Volver al Índice de Revistas
El Teósofo - Órgano Oficial del Presidente Internacional de la Sociedad Teosófica
Vol. 141 - Número 06 -  Marzo 2020  (en Castellano)
 

 
Anterior
Página 9
Siguiente

 

HPB sobre el Evangelio según Juan

DANIEL H. CALDWELL, DOSS MCDAVID Y SPENCER M. CONLIN

 

Daniel H. Caldwell, bibliotecario e investigador histórico, es autor de varios libros, incluido  El  Mundo Esotérico de Madame Blavatsk: Percepciones sobre la vida de una Esfinge moderna·. Ver: <blavatskyarchives.com>.

El Dr. Doss McDavid es profesor emérito en el Centro de Ciencias de la Salud de la Universidad de Texas en San Antonio. Miembro de ST en América durante más de cincuenta años, es presidente de la Rama San Antonio de la ST

El Sr. Spencer M. Conlin trabajó en investigación, transferencia digital y preservación de archivos. Su contribución en este campo de preservar la Sabiduría Eterna, fue su pasión

 

Introducción

            En octubre de 1889, los miembros de la Logia Blavatsky, dedicaban al menos dos de sus reuniones de los jueves, al estudio del Evangelio según San Juan. H. P. Blavatsky (HPB) tomó la iniciativa de tratarlo, asistida por su secretario, G. R. S. Mead, que dominaba el idioma griego. En 1893, las notas de Mead, que resumen las enseñanzas de HPB, fueron publicadas en los números de febrero y marzo de la revista Lucifer. Este material fue reeditado por Boris de Zirkoff en el Volumen XI (pp. 482-503) de los Escritos Recopilados (Colleted Writings) de Blavatsky. Como continuación de las dos reuniones del jueves, en las que se trató el Evangelio de Juan, HPB comenzó a escribir un artículo explicativo, que  nunca terminó. Este manuscrito fue escrito por HPB, probablemente en la última parte de octubre de 1889, para las reuniones de la Logia Blavatsky. Este artículo incompleto, transcrito a continuación, está contenido en uno de los ocho manuscritos pertenecientes a HPB, y ahora conservado en los Archivos de la Sociedad Teosófica (Adyar, Chennai, India).(1) Por lo que sabemos, este artículo no ha sido previamente transcrito o publicado. Hay varias referencias en él, que pueden ser poco conocidas por los lectores modernos. Todas parecen venir del estudio de HPB del libro de J. Ralston Skinner: Clave del misterio hebreo-egipcio en la Fuente de las Medidas: (2)

 

♦ HPB se refiere a la palabra hebrea “Dabvar”. Esta palabra del hebreo normalmente se escribe "Dabar", en las páginas 169 y 312 del texto de Skinner, aunque da las letras hebreas y número como DBR = 206. La palabra "Dabar", en hebreo, significa "palabra", "hablar" o "cosa"(3). La Septuaginta, la traducción más antigua de la Biblia hebrea al griego, usa los términos “rhema” y “logos”, como equivalentes. Ambas palabras aparecen en el Nuevo Testamento. y ambas se traducen generalmente, al inglés, simplemente como "palabra".

♦ HPB se refiere a la relación entre los dígitos de pi (31415) y el nombre hebreo "Alhim". Esto fue tratado por J. Ralston Skinner, en la página 193 de La Fuente de las Medidas y fue comentado por HPB en La Doctrina Secreta. Una carta interesante de HPB a Skinner, refiriéndose a estas relaciones, pronto se publicará en la revista Historia Teosófica, con una introducción histórica del editor James Santucci.(4)

♦ HPB se refiere a la relación de Juan, Jonás y la paloma, tratada en la  página 220 del libro de Skinner. El siguiente pasaje de Isis Sin Velo (5), puede arrojar un poco de luz adicional sobre estas correlaciones algo oscuras:

