Volver al Índice de Revistas
El Teósofo - Órgano Oficial del Presidente Internacional de la Sociedad Teosófica
Vol. 140 - Número 12 -  Septiembre 2019  (en Castellano)
 

 
Anterior
Página 8
Siguiente

 

La Teosofía y la crisis mundial

WAYNE GATFIELD

Presidente de la Logia Bolton de la Sociedad Teosófica en Inglaterra. Orador nacional

y editor de la revista North Western Federation.

 

¿Qué ha sucedido que las palabras de todos los grandes maestros del mundo han sido ignoradas y se ha practicado todo lo contrario en la sociedad, y por las propias religiones?

 

Esto se debe principalmente al hecho de que los seguidores de estas religiones fueron incapaces de cumplir con los altos estándares morales establecidos por los fundadores, como se presenta en el Sermón de la Montaña y muchas otras enseñanzas. De hecho, llamarlos "fundadores" es un error, ya que los fundadores de las religiones fueron sus seguidores, quienes introdujeron reglas y leyes que surgieron de sus puntos de vista limitados y de sus intentos de diluir seriamente las enseñanzas originales.

 

Además, la brutalidad "natural" de la naturaleza humana los obligó a buscar en las enseñanzas cualquier excusa para imponer esa brutalidad en aquellos que consideran inferiores. El Islam y el Cristianismo son las religiones más culpables de esto. Esta brutalidad surge del fracaso, de la sociedad en general incluida la religión ortodoxa, en desarrollar la naturaleza espiritual y un malentendido de las enseñanzas debido a las interpretaciones literales.

 

Dado el hecho de que la Teosofía enseña que el hombre ha estado en esta Tierra durante muchos millones de años y que incluso la ciencia ortodoxa se ha dado cuenta de que parece muy negligente y cruel por parte del Dios cristiano haber esperado hasta hace poco más de dos mil años para enviar a su hijo para salvarnos a todos ¡¿Qué pasa con los billones que han vivido antes?! Esta idea surgió del hecho de que hasta hace relativamente poco la Iglesia cristiana creía que la humanidad tenía solo unos pocos miles de años.

 

La enseñanza teosófica de que ha habido una larga lista de tales salvadores que han aparecido en ciertos momentos de la historia después de ciertos ciclos, tiene mucho más sentido. Como se dice que Krishna dijo: "Cuando la virtud cede y el vicio prevalece, yo vengo a ayudar a la humanidad." En otras palabras, las fuerzas que vigilan a la humanidad enviarán a alguien o a algo para arrojar luz a nuestra oscuridad cuando sea necesario. En esta Era de Kali, lo mejor que pueden hacer es tratar de ganar al menos algunos conversos al camino de la Luz, para que las verdaderas enseñanzas se mantengan vivas para las generaciones futuras y habrá un poco de consuelo e inspiración para aquellos que lo necesiten.

 

 

Pero, ¿qué se entiende por un Salvador? En un artículo, "El faro de lo desconocido", H. P. Blavatsky (HPB) afirma:

 

Cada país ha tenido sus salvadores. El que disipa la oscuridad de la ignorancia con la ayuda de la antorcha de la ciencia, revelándonos así  la verdad, merece ese título como una señal de nuestra gratitud, tanto como el que nos salva de la muerte al sanar nuestros cuerpos. Tal persona despierta en nuestras almas entumecidas la facultad de distinguir lo verdadero de lo falso, al encender allí una llama divina hasta ahora ausente, y tiene derecho a nuestra agradecida reverencia, porque se ha convertido en nuestro creador.

 

¿Qué importa el nombre o el símbolo que personifica la idea abstracta, si esa idea es siempre la misma y es verdadera? Si el símbolo concreto lleva un título u otro, si el Salvador en quien creemos tiene como nombre terrenal Krishna, Buda, Jesús o Asclepio, también llamado el "Dios Salvador", no tenemos más que recordar una cosa: los símbolos de la verdad divina no fueron inventados para la diversión del ignorante; son el alfa y omega del pensamiento filosófico.

 

El problema ahora es severo. El lema de la Sociedad Teosófica es "No hay religión más elevada que la verdad". El movimiento teosófico en general se inició para promover una Fraternidad Universal de la Humanidad, sin distinción de raza, credo, sexo, casta o color, y hoy hay mucho trabajo por hacer en esa dirección en el mundo, donde numerosas fuerzas están sembrando semillas de disensión en la mente de muchos. Hay muy pocos grupos en el mundo que se dedican a este ideal de realizar la Unidad suprema de todos los seres vivos, y la naturaleza ilusoria de todos los obstáculos creados por el hombre que impiden esa realización. Los Maestros teosóficos han afirmado en la Carta No. 88 (ML – 10) de Las cartas de los Maestros a A. P. Sinnett:

 

Y ahora, hecha la debida concesión a los males naturales e inevitables, y son tan pocos, que desafío a toda la hueste de metafísicos occidentales a que los llamen males o a seguirlos directamente hasta descubrir una causa independiente, señalaré el mayor de todos ellos, la causa principal de casi los dos tercios de los males que afligen a la humanidad desde que esa causa se convirtió en un poder. Se trata de la religión, bajo cualquier forma y en cualquier nación. Es la casta sacerdotal, el clero y las iglesias. Es en esas ilusiones que el hombre tiene por sagradas, donde debe buscarse el origen de esta cantidad de males que son el gran azote de la humanidad y que amenaza con aplastarla. La ignorancia creó a los Dioses y la astucia se aprovechó de la oportunidad.

