Volver al Índice de Revistas
El Teósofo - Órgano Oficial del Presidente Internacional de la Sociedad Teosófica
Vol. 141 - Número 02 -  Noviembre 2019  (en Castellano)
 

 
Anterior
Página 10
Siguiente

 

Cómo tratar a los animales

Derechos de los animales: Visión científica y espiritual I

 

Michiel Haas

Antiguo miembro de la ST en Adyar.  Arquitecto dedicado a la consultoría durante décadas y más tarde profesor de arquitectura sustentable con énfasis en el cambio climático en la TU-Delft.

Luego se interesó en los derechos de los animales y en una visión holística de la Naturaleza.

Es activo en el proyecto de renovación de Adyar.

 

 

Introducción

En la parte I de este artículo supimos que la mayoría de los científicos concuerdan en que todos los vertebrados, mamíferos, aves, reptiles, anfibios y peces, son conscientes en diversos grados, que tienen sentimientos y pueden sufrir dolor. Desde una perspectiva espiritual parece haber una fuerte sugerencia de que los animales tienen un alma, a menudo un alma grupal, pero seguramente hay animales que ya se han individualizado. Y hay claras indicaciones de la reencarnación de animales, como se muestra de conversaciones con estos animales. En esta parte 2 de la serie de 3, trataremos de responder la pregunta de cómo deberíamos tratar a los animales con este conocimiento, después de mirar los efectos de nuestra actual relación con animales en la ganadería intensiva.

 

¿Deberíamos discernir entre grupos de animales?

Esta es una pregunta muy difícil de responder. Aún así, lo intentaré. De la introducción precedente, podemos concluir que los otros animales, por ejemplo, los insectos, ¿son menos valiosos o  incluso menos útiles? ¿Y qué pensamos acerca de las bacterias y los hongos? Por ejemplo, hemos visto desde hace mucho tiempo a los insectos como criaturas molestas o incluso condenables. Pero ahora que el mundo está enfrentando un 80% de disminución en la población de insectos debido al uso de venenos agrícolas sobre la tierra, y esto está comenzando a tener consecuencias para la vida humana, estamos obligados a cambiar la forma en que pensamos. Los insectos juegan un papel importante en el ecosistema Gaia, ya que están en la base de la cadena alimentaria, y los animales pequeños y los peces dependen de ellos. La historia de las abejas es bien conocida, ellas son responsables de la polinización de muchas plantas que son importantes para nosotros, los humanos, para nuestra supervivencia. Parece que hemos subestimado la importancia de los insectos durante mucho tiempo.

 

Y cuando usted lee las historias de Piek Stor1, de repente una mosca parece muy diferente. Ella escribe acerca de su conversación con una mosca en su casa flotante. Cuenta honestamente que ella es una matamoscas. La mosca dice: “¿Podríamos quizás convivir? Los insectos también pertenecen al planeta”. Sé que las personas desean un mundo limpio eliminando los insectos. “Nosotros estamos aquí por una razón. El equilibrio desaparece debido a la interferencia humana. Puedes pedirnos que vayamos a otra parte, hay mucho espacio”. Pero luego en el verano llega una plaga de moscas y Piek pide a la mosca, resulta ser una vocera de todas las moscas, si es posible que haya menos de ellas. “Eso depende de como lo mires”. Es un poco complicado para Piek. Ella piensa que hay demasiadas, pero también tiene un joven vencejo común que criar y las moscas podrían ser usadas para eso. La opción para las moscas es: irse o servir de alimento. “Eso es posible, eso parece razonable. Servir de alimento es algo completamente diferente a desaparecer en el papelero. Además, podemos regresar como moscas”. Finalmente, las moscas  que permanecen adentro están dispuestas a servir como alimento, las otras se van.

Muchas bacterias y hongos son importantes para un suelo sano y nosotros los humanos somos a su vez dependientes de estos, mediante nuestra cadena alimentaria, los 38 trillones de bacterias que viven en nuestro colon y digieren nuestro alimento para nosotros. Son también importantes y merecen nuestra protección, aún cuando difícilmente notamos su existencia.

