Volver al Índice de Revistas
El Teósofo - Órgano Oficial del Presidente Internacional de la Sociedad Teosófica
Vol. 140 - Número 09 -  Junio 2019  (en Castellano)
 

 
Anterior
Página 9
Siguiente

 

El Yoga de la Belleza:

desarrollo de la intuición – II

 

BERNARDINO DEL BOCA

Bernardino del Boca (1919-2001) fue presidente del grupo "Besant-Arundale" de la ST en Novara, Italia, durante muchos años. Fue un gran escritor, conferenciante, artista y estudioso de la antropología cultural.

Traducción de la introducción italiana a El yoga de la belleza de Laurence J. Bendit, edición italiana

 

 

 

La autenticidad sólo reside en aquello que es eternamente bello.

Goethe

 

 

El secreto del Yoga de la Belleza reside únicamente en conocer que una realidad espiritual que puede ser percibida por todos, existe en todas partes. También es esencial conocer que es necesario dejar que nuestras conciencias se expandan más allá de los límites que nuestras mentes falaces tratan de imponernos cada segundo mientras seguimos nuestro sendero. Aquellos que conocen que la Belleza es una de las formas de energía más sutiles y poderosas en la creación, descubren gradualmente la belleza en todas partes y las capacidades creativas se despiertan en ellos. Aquellos que practican hatha yoga pueden desarrollar una salud radiante en sus cuerpos. Sus ojos brillan, sus personalidades son cálidas y simpáticas y su apariencia general se vuelve armoniosa y dinámica. Los mismos resultados pueden ser alcanzados de manera más duradera por aquellos que logran alcanzar el plano en el que el Espíritu opera continuamente a través del Yoga de la Belleza. Cuando nos encontramos a nosotros mismos exclamando "Qué hermosa anciana", no es porque nos llame la atención el atractivo estético de la persona, sino porque hay algo espiritual que emana de toda su personalidad y de la armonía de su existencia dominada por el espíritu. Al acostumbrarse a vivir en armonía con su espíritu, inconscientemente, la anciana de nuestro ejemplo ha aprendido a hacer de su vida una obra de arte.

En India, Sri Krishna es representado como el Amado y como una encarnación del espíritu de la Belleza. Los hindúes saben que el amor es naturalmente atraído por la belleza, pero es sólo a la luz del amor puro, no posesivo, que es posible percibir la verdadera belleza que siempre es diferente de lo que imaginamos que es hermoso. Nuestra imaginación puede engañarnos, porque no está en armonía con la realidad espiritual genuina de las cosas. Sin embargo, nuestras fantasías pueden llevarnos al descubrimiento del "Reino del Espíritu y de la Verdad." Consecuentemente, nuestra conciencia comienza a hacernos percibir las cosas que son genuinamente hermosas y que viven en esa belleza.

A veces pienso e imagino que entre los hombres existe un solo arte y una sola ciencia, que es el dibujo o la pintura y que todos los demás se derivan de él. Después de todo, si realmente piensas en todo lo que se hace en esta vida comprenderás el hecho de que, sin darte cuenta, cada uno está pintando este mundo, ya sea creando y produciendo nuevas formas y figuras, vistiendo diferentes tipos de ropa, construyendo y ocupando el espacio con edificios y casas pintadas, cultivando campos, pintando y marcando con el trabajo de la tierra, navegando por los mares, luchando y dividiendo a las legiones, participando en muertes y funerales o participando en cualquier otra operación, proeza y acción.