Jonás es tragado por un pez grande y es expulsado del mismo tres días después. Esta es la que los cristianos consideran como una premonición de los tres días de sepultura de Jesús, que precedió a su resurrección. . ."Gran Pez" es Cetus, la forma latinizada de Ketos. . . y Ketos es Dagon, Poseidón, la hembra del ser Keton Atar-gatis – la Diosa siria y Venus de Askalon. La figura o busto de Der-Ketos, o Astarté, generalmente estaba representado en la proa de los barcos. Jonás (en hebreo Yonah, paloma, un pájaro sagrado para Venus) huyó a Jaffa, donde el dios Dagón, el hombre-pez, era adorado y no se atrevió a ir a Nínive, donde se veneraba a la paloma. Por lo tanto, algunos de los comentaristas creen que cuando Jonás fue arrojado por la borda y fue tragado por un pez, debemos entender que fue recogido por uno de estos recipientes, en una proa, la cual tenía la figura de Ketos. Pero los kabalistas tienen otra leyenda, a este efecto: Dicen que Jonás era un sacerdote fugitivo del templo de la diosa donde se adoraba a la paloma, y deseaba abolir la idolatría e instituir un culto monoteísta. . . . [Cuando él fue] capturado cerca de Jaffa, fue hecho prisionero por los devotos de Dagon, y alojado en uno de los calabozos de la prisión del templo, y que es la extraña forma de la celda la que dio lugar a la alegoría. . . Considerando la tendencia extraordinaria de las naciones orientales para los juegos de palabras y alegorías, ¿no es apenas posible que el "pez grande", que se tragó a  Jonás, simplemente sea la celda dentro del vientre de Dagón?.

Notas al pie

1. Ver los Escritos Recopilados (Colleted Writings) de HPB, vol. I, p. 25, para una breve descripción de estos ocho manuscritos, en los Archivos de Adyar. El manuscrito de HPB titulado “El (cuarto) Evangelio de Juan”,  también se puede encontrar en Micro-film linea 29, Records Series 22, en los Documentos de Boris de Zirkoff conservados en la Sociedad Teosófica de Estados Unidos, en los Archivos de Wheaton, Illinois.

2. Skinner, J. Ralston. Clave del misterio hebreo-egipcio en la Fuente de las Medidas. San Diego: Wizard's Bookshelf, edición de 1982 del texto de 1875.

3. <en.wikipedia.org/wiki/Dabar>.

4. La carta de Navidad de 1886 de HPB a J. Ralston Skinner.

5. Blavatsky, H. P. Isis sin Velo. Pasadena: Theosophical University Press, 1960. II.258-259

 

Transcripción - (Cuarto) Evangelio de Juan

            Al leer esotéricamente las narraciones bíblicas, debemos tener en cuenta que a menos que las hayamos leído en hebreo y en textos griegos, nos encontraremos de inmediato perplejos y perdidos en el idioma inglés y otras traducciones. Sin embargo, en las traducciones al inglés, encontraremos el hilo de Ariadna, en el uso de las palabras "Dios" y "Señor", y la diferencia de ambos, que no denotan la misma cosa. "Dios" es una traducción del Elohim hebreo y Theos griego, mientras que "Señor" representa, invariablemente, el hebreo Jehová y griego el Kurios.

            Por otro lado, el término Logos o Palabra, que juega un papel tan destacado en todas las cosmogonías, significa esotéricamente lo mismo que Shakti en la filosofía india, el poder creativo. Mientras que entre los hindúes, los dioses manifestados (como Brahma, Vishnu y otros) son todos Logoi masculinos, Shakti es su contraparte femenina. En el esquema occidental, el Logos se ha convertido, por uso, en exclusivamente masculino, Jesús al ser uno con el Padre, y su Shakti ha desaparecido ahora del plano dogmático exotérico, sin embargo, está en la persona de María, la Madre de Jesús, en el plano terrestre y en la del Espíritu Santo (mujer siempre en el Cristianismo antiguo y gnóstico), en el plano de la diferenciación primordial.

