Volver al Índice de Revistas
El Teósofo - Órgano Oficial del Presidente Internacional de la Sociedad Teosófica
Vol. 140 - Número 07 -  Abril 2019  (en Castellano)

 
Anterior
Página 5
Siguiente

 

Libre Albedrío y compasión

Tim Boyd

 

H. P. BLAVATSKY señala en numerosos lugares de sus escritos que Teosofía es la "sabiduría acumulada de los siglos", transmitida a través de innumerables generaciones de videntes, y repetidamente "probada y verificada." Aunque esto no debe ser confundido con una definición formal de Teosofía, sí le da un sentido. También afirma que "para los perezosos u obtusos mentales, siempre será un acertijo." Aunque necesariamente incompletas, estas afirmaciones presentan la idea de que la Teosofía no es simplemente una colección de conceptos e ideas, sino que es vivencial. Igualmente, su reconocimiento involucra al intelecto. El principio mental debe ser activado. Aunque es vivencial, en ausencia de una aplicación clara de la mente, sigue siendo un acertijo. El crecimiento de la calidad del discernimiento,  producto del cultivo de la mente, es un agente necesario para moverse más allá de la superficie de las enseñanzas de la Sabiduría Eterna.

Desde los primeros días de la Sociedad Teosófica hubo entre los miembros una profunda atracción por todos los asuntos relacionados con el reino psíquico. En los escritos de HPB y en las cartas de los Mahatmas se dieron muchos consejos de precaución sobre la fascinación por los fenómenos psíquicos y los agentes que los producen. Ese consejo ha sido constantemente ignorado en la búsqueda de experiencias y fenómenos psíquicos.

Incluso hoy, cuando miramos a las editoriales teosóficas de todo el mundo, los libros más populares se refieren a los chakras, a las observaciones clarividentes, a asuntos de otros planos y al cultivo de capacidades que nos permitan funcionar en esos planos. Por supuesto, todo esto es parte del enfoque teosófico, pero el énfasis está sesgado por el cultivo de una mente que discierne, capaz de probar y verificar a un nivel más profundo.

El hecho es que la Sociedad Teosófica en sí misma, fue fundada sobre la base de fenómenos psíquicos, que fueron la furia del momento en la década de 1870. En el Programa Original de la Sociedad Teosófica, HPB dice que fue enviada a América en 1873, "con el propósito de organizar a un grupo de trabajadores en el plano psíquico," un grupo capaz de influir en la humanidad desde estos planos internos. El movimiento elegido para impulsar una visión más profunda fue el espiritismo, que estaba recibiendo gran atención en América y Europa en ese momento. Se pensó que al vincular los esfuerzos iniciales de la ST a este movimiento mundial reconocido, se podría presentar el contexto más amplio de la Teosofía y expandir los puntos de vista incorrectos que prevalecían. Sufrimos las consecuencias hasta hoy.

Ya sea que uno esté de acuerdo con las ideas de HPB o no, todos los relatos de las personas que estaban a su alrededor, confirman que ella era notable. La gente que se reunía en su círculo eran algunas de las mentes más brillantes de la época. A su alrededor, muchos compartían descripciones de la amplia gama de acontecimientos fenoménicos que estaban ocurriendo constantemente: el golpeteo y otros sonidos que vendrían de las paredes, los techos, los pisos, dentro de sus propias cabezas, la levitación de una variedad de objetos, la producción de objetos físicos aparentemente de la nada, el pronunciamiento preciso de la información obtenida clarividentemente, y la predicción de eventos futuros.

Un ejemplo: HPB era fumadora habitual y enrollaba sus propios cigarrillos. En más de una ocasión ella se encontraba sentada en una reunión, rodeada de otras personas, habiendo dejado su bolsa de tabaco, papeles y fósforos en otra habitación; los llamaba y ellos se movían por el aire, a través de la habitación hasta su mano, a la vista de todos los que estaban allí. Esta fue una experiencia "normal" para la gente que estaba sentada en su presencia. Cuando usted lee Hojas de un viejo diario (Historia de la S.T.) de H. S. Olcott, la gama de fenómenos que fueron presenciados por gente confiable es extensa. Esto es lo que atrajo a las enseñanzas teosóficas, a muchos de los miembros iniciales de la ST. Esto es también lo que les dificultó mucho dejar de lado los fenómenos.