(Diálogos con Miguel Ángel)

 

La gente de Oriente crea preciosas formas de arte y tienen una mejor comprensión que los de Occidente de lo que es la Belleza. La apreciación de los occidentales de las obras de arte se basa a menudo en sus precios potenciales de venta. En contraste, la gente en Oriente simplemente los ve como huellas de una realidad espiritual y una manera de acercarse a ella, para que puedan ser iluminados por la espiritualidad. Los chinos llaman "belleza" al Tao: el camino. Según Laozi:

Antes de que los Cielos y la Tierra fueran creados, una sustancia primordial existía en la Naturaleza. Estaba en calma, era insondable. Existía para sí misma y era la misma en todo momento. Era omnipresente. No tenía límites. Debe ser considerada la madre universal. No sé su nombre, pero la llamo Tao. Si me viera obligado a describirla, la llamaría infinito. Como es infinita, la llamo inconcebible. Como es impenetrable, la llamo inaccesible. Como es inaccesible, la llamo omnipresente. El hombre es gobernado por la Tierra, la Tierra es gobernada por los Cielos, los Cielos son gobernados por el Tao y el Tao se gobierna a sí mismo.

Aquellos con la capacidad de comprender el profundo significado de las palabras de Laozi también serán capaces de percibir los orígenes de las fuerzas del yin y del yang, por no mencionar el "camino de la armonía" que guía la conciencia de las cosas y cómo cambian, entre los aspectos engañosos del Espacio y del Tiempo. La Belleza puede ser vista como la toma de conciencia del aspecto eterno e inmutable del Tao, al cual podemos acercarnos sólo si profundizamos en nuestras conciencias, que ahora deben expandirse en la nueva dimensión acuariana.

Los psicólogos han estudiado las reacciones profundas y variadas de las personas frente a los reflejos de sus Yoes en un espejo. Dependiendo de nuestro estado de ánimo podemos considerarnos bellos en algunas ocasiones y feos en otras, pero casi siempre mentimos al espejo y a nosotros mismos, por falta de imaginación y poesía.

En su magnífico libro El Profeta (Guanda, Parma), el poeta Libanés [y héroe literario], Kahlil Gibran, describe la "Belleza" de la manera siguiente:

Y un poeta dijo: Háblanos de Belleza.

 Y él respondió: ¿Dónde buscarás belleza, y ¿cómo la encontrarás si ella misma no es tu camino y tu guía? ¿Y cómo hablarás de ella si no es porque ella es la tejedora de tu discurso?

Los agraviados y los heridos dicen: "La Belleza es amable y gentil. Como una madre joven, medio tímida de su propia gloria, camina entre nosotros."

Y los apasionados dicen: "No, la belleza es cosa de poder y de temor. Como la tempestad, sacude la tierra bajo nosotros y el cielo sobre nosotros."

Los cansados y los fatigados dicen: "La Belleza es de susurros suaves. Ella habla en nuestro espíritu. Su voz cede a nuestros silencios como una luz tenue que tiembla por miedo a la sombra."

Pero los inquietos dicen: "La hemos oído gritar entre los montes y con sus gritos venía el sonido de cascos y el batir de alas y el rugir de leones."

Por la noche los centinelas de la ciudad dicen: "La Belleza se levantará con el amanecer desde el Este."

Y al mediodía los trabajadores y los viajeros dicen: "La hemos visto inclinarse sobre la tierra desde las ventanas de la puesta del sol."

En invierno, dicen los que están en la nieve: "Ella vendrá con la primavera, saltando sobre las colinas."

Y en el calor del verano los segadores dicen: "La hemos visto bailar con las hojas del otoño y hemos visto una nevada en su pelo.". . . .

Todo esto han dicho de la belleza. Pero en verdad no se ha hablado de ella, sino de necesidades insatisfechas, y la belleza no es una necesidad, sino un éxtasis. No es una boca sedienta ni una mano vacía extendida, sino un corazón exacerbado y un alma encantada.

No es la imagen que usted vería ni la canción que usted oiría, sino más bien una imagen que se ve aunque uno cierre los ojos y una canción que se oye aunque se cierren los oídos.

No es la savia dentro de la corteza surcada, ni un ala atada a una garra, sino más bien un jardín para siempre en flor y un rebaño de ángeles para siempre en vuelo.

Gente de Orphalese, la belleza es la vida cuando la vida revela su rostro santo. Pero usted es la vida y usted es el velo. La belleza es la eternidad mirándose en un espejo. Pero usted es la eternidad y usted es el espejo.

