Volver al Índice de Revistas
El Teósofo - Órgano Oficial del Presidente Internacional de la Sociedad Teosófica
Vol. 141 - Número 03 -  Diciembre 2019  (en Castellano)

 
Anterior
Página 6
Siguiente

 

“La Escala de Oro”:

Ética en la Tradición de la Sabiduría Eterna

John  Algeo

 

Dr. John Algeo (12.11.1930-13.10.2019) fue Presidente de la ST en Estados Unidos (1993-2002) y Vice-Presidente internacional de la ST (2002-08). En el 2014  le fue otorgada la Medalla Subba Row por su significativa contribución a la literatura teosófica. Para leer todo el artículo, por favor vea:

<theosophical.org/files/resources/articles/GoldenStairs Commentary.pdf>

 

 

La Sabiduría Antigua o Filosofía Perenne, como también ha sido llamada, es un conjunto de enseñanzas que implican una manera de comportarse. A través de la doctrina del karma, el énfasis de la tradición sobre la responsabilidad personal por nuestras decisiones y acciones crea una ética que es individual, circunstancial y relativa, más bien que categórica y absoluta. Por lo tanto es inútil buscar los “Diez Mandamientos” de la Sabiduría Antigua, una lista de cosas específicas que uno debería o no debería hacer.

 

Tengan la seguridad que ciertos principios generales de esta filosofía, heredados de la tradición índica, han sido extremadamente influyentes en el pensamiento moderno, principios como ahimsa (indañabilidad), o viveka (discernimiento) y vairagya (desapego). Tales conceptos han desarrollado abundantes asociaciones éticas a su alrededor. Pero más específicos que estos es una breve exposición publicada por H. P. Blavatsky (HPB), llamada “La Escala de Oro”.

 

HPB, por La Doctrina Secreta y otras obras, fue una destacada partidaria de la Filosofía Perenne en los tiempos modernos. Así, su síntesis de la ética en “La Escala de Oro” presenta brevemente lo que la tradición tiene que decir sobre el tema. Sus trece frases son la más cercana equivalencia a un conjunto de Diez Mandamientos de la Sabiduría Antigua.

 

“La Escala de Oro” fue publicada originalmente por HPB en 1890, en un momento en que estaba muy preocupada con la injusticia, lealtad y altruismo en su propia vida. Más adelante estuvo disponible una forma revisada del documento. Las diferencias en la redacción entre la versión original y la revisada, son pequeñas; fueron hechas, quizás, porque en unos pocos puntos el original es propenso a  tergiversaciones, sin comentarios. Sin embargo, el original ha sido publicado en los Collected Writings y se usa aquí como una de las más exactas descripciones de la exposición, en la forma que ella deseaba que se conociera....

 

(Prefacio) Contempla la verdad ante ti: (1) vida limpia, (2) mente abierta, (3) corazón puro, (4) intelecto despierto, (5) percepción espiritual sin velos, (6) afecto fraternal para el condiscípulo, (7) presteza para dar y recibir consejo e instrucción, (8) leal sentimiento del deber hacia el instructor, (9) obediencia voluntaria a los mandatos de la Verdad, una vez que hemos puesto nuestra confianza en ese instructor y creemos que él la posee, (10) valeroso ánimo para soportar las injusticias personales, (11) enérgica declaración de principios, (12) valiente defensa de los que son injustamente atacados, (13) y mirada siempre fija en el ideal del progreso y de la perfección humana que nos revela la ciencia secreta (gupta-vidya). (Conclusión) tal es la escala de oro por cuyos peldaños el estudiante puede ascender para llegar al Templo de la Sabiduría Divina...

 

“La Escala de Oro” da un consejo general que se aplica a una variedad de situaciones, no una lista específica de debes y no debes. Refleja una creencia en la ética natural más bien que en mandamientos revelados. En su mandato introductorio, acentúa la naturalidad y evidencia de la acción moral. Se le dice al lector: “Contempla la verdad ante ti”. Los principios éticos sobre los cuales deberíamos actuar son claros y están disponibles para todos; ellos nos miran de frente, y todo lo que necesitamos hacer es ser concientes de ellos.

 

En efecto, dada la realidad del karma, los efectos de nuestras acciones que determinan nuestro futuro, no tenemos alternativa, sino llegar a  un acuerdo con la Moral Imperativa de la Naturaleza. Nuestra única opción es si llegaremos a un acuerdo con el karma conscientemente, en pleno conocimiento del significado y efectos de nuestras acciones, o si llegaremos a un acuerdo con el karma  inconscientemente, si es eso, vamos a ser los vencedores o las víctimas de nuestras propias acciones...

 

Un punto más. El comentario introductorio dice que la verdad está abierta para todos; el último paso dice que la base de la acción ética deriva de la “ciencia secreta”. Pero estos dos comentarios no son contradictorios. La ciencia en cuestión es secreta, esotérica u oculta, no porque haya tenido derechos de autor o  marca registrada, para ser comercializada por una misteriosa logia de adeptos, sino más bien porque es de cosas que no pueden, por su misma naturaleza, ser dichas por la boca o escuchadas por los oídos, sino que, en cambio, deben ser experimentadas por cada individuo únicamente. Tener esta experiencia está disponible para todos, pero hasta que la tengamos, la ciencia que la estudia debe permanecer secreta para nosotros...

 

La Sabiduría Divina puede ser abordada solo por quienes llevan una vida ética... Es una responsabilidad ineludible de cada persona hacer un juicio personal de los difíciles problemas morales surgidos ante nosotros. Esta es la consecuencia de la libertad individual. Y el respeto por las decisiones que toman otros, aún cuando nosotros hayamos llegado a decisiones diferentes, es la señal de la verdadera fraternidad.

 

“La Escala de Oro” no elimina la ambigüedad moral de nuestras vidas ni soluciona las crisis de consciencia que enfrentamos día a día. Pero señala el camino para nuestra participación colectiva en mejorar la sociedad para levantar un poco el pesado karma del mundo.

 

 

Anterior
Página 6
Siguiente