A. P. Sinnett fue uno de los primeros miembros de la ST que recibió 148 cartas de los Maestros de Sabiduría. Aun él, habiendo sido expuesto a una sabiduría sublime de las fuentes más elevadas, y habiendo servido como la persona para traducir estas enseñanzas al lenguaje contemporáneo, terminó sus días asistiendo a las sesiones de espiritismo. Su atracción por los fenómenos era irresistible.

Desde la infancia de HPB, ocurrían todo tipo de fenómenos a su alrededor. Al principio de su vida, estos eran asuntos que estaban fuera de su control. Durante la parte media de su vida produjo fenómenos conscientemente con la intención de atraer la atención hacia las cosas ocultas, y luego proporcionar la explicación más profunda detrás de ellas. Este es el período en el que produjo la famosa taza de té que hoy está en el Museo de Adyar. El problema era que la gente estaba definitivamente atraída por su ansia hacia los fenómenos, pero no sentía necesidad de la filosofía detrás de ellos, y su deseo de más fenómenos era ilimitado.

Posteriormente, en su vida, HPB usaría los poderes psíquicos sólo con los estudiantes sinceros que se habían reunido a su alrededor. Particularmente, con el grupo interno de estudiantes que atrajo cuando estaba en Inglaterra, usaba sus habilidades psíquicas como herramienta de enseñanza. Annie Besant describe cómo se unió a la ST y aceptó a HPB como su maestra, y que se preguntaba cómo era que HPB producía sonidos de zapateado en la sala. Besant describe que HPB sostuvo su mano sobre la cabeza de Besant, ella sintió un hormigueo eléctrico y empezaron a producirse golpes en su cráneo.

 Durante este proceso, HPB estaba describiendo las diversas formas en que estas intervenciones se producían a través de la dirección de los elementales, con la voluntad del operador, y que se podían hacer en cualquier parte. Al final de su vida, al conocer el deseo insaciable del público por los fenómenos, solo los produjo con su grupo interno.

En La Doctrina Secreta HPB señaló que: "En cualquier plano en el que nuestra conciencia pueda estar actuando, tanto nosotros como las cosas que pertenecen a ese plano son, por el momento, las únicas realidades. La gran mayoría de la humanidad, funciona en el nivel de la mente de deseos, kama manas, la mente que anhela la excitación. El enfoque principal del trabajo de la ST ha sido el intento de reunir a un grupo de personas que, a través del esfuerzo propio, puedan superar el ansia por los fenómenos y por las diversas distracciones de la Realidad.

La fuerza motriz detrás del intento Teosófico, ha sido la idea de que el libre albedrío existe. Existe la posibilidad de tomar una serie de decisiones que se encuentran fuera de los límites del comportamiento habitual normal. Cada uno de nosotros tiene esa capacidad. Así que se intentó elevar la función de la ST como un todo, para que el trabajo de la ST de elevar el nivel de la humanidad se pudiera llevar a cabo. Este mismo trabajo ha estado sucediendo a lo largo de la historia de la humanidad. Todos los grandes maestros han tratado de diferentes modos de despertarnos a la posibilidad de que podamos elegir de manera diferente.

Blavatsky se refirió a Jesús como "un gran maestro". Ella notó que a la gente que estaba cerca de Él, sus discípulos, Él enseñaba abiertamente, pero a otros, al público, Él enseñaba en parábolas. Él contaría historias que serían entendidas de acuerdo al desarrollo de la conciencia de cada individuo.

La última parábola que Jesús nos dio vale la pena considerar. Se llama "La Parábola de los Talentos," un talento que es una gran unidad de moneda, equivale a 60 libras de plata. En esa parábola, el dueño de una casa, un hombre muy rico, se marchaba para hacer un largo viaje. Entonces, llamó a sus tres siervos y distribuyó sus riquezas entre ellos. Él dio a cada uno de ellos, según sus capacidades. A uno le dio cinco talentos, a otro le dio dos, al tercero le dio uno, y luego se fue.