            Así, la Palabra o Logos es, en verdad, aquel poder formativo a través del cual se forma la materia primordial subjetiva y se manifiesta como un universo objetivo. Este Logos es masculino-femenino, como lo es todo lo diferenciado, en su esencia. Está el Brahma-Vach a partir del cual el segundo logos, Viraj,  es emitido en la cosmología india. Es la kabalística hebrea Dabvar, o la Palabra, cuyo aspecto masculino es Adam Kadmon, y cuyo aspecto femenino es Sephira.

            Por lo tanto, el primer verso de Juan: “En el principio fue la Palabra, y la Palabra estaba con Dios, y la Palabra era Dios ”, debe leerse esotéricamente: “En el comienzo del período precósmico, fue el poder creativo potencial, (el divino Principio) y el Poder estaba con el Elohim (o Theos); y el poder era el Elohim mismo”, es decir, las siete Fuerzas creativas masculinas / femeninas de la naturaleza.

            Ahora bien, los que leen la Doctrina Secreta, saben que según el total de los numerales, dando a cada uno el correspondiente valor de cada letra de la palabra Alhim (Elohim), ésta representa la suma de 31415, que es el del pi astronómico. El término "Elohim" representa el radio de la circunferencia de un círculo al diámetro, o 3,1415 la unidad. Ver D.S. Vol 1, p. 91. Este versículo contiene una referencia a la primera inmaculada concepción en el Kosmos, al Logos o Adi Buddha, Anupadaka . . . el "sin padres", como el Logos es uno con el Padre, que no nace según los cristianos.

            Juan es idéntico a Jonás y Paloma (en hebreo, la Paloma es Jonás y hembra) y el nombre de Jonás está conectado con el pez (la ballena que se lo tragó), la alegoría simbólica de la última iniciación, los tres días de duración del dormir o trance (exotéricamente) en el útero de la tierra; esotéricamente en el útero del Espacio. Las narrativas del NT [Nuevo Testamento] no son sino otra forma alegórica de las narraciones de los misterios en el Antiguo Testamento. Cuando Ud. recuerda que en el AT [Antiguo Testamento] Joshua (cuyo nombre es fonéticamente igual que el de Jesús e idéntico a él) es el hijo de Nun o el Pez, verá fácilmente la conexión. En el Sistema Gnóstico, Espacio o Pleroma, las aguas, la morada de los peces, se traga la "Palabra" o la Potencia Creadora Divina, que desciende en el útero de la naturaleza y después de tres eones da a luz al universo. Jesús pasa tres días en el reino de los muertos, el útero de la Tierra, y cuando él regresa a la tierra, resucita o nace, es decir, el Logos antropomorfizado ha nacido. Jonás es tragado por el pez y tres días después es expulsado, etc. Todas estas son alegorías y variaciones del mismo tema: el nacimiento del universo -el macrocosmos -, el nacimiento del hombre divino - el microcosmos -, y el nacimiento del hombre terrestre; todos estos, tipificados en los Misterios en los que se enseñó la Cosmogonía, la Antropogénesis y todas las demás ciencias, encabezada por la de los sucesivos nacimientos del Ego en la tierra, en lo psíquico y finalmente en el Reino Espiritual.

            Lo anterior explicará más claramente la lectura esotérica de los dos últimos jueves, de los capítulos 1 y 2 de Juan.

          Leamos ahora el tercer capítulo del mismo. Empieza por la narración de Nicodemo, que va de noche a ver a Jesús, a  quien encuentra con el acertijo parecido a la Esfinge: “En verdad, a menos que un hombre nazca de nuevo, no puede ver el Reino de Dios”, que quiere decir: "A menos que un hombre reciba un nuevo nacimiento a través de la iniciación, no puede conocer los misterios de los Elohim". Y en respuesta al asombro de Nicodemo, Jesús agrega: "El que no nazca del agua y del Espíritu, no puede entrar en el Reino de Dios". (v.5) que traducido de nuevo significa “excepto. . .[El manuscrito termina aquí.].-*

 

 

 

Anterior
Página 9
Siguiente