 

Sigue la pregunta: ¿deberíamos distinguir entre los grupos de animales? Parece que todos los animales, incluyendo los insectos, gusanos, cucarachas, bacterias y hongos juegan un rol en el ecosistema, y aún cuando no podamos comprender ese rol, no podemos dejar que desaparezcan.  Aunque, cuando pienso en esa garrapata....

 

¿Cómo viven hoy los animales de granja?

El problema más grande en nuestra interacción con los animales se halla en cómo tratamos los animales de granja, a menudo son albergados en granjas de ganadería intensiva. Aquí hay algunas estadísticas que indican el tamaño de la industria: Hay cerca de 1 billón de cerdos, 1,5 billones de vacunos, y 50-60 billones de pollos, totalizando 70-75 billones de animales por año. A estos animales, con raras excepciones, se los considera criaturas vivas que pueden experimentar dolor y estrés, se los ve como máquinas para la producción de carne, leche y huevos. Son alimentados de la manera más “eficiente” para que produzcan más leche y carne o pongan más huevos en un tiempo más corto. La duración y calidad de su existencia está determinada por su valor económico. El bienestar animal sólo juega un rol como calidad forzada.

 

Además de los animales de campo, 2,7 trillones de animales son pescados del mar cada año. Cerca del 75% de las zonas mundiales de pesca son explotadas o están ya agotadas. Cerca del 40% de los peces capturados son desechados a causa de que son de las especies equivocadas o por ser demasiado pequeños. Un estudio “Mapeo de la Distribución Mundial del Ganado”, publicado en 2014 en la revista Plos One2 muestra que “Todos los animales criados en cautividad en todo el mundo pesan cerca de 1 billón de toneladas. Por comparación: el total de la población del mundo pesa cerca de 500 millones de toneladas. La fauna silvestre pesa cerca de 40 millones de toneladas”. Esta proporción no habrá mejorado en cinco años más.

 

Este pensamiento acerca de los animales como máquinas, se debe a uno de los grandes pensadores de nuestra historia occidental, Descartes, quien puso al hombre en el centro del Universo en 1637, porque tenía una “mente”, mientras los animales son solo objetos, criaturas que son incapaces de pensar. El hecho de que esta visión del mundo sea totalmente obsoleta hoy, puede ser clara por las muchas publicaciones científicas sobre la inteligencia animal y sobre la  capacidad de los animales de tener sentimientos y dolor. Es necesario encontrar una forma de tratar a los animales de manera diferente. Principalmente vemos esto en la ganadería intensiva y en la agricultura, con las enormes cantidades de pesticidas usados en esta última.

 

¿Deberíamos dar derechos a los animales?

Está claro que los carnívoros no desean preocuparse cómo se trata a los animales en la industria de la carne, pero en la industria del entretenimiento (circos y películas), zoos, laboratorios y otras situaciones también, los animales juegan un rol que no está en consonancia con su propia existencia. Esto solo se puede cambiar si se otorgan derechos que protejan a los animales.

 

Quizás deberíamos ver esto en el contexto de una civilización crecientemente consciente. El comercio de esclavos negros comenzó en los siglos 16,17 y 18 porque había necesidad de trabajadores baratos, fuertes y sanos. Esto fue posible solamente porque la raza blanca se consideraba superior a la gente de color de África en particular. La esclavitud se hizo ilegal gradualmente durante la segunda mitad del siglo 19. Grupos que se beneficiaron de ella lucharon durante un largo tiempo, pero al final, todos concordaron que esta es una página deplorable en la historia de la humanidad, aunque desgraciadamente todavía existe ilegalmente en muchas razas y épocas alrededor del mundo.

 

El paralelo con la ganadería intensiva es obvio. Pero hay una creciente consciencia de que la forma en que tratamos a los animales ya no es aceptable. En este sentido ayudaría enormemente crear leyes que los protejan, que realmente los protejan, en vez de ofrecerles una vida solo un poco menos horrorosa. Los animales deben tener derechos fundamentales propios.