 

La Sra. Radha Burnier comenzó su artículo "La Belleza Interior" con las siguientes palabras:

 

La Belleza no puede ser descrita o definida. Debe ser experimentada para ser entendida. Sin embargo, es posible notar ciertas características de belleza y ciertos elementos esenciales que existen en todo lo que reconocemos como bello.

 

Estas características son el orden, la armonía, el ritmo, la proporción, la simetría y también una cierta asimetría. Sin embargo, la belleza es, sobre todo, algo que está en la fuente de las cosas, que está dentro de las cosas y que existe en todas las cosas creadas por la Naturaleza. Los antiguos sabios decían que "la belleza está en el ojo del espectador": puede ser apreciada por aquellos que son capaces de usar su corazón para llegar al "núcleo" de las cosas que encuentran bellas.

Por lo tanto, aquellos que deseen encontrar el camino hacia la práctica del Yoga de la Belleza deben partir de un estado de libertad dentro de ellos mismos y que está en el corazón de todas las cosas. La Voz del Silencio (Edit. Sirio, Trieste), dice: "Antes de que el alma pueda ver, la armonía interior debe ser alcanzada." La Armonía se desarrolla en nosotros cuando aprendemos a amar, cuando las palabras de un amigo nos hacen sentir seguros, cuando sentimos simpatía por los demás, cuando aceptamos las cosas con comprensión y deseo de cooperación. Una vez que hemos experimentado los primeros momentos de auténtica armonía interior, nos hace capaces de percibir la belleza. Las personas que practican el Yoga de la Belleza son aquellas que aprenden estas cosas y luego comienzan a usar instintivamente sus corazones, dejándolos prevalecer sobre sus mentes.

Krishnamurti dijo:

La Belleza no se encuentra en museos, pinturas, esculturas o conciertos; la belleza no reside en un poema, un cielo hermoso al atardecer, la luz que brilla en el agua, el rostro de una persona atractiva o las proporciones de un edificio fino. La Belleza sólo existe cuando la mente y el corazón están completamente en armonía con las cosas; la belleza no puede ser percibida por una mente limitada que sólo es capaz de ver el desorden en este mundo.

La percepción de la belleza es el Yoga, es decir, la unión con el misterioso y desconocido "corazón" que se esconde en todas las cosas y en todos los seres, desde las piedras hasta las flores y desde los animales hasta los seres humanos. Un misterio aún insondable, especialmente para los científicos, es la existencia de una forma desconocida de inteligencia que opera a nivel de partículas subatómicas y que tiene la capacidad de actuar a través del pensamiento consciente e influir en la formación de las energías que percibimos como átomos, células y materia. En realidad, la materia es sólo el lado efímero: las cenizas de la Vida. Esta inteligencia desconocida es un aspecto de la Belleza misteriosa.

El Yoga de la Belleza es el yoga del tiempo del Espíritu. Por ahora, sólo podemos percibir su pleno propósito por medio de la intuición. La gente de hoy se está preparando para conquistar un nuevo plano de conciencia, en las ruinas de los ya sobrecargados valores de la Era de Piscis, pero aún no han alcanzado un nivel suficiente de desarrollo en su espiritualidad para entender lo que es la Belleza. Por eso el desarrollo de la intuición es tan crucial para aquellos que quieren ir más allá de la niebla y las ruinas de este tiempo.

Desde la antigüedad, los sabios han buscado comprender y revelar el misterio de la Belleza, pero nunca han tenido éxito. Su investigación fue prematura y se basó en valores exteriores que fueron analizados por la mente. El siglo pasado, el famoso fisiólogo alemán Ernst Wilhelm von Brücke (1819-1892), hijo de un pintor, escribió un tratado titulado "La Figura Humana: Sus Bellezas y Defectos," en el que analizó todos los elementos que conducen a que un cuerpo humano sea considerado bello. Sin embargo, tuvo que reconocer que estos aspectos externos de la belleza provienen de un "fuego" que los hizo posibles y que muy a menudo un cuerpo que es bello desde el punto de vista estético no puede despertar emociones en el espectador si este "fuego" se ha apagado o si está oculto por incrustaciones mentales discordantes.

