Volver al Índice de Revistas
El Teósofo - Órgano Oficial del Presidente Internacional de la Sociedad Teosófica
Vol. 140 - Número 12 -  Septiembre 2019  (en Castellano)
 

 
Anterior
Página 9
Siguiente

 

Dra. Annie Besant,

humilde sierva de la humanidad

 

PROF. C. A. SHINDE

Conferencista Internacional y Bibliotecario de la Biblioteca y Archivos de Investigación de Adyar.

Reside en la sede internacional de la Sociedad Teosófica en Adyar, Chennai, India.

 

Los seres iluminados siempre han hablado en un lenguaje de amor, luz y vida que genera armonía, bondad y paz. En la tradición india, el siguiente Guru Mantra, impartido por los maestros a sus discípulos es inigualable:

 

            La raíz de la meditación es la forma del gurú

            La raíz de la adoración son los pies del gurú

            La raíz del mantra es la palabra del gurú

            La raíz de la liberación es la gracia del gurú

 

La doctora Annie Besant nos dio un mantra para meditar, a fin de tener  integridad o armonía interna, en la forma de una Plegaria Universal:

 

            Oh Vida Oculta que vibras en cada átomo

            Oh Luz Oculta que brillas en cada criatura

            Oh Amor Oculto que todo lo abarcas en la unidad

            Que cada ser que se sienta uno contigo,

            Sepa que, por lo tanto, es también uno con todos los demás.

 

Ella compuso esta plegaria o invocación, a solicitud de ciertos estudiantes serios del sur de India y se las dio como un mantra para meditación y contemplación. Las trinidades ocultas: Vida, Luz y Amor, âtma, buddhi, manas o sat, chit, ânanda, están ocultas, de modo que uno tiene que aprender a verlas. Hay una escultura escondida en una roca, pero únicamente un escultor puede verla. Existe un cuadro escondido en un lienzo en blanco, pero solamente el ojo de un pintor puede visualizarlo. De modo pues, que si uno une su corazón y su mente, una obra de arte cobra vida. Es solo esa pasión, dedicación y talento lo que puede transformar a una persona.

 

La Dra. Annie Besant, segunda presidenta internacional de la Sociedad Teosófica (ST) desde 1907 a 1933, fue reformadora, estadista, autora y la mejor oradora femenina del mundo. Su enseñanza esencial fue que el progreso humano no es solo en el avance material sino también en el fundamento moral y en la percepción espiritual de las personas. Su servicio a India y al mundo es, en muchos sentidos, incomparable. Su vida, conferencias y escritos, moldearon considerablemente a muchas personas y a su filosofía de vida. Su gran regalo a la humanidad es el conocimiento de la Teosofía.

 

Ella no solo era teósofa sino también ocultista, y toda su grandeza estaba enraizada en su viva fe en los Maestros de la Sabiduría y en su maestra, Madame H. P. Blavatsky, la mensajera de la Teosofía. Como buscadora de la verdad, pensadora original, enérgica conferencista, escritora clara y persona de acción, trabajó como una humilde sierva de la humanidad. De hecho, su nombre tiene que estar inscrito en letras doradas en la historia india como pionera en la lucha por la libertad de India y el renacimiento de la religión hindú.

 

La Dra. Besant dio una serie de conferencias en Londres a mediados de 1909. En una de ellas preguntó: “¿Qué hará la Teosofía por la sociedad en la próxima civilización? sociedad que, como la vemos hoy, es una batalla, no un orden social; una anarquía, no un organismo”. ¡Cuán verdadera es esta descripción hoy en India, después de 72 años de independencia! En la sociedad actual, en India y en el mundo, todavía tenemos tensiones, conflictos de ideologías, odio e intolerancia, rivalidades grupales y guerras de castas. Con esto en mente, J. Krishnamurti dijo: “El hombre que realmente quiere saber si hay o no, un estado más allá del marco del tiempo, debe estar libre de la civilización, es decir, debe estar libre de la voluntad colectiva… por lo tanto, debe ser capaz de descubrir por sí mismo lo que es verdad." Lo siguiente son extractos de una de las conferencias de la doctora Besant mencionadas anteriormente:

 

A menudo se piensa que los cambios solo serán provocados por la amenaza de los hambrientos, por el temor a la revolución... Me considerarán una soñadora, tal vez, y sin embargo, les digo una verdad cuando digo que no por el levantamiento de los miserables, sino por el sacrificio de los acomodados, la futura sociedad se realizará en la Tierra… Pueden provocar disturbios, pueden hacer una revolución matando de hambre a personas desesperadas, pero no hay estabilidad en lo que sigue a la revolución. No se puede tomar, pero se puede dar… Les digo que no existe dicha en la Tierra como el sacrificio de la naturaleza inferior a la superior, y la entrega a otros de la superior, que no pide nada para sí misma. En esa línea vendrá nuestra redención social… Ese es el futuro que buscamos, por el cual trabajamos, proclamando en todas partes las antiguas palabras: "la dicha radica en dar y no en tomar"; lo que reafirma una vez más la vieja verdad de que solo donde se encuentra el auto-sacrificio, también hay una religión y una civilización que pueden perdurar.