 

“Un cerdo tiene voluntad propia. Cuando las personas consideran y tratan a los cerdos como su propiedad, hacemos que su interés fundamental en la auto-determinación se subordine a nuestros deseos. Lo importante es que les demos derechos a los seres, basados en su propia naturaleza. Un cerdo tiene el derecho a no ser una posesión y a no ser usado como un instrumento. Esto se aplica a todo animal que tenga la capacidad de sufrir. No hay lógica que justifique trazar una línea cruel entre las personas y otros animales”.3

 

Los animales son cosas por ley. Usted puede poseerlas y hacer con ellos lo que considere útil o necesario, dentro de los límites que nos ha puesto la ley. A esto se debe por qué necesitamos cambiar la condición legal de los animales. Debemos reconocer que son como las personas de muchas maneras. Tienen su propio carácter, su propia voluntad, son individuos únicos que tienen la capacidad de tener sentimientos.

 

El karma que crea la humanidad por esta explotación cruel y la matanza de animales nunca ha sido tan intenso. Tolstoy dijo: “Mientras haya mataderos, también habrá campos de batalla”. Me gustaría agregar a esto la tortura humana y la esclavitud. Y Richard Branson dijo: “Creo que miraremos hacia atrás y nos escandalizaremos de lo que era aceptado, la manera en que matamos masivamente a los animales para alimentarnos”.

 

¿Cuál es el impacto ambiental de la industria de la carne?

La producción de alimento animal acarrea costos por una cantidad de materias primas (tales como fertilizantes, pesticidas, combustible para vehículos que se usan en la agricultura, etc.), que representa más de un cuarto de todas las emisiones de gas de efecto invernadero creado por el hombre. La amplia mayoría de estas emisiones, hasta el 80% de ese 25%, es el resultado de la ganadería.

 

La carne y la lechería no son una manera eficiente de alimentar la población del mundo. La eficiencia de transformar la actividad de alimentar animales para obtener animales como alimento, es en gran medida ineficiente. Por ejemplo, solo el 3% de las calorías vegetales se convierten en calorías en la carne de res, una pérdida de valor nutricional del 97%. El rendimiento es mejor para otras carnes, pero sin embargo solo el 20% para los pollos, el mejor resultado para la categoría de las  carnes.

 

La investigación muestra que sin consumo de carne y lácteos el uso de la tierra agrícola mundial podría reducirse en más del 75%, un área equivalente a la de USA, China, Unión Europea y Australia combinados, y el mundo podría aún ser alimentado. La pérdida de áreas para la agricultura es la causa principal de la actual extinción masiva de la fauna silvestre.4

 

Este nuevo análisis muestra que mientras la carne y los productos lácteos solamente contienen 18% de calorías y 37% de proteínas, estos utilizan la amplia mayoría, del 83% de tierra agrícola y produce 60% de las emisiones de gases de efecto invernadero de la agricultura. Los científicos también han encontrado que incluso la carne y los productos lácteos de más bajo impacto todavía causan mucho más daño al medio ambiente que el vegetal y grano menos sustentable.

 

Los humanos constituyen solo el 0,01% de toda la vida, pero son responsables de destruir el 83% de los mamíferos salvajes.

 

Conclusión

No podemos prescindir de ninguna especie animal en el ecosistema. Si pensamos que podemos prescindir de los insectos y por lo tanto usar abundantes  pesticidas, esto se volverá contra nosotros. Los insectos son una parte esencial de la biodiversidad.

 

Actualmente, en la ganadería, los animales se usan como máquinas para dar carne, leche y huevos, y en general son tratados de esa manera. A la luz de nuestro conocimiento actual, esto ya no es aceptable. En suma, la ganadería hace una mayor contribución al calentamiento global.

 

Es inevitable que demos derechos a los animales, basados en su propia naturaleza y capacidades. Evitar la carne y los productos lácteos es la mejor manera de reducir el sufrimiento animal asociado con la ganadería intensiva y su impacto ambiental en el planeta.

 

                                                                                     (Continuará)

 

Referencias

1.Piek Stor, In the Silence you hear everything. (En el Silencio escuchas todo)

2. <journals.plos.org/plosone/article?id=10.1371/journal.pone.0096084>.

3. Willern Vermaat, especialista en ética animal, 30 octubre 2018 en de Volkskrant.

4. <theguardian.com/environment/2018/may/31/avoiding-meat-and-dairy-is-single-biggest-way-toreduce-

your-impact-on-Earth>.

 

Anterior
Página 10
Siguiente