Todo lo que sucede sigue un plan preciso. Lo que conocemos como evolución no es más que el impulso para alcanzar un estado más amplio de conciencia.

Por lo tanto, recientemente muchos individuos han sentido la necesidad de entender el fenómeno de la Belleza en relación con los nuevos intereses culturales. Algunos de estos individuos han tratado de comprender las razones detrás de las cualidades fotogénicas, con la esperanza de revelar los secretos del encanto de Greta Garbo, Rodolfo Valentino y otros famosos símbolos sexuales de la pantalla grande. Otros han tomado el enfoque de hacer extrañas empresas filosóficas en el campo de la estética, a menudo en un intento de justificar obras de arte que no tienen absolutamente nada hermoso en ellas.

En su pequeño libro Sculpter sa statue (Ediciones J. Oliven, 65 Avenue de la Bourdonnais, París, 1956), el escritor francés Henry-Louis Dubly descubre la belleza en la indomable fuerza espiritual que impulsa a los jóvenes a "esculpir sus estatuas," es decir sus cuerpos, con el ejercicio, el deporte y un alegre enfoque hacia la vida. La Belleza se encuentra así en la energía de moldear que hace que los niños nacidos del amor verdadero sean hermosos, y con la cual la Naturaleza continuamente da forma a toda la creación. La materia de esta última, la química de todas las cosas y todo lo que los científicos son capaces de analizar en sus laboratorios no es más que la ceniza dejada por esta energía. Es la parte aburrida y muerta de esto.

A finales de este siglo, con el desarrollo de la Psicotemática y la Psicocibernética del Dr. Maxwell Maltz, la gente aprenderá más sobre los fenómenos vitales y el Yoga de la Belleza se convertirá en una asignatura enseñada en los nuevos tipos de escuelas donde los estudiantes no irán a aprender un oficio, sino lo más importante, aprender a vivir.

La Belleza existe en la creación como un "cuarto aspecto" de los humanos, que comienza a funcionar cuando los individuos llevan el nivel de desarrollo de sus conciencias más allá de los procesos físico-astrales-mentales; más allá de la voluntad, las emociones y los pensamientos. La Belleza es la parte de la Realidad que existe continuamente en el "presente vivo" de todas las cosas. Nuestros sentidos están condicionados por procesos mentales y tienden a mantenernos en una posición que está fuera de sincronía con el "presente." Consecuentemente, sólo reconocemos el aspecto de la realidad que ya está en proceso de decadencia y que ya ha caído bajo la implacable alteración del Tiempo.

El Yoga de la Belleza tiene la difícil tarea de guiarnos hacia la purificación de nuestros sentidos, hasta que seamos capaces de intuir y percibir los procesos vitales de la belleza. El libro de Laurence J. Bendit es la primera guía para tomar el control de este "cuarto aspecto" de los seres humanos que permitirá a las generaciones futuras adquirir sabiduría, por el sendero del corazón. Hoy nadie puede enseñar a un campesino aburrido a disfrutar de la magnífica belleza del cielo al atardecer. El agricultor simplemente se alegrará de ver una puesta de sol llena de color porque le dice que el tiempo será bueno al día siguiente.

Nadie puede hoy forzar a un pintor a mirar estáticamente la fabulosa vista del mismo cielo al atardecer para ir más allá y percibir la "Vida que crea" en la Realidad, que yace más allá del espacio y del tiempo. Sin embargo, cada uno de nosotros es capaz de sentir la obra de la Belleza y percibir el hilo que nos ata a ella, si nos abandonamos gradualmente a esa chispa divina que habita en nosotros. La mente ya no nos impedirá más, y el corazón se abrirá camino para nosotros.

El segundo libro de esta colección fue Love's way de Orison Swett Marden. En él, entre los milagros del amor, se nos proporciona una guía para eliminar nuestra negatividad y nuestros problemas. El segundo libro sólo señala el camino hacia el comienzo de un sendero. Es un ejercicio mental para ampliar nuestra conciencia. De cada uno de nosotros depende encontrar el camino del amor, el camino del corazón.