 

Los pensadores de la actualidad, tanto filosóficos como religiosos, a menudo se han hecho la pregunta: ¿Cuál es el lugar de la religión en el mundo moderno? Todos están de acuerdo en que la influencia de la religión está disminuyendo. A menudo se la considera no solo inútil para eliminar los males de la sociedad y traer felicidad a la humanidad, sino que incluso se dice que es un obstáculo para ello. La verdadera religión es la del amor y el servicio. Resuelve los muchos problemas que afectan a la humanidad en la actualidad. Es una religión de amor y servicio la que es esencial para eliminar las tensiones y los conflictos que existen entre naciones, grupos de hombres e individuos. La única forma de salvar a la humanidad es mediante la inspiración espiritual que deriva de la búsqueda de la religión del amor y el servicio, que es el punto de encuentro común para todas las grandes religiones.

 

 

En el mundo actual es importante entender que la espiritualidad no es igual a la religión, porque una persona puede ser religiosa y espiritual, religiosa y no espiritual, o espiritual pero no religiosa. La espiritualidad es la experiencia directa de realizar la divinidad interna, y la religión es relacionarse con toda la existencia, es decir, estar en sintonía con el entorno. El segundo objetivo de la ST alienta el estudio de la religión comparada, de modo que el estudiante de Teosofía pueda encontrar la verdad de que la fuente de todas las religiones es una, y todas las religiones tienen la enseñanza común de la unidad de la vida o de una Conciencia Universal.

 

Existen aparentes diferencias religiosas, pero su esencia más profunda es la misma. El concepto de Dios se ha expresado en todas las religiones como encarnación inigualable del amor y la compasión y ha ayudado a salvar a la humanidad a través de diferentes manifestaciones, encarnaciones y profetas. Según la mitología hindú, durante la agitación del océano, Shiva bebió veneno para salvar la creación. La Biblia narra que cuando Jesús fue clavado en la cruz, le pidió a su Padre que perdonara a sus verdugos. Del mismo modo, Zarathustra perdonó a su asesino arrojándole sus cuentas de oración. Hay varias anécdotas que describen la compasión de todos los preceptores y profetas.

 

Buda le dijo una vez a un rey que si creía que sacrificar un animal lo llevaría al cielo, entonces sacrificar a un ser humano quizás lo ayudaría aún más. Le pidió al rey que perdonara a los animales y lo aceptara a él mismo como sacrificio. Guru Nanak aceptó felizmente el cautiverio para poder usarlo como una oportunidad para iluminar a un emperador para que liberara a todos los prisioneros de guerra.

 

La doctora Besant habló mucho sobre el hombre y sus cuerpos, y la Ley del Karma. El hombre, como sabemos, normalmente vive en tres mundos, el físico, el emocional y el mental. Por lo tanto, crea resultados en cada uno de acuerdo con sus respectivas leyes y poderes, y todos entran dentro de la Ley del Karma que lo abarca todo. Durante su vida diaria en la conciencia de vigilia, está creando karma o resultados en estos tres mundos por acción, deseo y pensamiento, mientras que en su estado de sueño está creando karma en dos mundos, el emocional y el mental. La cantidad de karma creado depende de la etapa que ha alcanzado en la evolución.

 

Podemos limitarnos a estos tres mundos, ya que los que están por encima de ellos no están habitados conscientemente por el hombre promedio. Pero debemos recordar la enseñanza del Bhagavad Gitâ de que somos como árboles invertidos, cuyas raíces están fijadas en los mundos superiores, y en las ramas extendidas en los tres mundos inferiores habitan nuestra personalidad y cuerpos mortales, donde está trabajando nuestra conciencia.

 

Recordemos que la armonía es la Ley, el orden es su belleza y el amor es su perfume. La vida es una canción, vivámosla con dicha. Donde hay ley, ningún logro es imposible, y el karma es la garantía de la evolución del hombre en los aspectos morales y espirituales. La vida es bella, si solo sabemos cómo vivirla; el placer es sensual, mientras que la Dicha es bendita.

 

Uno de los Hermanos Mayores dijo que la Teosofía es el estudio de la relación entre lo mortal y lo inmortal, lo finito y lo infinito, lo transitorio y lo eterno.

 

Anterior
Página 9
Siguiente