vital, tus relaciones y tu salud.

Si eliges el amor, pasarás la prueba que te presenta la vida y ya no tendrás que volver a sufrir. Opta por el amor. El camino es siempre el amor.

 

Discípulo: ¿Y qué es optar por el amor?

 

Maestro:

·       Convertirse en un ser sereno y tranquilo. Invulnerable. Trabaja en ti mismo para que tu paz y felicidad no dependan de lo externo.

·       Deja de ver los problemas y empieza a reconocer las oportunidades que puedes aprovechar para crecer interiormente.

·       Desarrolla la aceptación. "Todo lo que sucede es perfecto, y si existe y sucede es porque tiene un propósito". "Padre, que se haga tu voluntad y no la mía. Muéstrame cómo puedo servirte mejor".

·       Aprende a fluir y a adaptarte. Actúa con sabiduría en lugar de reaccionar desde el miedo.

·       Vigila tu pensamiento para que sólo vibre en la frecuencia del amor. Esto te llevará a la claridad mental.

·       No compartas tus miedos con los demás; comparte sólo tu entusiasmo y tu alegría.

·       Vigila tu palabra.

·       Que tu palabra cree armonía y haga que los demás se sientan confiados y seguros.

·       Las dificultades no se resuelven luchando contra ellas.

·       Hazte amigo del coronavirus. No lo veas como algo malo, sino como algo necesario.

·       Y habla con él: "¿Qué me enseñas? Eres valioso para mí y estoy dispuesto a aprender lo que puedas enseñarme.

·       En cuanto aprenda puedes irte porque ya no te necesitaré".

·       Aprovecha la oportunidad que la vida te presenta en este momento: para hacer un trabajo interno.

 

                                                                                                                                 Anónimo

 

Anterior
Página 11
Siguiente