Éstas no serán más que palabras para aquellos que no tengan la percepción de comprender todo lo que hay detrás de su significado. Además, las palabras en la actualidad tienen valores muy trabajados y son interpretadas por las mentes de los lectores de una manera que está influenciada por lo que han archivado en sus casilleros mentales. Por lo tanto, hemos pasado estas palabras a través de las rejillas flexibles de las "psicotemáticas," para que aquellos que son capaces de no escuchar a su "Yo mental" (que piensa que lo sabe todo y que es desconfiado, temeroso, mezquino e hipócrita) puedan permitir que las intuiciones dormidas de sus Espíritus les hagan percibir lo que las palabras aún no pueden decir. Aquellos que persisten en permitir que su mente-intelectual reine sin oposición sobre sus vidas, nunca podrán experimentar la psicotemática y por el momento no serán capaces de empezar a practicar el Yoga de la Belleza.

El arte puede ayudarnos a descubrir la belleza como un estado de nuestro ser, que responde a los requerimientos de todo lo que vive en el "presente". Sin embargo, para evitar ser encadenados por la forma muerta del arte y sus cenizas, es necesario trascender la mente y las emociones. Hay muchos individuos, incluyendo a los teósofos, que piensan que aman la música y que son tocados por su belleza. En realidad, se han convertido en esclavos de una fórmula mental y de un tipo de emoción que sólo les da placer. Sus espíritus no experimentan ese "momento" de belleza. El Espíritu no puede surgir porque sus mentes llenan demasiado su personalidad.

En la edición de enero de 1971 de El Teósofo, había un interesante artículo de Hugh Shearman titulado "El Yoga del Futuro". En él, escribe que el "yoga" se está convirtiendo en una "palabra sucia" en Occidente porque se ha reducido a una forma de especulación: un enfoque egoísta y frívolo de la superación personal basado en la superficialidad y la superstición. Con el fin de dar una mejor comprensión del verdadero significado del Yoga o Unión, la Madre Teresa de Calcuta [ahora Kolkata] es nombrada como la más grande yogui de India en la actualidad: ha abandonado el estilo de vida occidental para practicar la forma de Bhakti Yoga que silencia la mente y guía a las personas a lo largo del camino del corazón. Esta monja europea es capaz de ver y comprender a las personas que están enfermas, hambrientas, muriendo solas y desprovistas de esperanza, y encuentra las energías necesarias para hacer lo que hay que hacer, porque se ha dado cuenta de que está unida a todo y es parte de todo. Ha dicho que para ayudar a los pobres hay que ser pobre. Es la única manera de practicar el Bhakti Yoga: el Yoga del Corazón.

Aquellos que saben cómo usar las psicotemáticas tienen la capacidad de comprender fácilmente lo que las palabras lineales no pueden expresar, por lo que se habrán dado cuenta de que el Yoga de la Belleza no es un esfuerzo egoísta para vencer a los demás, sino la única manera de reforzar los hilos que nos unen a todos. Nuestra existencia siempre ha sido tejida sobre tales hilos.

Por medio de la psicotemática, podemos recordar lo que el conde Nikolaus Ludwig von Zinzendorf (1700-1760) nos instó a hacer: "Descubre la belleza en todas las cosas si quieres que la Naturaleza y la vida reconozcan tu fraternidad con ellas." Como fundador de los Hermanos Unidos (o Hermanos Moravos), logró preservar la unidad en sus comunidades de Europa, América y África, no por reglas religiosas o sociales, sino por el secreto de la búsqueda de la Belleza, que trae consigo el amor y la bondad. ¿Cuánto le deben los Países Bajos a este hombre? Muchos lo han olvidado, pero sus estancias en los Países Bajos hicieron más que ayudar a la Iglesia Luterana. Sembró las semillas del espíritu Acuariano que hace que los Países Bajos se distingan de otros países europeos hoy.

