Volver al Índice de Revistas
El Teósofo - Órgano Oficial del Presidente Internacional de la Sociedad Teosófica
Vol. 141 - Número 08 -  Mayo 2020  (en Castellano)
 

 
Anterior
Página 8
Siguiente

 

Busca lo esencial

 

J. Krishnamurti

 

Extracto de J.Krishnamurti: Primeras Conferencias y Escritos Seleccionados,19.07.1929.

Cortesía de E.Mark Lee, de su próximo libro,

El Proceso de Krishnamurti: Experiencias de Transformación ,cap.11, p.148-9.

 

 

P: ¿Lo entiendo correctamente a Usted cuando digo: Hay una verdad relativa en el antiguo sendero (etapas del sendero del discipulado...etc.), pero ambos senderos no pueden ser hollados por el mismo hombre; no es incierto el antiguo sendero, pero, debe uno decidir qué sendero seguir?

 

R: Exacto. Usted debe decidir que hará. Esto no es un ultimatum, por favor. Se deja la opción al individuo, porque, después de todo, no puedo forzar a nadie y nadie puede forzarme a mi.

 

He seguido todos estos antiguos senderos del discipulado, de adoración, y veo que son demasiado largos, demasiado complicados, innecesarios, porque cualquier sendero que usted pueda seguir, cualquier Dios que pueda adorar, cualquier templo que pueda construir, usted al final es forzado a volver consigo mismo y a resolver ese yo. Cualquier sendero que yo seguía, había aún esa lucha interna, ese descontento, infelicidad, soledad, temor, mirando a otros para animarme, siempre había algo que sucedía dentro de mi, como un volcán bullente. Así, digo que no importa lo que usted crea, lo que usted reverencie, usted será forzado a volver a usted mismo.

 

¿Por qué necesita creer, por qué necesita adorar, por qué necesita tener dioses, teorías, filosofías, dogmas, temores? Ellos son inútiles mientras el “yo” no esté contento, ni formado para comprender, ni esté tranquilo, ni libre de corrupción. Como dice quien pregunta, qué sendero siga, es un asunto de elección individual. Usted puede preferir la opción de la comodidad, del discipulado, ubico la comodidad en esto, pero usted será forzado a enfrentarse a sí mismo finalmente, no puede evitarlo.

 

Debe tener esta armonía dentro de usted, libre de todos los dioses, maestros, discipulado, temores, tradiciones, nacimientos y muertes, existencia, todo. Porque los he seguido a todos y los he encontrado todos inútiles; digo que es mejor establecer la armonía dentro de usted más que buscar ayuda desde afuera. La opción es suya, porque nadie quiere que usted escoja una o la otra, yo ciertamente no lo quiero.

 

Usted debe decidir. Ninguna Sociedad va a obligarle a decidir. A esto se debe por qué no puede hacer de esto un dogma o una filosofía. Es una elección individual. Y, como usted es libre, escogerá ya sea la limitación o la libertad, ya sea la comodidad o esa audacia que le da la correcta comprensión.

 

 

 

 

Anterior
Página 8
Siguiente