A la partida del amo, el criado al que se le habían dado cinco talentos se fue inmediatamente y comenzó a comerciar, y con esa vivencia hizo otros cinco. Lo mismo sucedió con el que había recibido dos talentos: también los tomó y los intercambió y los dos se convirtieron en cuatro. El siervo al que se le había dado un talento tenía miedo de perderlo, y también tenía miedo de su amo. Sintió que era un hombre muy fuerte, así que tomó su talento y cavó un hoyo, lo enterró en el suelo y lo cubrió.

Después de mucho tiempo, el amo regresó a su casa y llamó a sus sirvientes para que dieran cuenta de cómo habían utilizado las riquezas que él había dejado con ellos. El primero vino y dijo: "Maestro, los cinco que me diste a mí los negocié, y he hecho otros cinco." Así que devolvió diez al maestro. El comentario del maestro fue: "Eres un siervo bueno y fiel. Te he confiado un poco, te pondré a cargo de mucho." El segundo vino y dio un mensaje similar: "Los dos que me diste los negocié, y se han convertido en cuatro." Y otra vez la misma respuesta: "Eres un siervo fiel. Se te confió un poco, y yo te pondré a cargo de mucho".

El último sirviente vino y dijo: "Maestro, sé que eres un hombre fuerte y que cosechas donde no has esparcido ninguna semilla, así que tuve miedo y tomé el talento que me diste y lo puse en un agujero, pero aquí está, te lo devuelvo." La respuesta del maestro fue: "Pensabas que era un hombre fuerte y sólo querías recoger donde no había sembrado. Si hubieras creído eso, entonces deberías, como mínimo, habérselo dado a alguien que te hubiera dado intereses, incluso si no fueras alguien capaz de comerciar. Te arrojaré afuera a las tinieblas, y tomaré ese talento que te di y se lo daré al que me devolvió diez."

El significado de esta última parábola tiene que ver con el hecho de que los cinco se conviertan en diez y los dos en cuatro. ¿Qué hay del que no ha cambiado, que no ha aumentado ni disminuido? Un significado habla de los recursos que todos tenemos disponibles a través del karma, las formas en que nos hemos desarrollado con el tiempo, y lo que hacemos con esos recursos.

Para el que fue expulsado, los recursos que le fueron dados estaban escondidos en el mundo material, literalmente cubiertos por la tierra, e inexpresados. Hay algunos de entre nosotros que entran en este mundo aparentemente bendecidos con una gran riqueza de recursos internos. Hay otros que vienen con mucho menos. En cada caso, la pregunta que eventualmente nos haremos es cómo se utilizaron estos recursos.

Uno de los mensajes principales que encontramos una y otra vez en las enseñanzas teosóficas es el mensaje sobre los poderes que están latentes dentro de nosotros. A menudo interpretamos esos poderes como habilidades psíquicas o clarividentes, pero el poder principal al que se refieren las enseñanzas de todos los grandes maestros es esta idea sobre la compasión y el conjunto de poderes que se revelan en el ejercicio de este único poder. La compasión requiere de bondad, una forma de clarividencia que permite ver el sufrimiento y la necesidad de otra persona.

Las enseñanzas budistas y teosóficas hablan de poderes específicos llamados "paramitas" o perfecciones. La compasión implica necesariamente la expresión de las perfecciones o paramitas: generosidad, paciencia, perseverancia, indiferencia al dolor y placer, armonía, ecuanimidad, sabiduría. ¿Cómo utilizamos los diversos talentos que son nuestros? No es raro que haya personas de gran talento que, por el insuficiente desarrollo de los poderes fundamentales de la compasión, son inutilizables en una tarea particular.

Las riquezas que nos han sido otorgadas, el hecho mismo de que encontremos algo como la Teosofía, que encontremos un lugar de expresión  como la Sociedad Teosófica y el trabajo que está haciendo en el mundo, nos da la oportunidad de cultivar estos talentos, un campo en el cual plantar las semillas que ya han sido plantadas dentro de nosotros.

 

 

 

Anterior
Página 5
Siguiente