El Yoga de la Belleza tiene el papel adicional de hacer que la gente descubra otras dimensiones de la realidad. Como es el caso de la ciencia moderna, que todavía no se da cuenta de que la Vida existe antes que la materia (es importante recordar que la materia no es más que las cenizas, los recuerdos y el precipitado químico que permanece después de la expresión espiritual del "presente vivo" en la dimensión del infinito continuo), la gente de hoy no es consciente de que la Belleza es la expresión de la energía que responde a los sueños, los deseos y la fe de aquellos que se lanzan más allá de los límites de la ilusión material.

El poeta alemán Hölderlin dijo: "El Arte es el paso de la materia a la cultura, y de la cultura a la Naturaleza." Se dio cuenta de que el arte es un "pasaje" más que un resultado.

La primera necesidad para obtener el autoconocimiento es hacerse profundamente consciente de la ignorancia; sentir con cada fibra del corazón que uno está incesantemente auto-engañado. El segundo requisito es la convicción aún más profunda de que ese conocimiento, ese conocimiento intuitivo y cierto, puede obtenerse mediante el esfuerzo. La tercera y más importante es la determinación indomable de obtener y enfrentar ese conocimiento. Este autoconocimiento es inalcanzable por medio de lo que los hombres suelen llamar "autoanálisis."

No es alcanzado por el razonamiento ni por ningún proceso cerebral, pues es el despertar a la conciencia de la naturaleza Divina del hombre. Obtener este conocimiento es un logro mayor que dominar a los elefantes o conocer el futuro. (Lucifer, octubre de 1887)

En junio de 1957, C. Jinarâjadâsa publicó en El Teósofo un artículo titulado "La Puerta a la Belleza". En este, subraya que la belleza es un aspecto de la Realidad, por lo que debe ser buscada en la vida y en todas partes. Debemos rodearnos de cosas bellas y seguir el ejemplo de los antiguos Griegos, que usaban la belleza para su religión, su cultura y sus valores morales y sociales. Termina el artículo con estas palabras:

Aquel que ama lo bello puede entender la Teosofía con una profundidad de significado que no puede ser alcanzada por alguien que se limita a la Teosofía simplemente como religión.

En cada siglo, la parte más sensible y avanzada del inconsciente colectivo ha llevado a los individuos adecuados a crear las formas típicas de arte de su tiempo. Cuando la gente veía a los dioses en forma humana, creaban las estatuas más bellas, en las que los artistas lograban derramar parte de sus almas. Cuando la gente descubrió la mística, tomó su esencia y la vertió en las piedras de las iglesias románicas, mosaicos, pinturas y tallados de madera. Cuando la gente descubrió la naturaleza y la alegría de vivir, los artistas pintaron paisajes impresionantes y Rubens utilizó el color para transmitir su visión alegre de la riqueza de la vida. Más tarde, las mentes de las personas se intoxicaron con conceptos e ideas científicas, haciendo que perdieran de vista la Naturaleza y no vieran nada más que el desorden y las luchas que enfrentan las personas de hoy, que ya no tienen fe en la Vida. En consecuencia, sus creaciones artísticas ya no reflejan la Belleza. Sin embargo, el arte es sólo un "paso" de emociones y lo que realmente cuenta no es tanto el resultado, sino el proceso creativo, así como la conciencia de algo que se puede captar de la verdadera y misteriosa Realidad espiritual. Por lo tanto, es correcto aceptar todas las formas de expresión artística que surgen de los esfuerzos genuinos por comprender algo que está más allá de los límites de la ilusión sensorial.

Así que el arte es un medio que nos enseña a entender, empatizar y dar. Aunque los resultados son casi siempre extremadamente feos, en las formas de arte actuales los clarividentes a menudo notan esfuerzos para expresar formas de Belleza que todavía es imposible transmitir en nuestro tiempo, pero que pronto lo serán, gracias al nuevo plano de conciencia.

(Continuará)

 

 

Anterior
Página 9
Siguiente