 

Mire a India y mire la Cristiandad y el Islam, el Judaísmo y el Fetichismo. Es la impostura de los sacerdotes lo que hizo a estos dioses tan terribles para el hombre; es la religión la que hace de él un santurrón egoísta, un fanático que odia a toda la humanidad, aparte de su propia secta, sin que por ello se vuelva ni mejor ni más moral. Es la creencia en Dios y en los dioses lo que convierte a dos terceras partes de la humanidad en esclavos del puñado de aquellos que la engañan bajo el falso pretexto de salvarla. ¿No es el hombre, que siempre está dispuesto a cometer cualquier clase de crímenes si se le dice que su Dios o sus dioses se lo piden, la víctima propiciatoria de un Dios ilusorio, el vil esclavo de sus taimados sacerdotes?

 

El campesino irlandés, el italiano o el eslavo pasarán necesidades y verá a su familia hambrienta y desnuda, para poder ofrecer alimento y vestido a su sacerdote y a su Papa. Durante dos mil años, India ha soportado el peso de las castas, mientras que sólo los brahmines vivían en la opulencia; actualmente, los seguidores de Cristo y los de Mahoma se degüellan mutuamente en nombre y para mayor gloria de sus mitos respectivos. Recordemos que toda la miseria humana jamás disminuirá hasta el día en que la mejor parte de la humanidad destruya, en nombre de la Verdad, de la moralidad y de la caridad universal, los altares de sus falsos dioses.

 

Podemos ver que esto continúa en la sociedad moderna; "la gran herejía de la separación" está haciendo todo lo posible para "alejarnos del resto" e innumerables vidas han sido afectadas por aquellos que actúan sobre puntos de vista equivocados tomados de sus libros sagrados. Encontrar secciones que se puedan interpretar para respaldar sus puntos de vista e ignorar cualquiera que los contradiga. El significado simbólico de las palabras se pierde para aquellos cuyas vidas giran en torno a la violencia y la materialidad y se esconden bajo el manto del sentimiento religioso. Nunca tendrán la sensibilidad para apreciar los significados internos, que solo pueden apelar a la intuición, que a su vez, es cultivada por el desarrollo de los verdaderos sentimientos humanos de amor y compasión. Sin estos, no podemos afirmar que somos verdaderamente humanos en el verdadero sentido de la palabra. El amor a las ganancias ha dejado al mundo ciego ante las bellezas de la Naturaleza y los poderes que no tienen reparos en destruir el mundo natural para obtener ganancias en alguna empresa comercial. La Voz del Silencio, traducida por HPB, nos dice:

 

Ayuda a la Naturaleza y trabaja con ella y te considerará como uno de sus creadores y te obedecerá. Ante ti abrirá, de par en par, las puertas de los aposentos secretos, poniéndote a la vista los tesoros escondidos en las sinuosidades de su seno puro y virginal. Incontaminada por la mano de la materia, ella muestra sus tesoros sólo al ojo del Espíritu, el ojo que nunca se cierra, el ojo para el cual no hay velo en todos sus reinos.

 

Mientras miremos a la Naturaleza con un ojo material y saqueemos sus riquezas para obtener ganancias materiales, nunca descubriremos sus secretos y sus tesoros escondidos.

 

Entonces, ¿cuál es la actitud que debemos desarrollar hacia nuestro prójimo y el mundo en general? La Voz del Silencio también nos dice esto en un lenguaje sublime:

 

Deja que tu Alma preste oído a todo grito de dolor, así como el loto entrega su corazón para absorber el sol matutino. No permitas que el Sol ardiente seque ni una lágrima de dolor, antes de que la hayas enjugado del ojo de quien sufre. Deja que cada ardiente lágrima humana caiga en tu corazón, permaneciendo allí sin sacarla, hasta que el dolor que la causó haya desaparecido.

 

Aunque el mundo parece estar en un estado lamentable en este momento, los desastres naturales y los provocados por las acciones de la humanidad ponen en evidencia los actos de heroísmo; y hay muchos individuos y organizaciones que trabajan en beneficio de la humanidad en muchos niveles.

 

La Teosofía tiene un papel importante que desempeñar en proporcionar otra dimensión que rara vez se toca y brinda la base para una Fraternidad y una Hermandad que no se basa en la inestabilidad de las consideraciones sociales o políticas, sino en la roca sólida de la verdadera espiritualidad enraizada en el ESPÍRITU UNO que está en todos nosotros. Esto borra todas las diferencias creadas por una visión meramente superficial de lo que significa ser verdaderamente HUMANO.

 

 

 

 

 

 

 

Anterior
Página 8
Siguiente