Volver al Índice de Revistas
El Teósofo - Órgano Oficial del Presidente Internacional de la Sociedad Teosófica
Vol. 140 - Número 01-  Octubre 2018  (en Castellano)

 
Anterior
Página 8
Siguiente

 

Annie Besant, Teósofa

 

MURIEL PÉCASTAING-BOISSIÈRE

La Dra. Muriel Pécastaing-Boissière es profesora titular de Civilización Británica

(estudios victorianos) en el Departamento de Inglés de la Universidad de la Sorbona.

Extracto de su libro, Annie Besant (1847–1933): Struggles and Quest, Capítulo 5, pp. 219–227

(no se incluyen las notas de pie de página).

 

Exclusión de la Sociedad Nacional Laica

   "No me habría ido de aquí si no me hubieran obligado." Estas palabras formaron parte de las líneas finales de la conferencia de despedida de Annie Besant a la Sociedad Nacional Laica (NSS), pronunciada en el Salón de la Ciencia [de Londres] el domingo 30 de agosto de 1891. Sin embargo, Besant se había unido a la Sociedad Teosófica más de dos años antes, en mayo de 1889, y las razones por las que fue excluida de la NSS en agosto de 1891 son más complejas que una simple reacción a su conversión.

Como mencionó la propia Besant en el National Reformer en 1882, Charles Bradlaugh se había hecho amigo del coronel Olcott durante una gira de conferencias en los Estados Unidos en la década de 1870, y Olcott había dado un discurso en Bombay en 1879, favorable al secularismo de Bradlaugh. A principios de la década de 1880, El Teósofo publicó un anuncio de literatura librepensadora, y Bradlaugh también anunció El Teósofo en el National Reformer. Algunos de los miembros de las secciones de Bombay y Madrás de la NSS se unieron a la Sociedad Teosófica, incluyendo a Murugesa Mudaliar, editor del Periódico Libre Pensamiento de Madrás. Luego, Bradlaugh se puso nervioso y empezaron a aparecer artículos de crítica a la Teosofía en las columnas del National Reformer. La mayoría de ellos provenían de Bradlaugh, pero aún así podía estar ligeramente calificado, como cuando escribió que esperaba que Blavatsky tuviera razón cuando afirmó que los teósofos contribuyeron a la desintegración de las castas en India.

La convención anual de 1889 de la NSS se celebró el 9 de junio. Bradlaugh fue reelegido como presidente y Besant como una de los vicepresidentes. Su trabajo en la Junta Escolar de Londres fue elogiada y su discurso sobre libre pensamiento y humanismo, según el Reformador Nacional, fue recibido con "fuertes y largos aplausos," pero nada se dijo acerca de su ingreso a la Sociedad Teosófica, tan sólo un mes antes. El 15 de junio, Besant publicó su primer artículo como teósofa en Lucifer. Titulado "Trabajo práctico para teósofos,” este sirvió de puente entre su socialismo y su espiritualidad recién descubierta, y se atrevió a firmarlo como "Annie Besant, M.S.T.," pero aparentemente cayó bajo el radar de la NSS.

Luego, el 23 de junio Besant publicó bajo su nombre en El Reformador Nacional un largo y,  esta vez, muy favorable análisis de La Doctrina Secreta, titulada "La Evolución del Universo." Besant utilizó argumentos científicos a los que sus lectores laicos podrían responder, haciendo hincapié en la continuidad entre las ciencias ocultas y las victorianas, pero su publicación lanzó una controversia inmediata dentro de la NSS. Nunca tuvo la intención de expresarlo como una provocación; por el contrario, había introducido su crítica literaria diciendo: "El periódico El Reformador Nacional llega a tantos tipos diferentes de lectores... que es probable que entre todos ellos algunos se interesen por los puntos de vista desconocidos sobre el universo expuestos en esta obra tan notable."

Esta reseña fue la forma en que Bradlaugh se enteró de que Besant se había unido a la Sociedad Teosófica. Reaccionó a ello, pero también a las numerosas cartas que recibió al respecto, en el número siguiente del periódico El Reformador Nacional, bajo el título "Algunas palabras aclaratorias." Después de admitir que no había leído La Doctrina Secreta, Bradlaugh escribió: "Lamento profundamente que mi colega y compañera de trabajo… haya adoptado como hechos, asuntos que me parecen tan irreales como es posible que lo sea cualquier ficción." Y añadió, muy claramente: "La política editorial de este periódico no ha cambiado, y es directamente antagónica a todas las formas de Teosofía," y concluyó así: "Un ateo ciertamente no puede ser un teósofo." La respuesta de Besant se publicó justo debajo de la reacción violenta de Bradlaugh. Ella presentó a los Teósofos como librepensadores:

En cuestiones de opinión religiosa, los miembros son absolutamente libres. Los fundadores de la Sociedad niegan un Dios personal, y se enseña una forma un tanto sutil de panteísmo como la Visión Teosófica del universo, aunque incluso esto no es obligatorio para los miembros de la Sociedad.

El más virulento de los opositores seculares de Besant fue George W. Foote. Fue un viejo adversario de ella, que ya se había opuesto a su apoyo público al control de la natalidad en 1877, hasta el punto de unirse por un tiempo a la Unión Secular Británica (NSS). Al igual que Bradlaugh, Foote también desaprobaba enérgicamente el socialismo de Besant. Foote inmediatamente publicó un folleto titulado La Teosofía de la Sra. Besant: Una crítica sincera. El texto, sin embargo, revela una serie de prejuicios que tenían muy poco que ver con la Teosofía de Besant, pero mucho con su sexo: "De los labios de una mujer, sobre todo si es joven o atractiva, incluso los lugares comunes son propensos a pasar con los hombres como revelaciones, y la lógica defectuosa es maravillosamente convincente." La misoginia de Foote era aún más obvia cuando afirmó: "[Besant] no tiene la esencia de la originalidad. Me parece que está a merced de sus emociones, y especialmente a merced de sus últimos amigos". En cuanto a Blavatsky, Foote la llamó dos veces "hechicera", a cuyo hechizo Besant supuestamente había sucumbido en "cuerpo y alma.” Sin embargo, al igual que Bradlaugh, Foote confesó fácilmente: "Por mi parte, no puedo decir que he leído estos volúmenes, pero los he mirado." Aún así, concluyó firmemente: "La Doctrina Secreta de la Sra. Blavatsky es obra de un charlatán consumado."

Fue principalmente a Foote que Besant respondió con sus dos conferencias conjuntas tituladas "Por qué me convertí en teósofa", dadas en agosto de 1889 en el Salón de Ciencias, "a un público abarrotado", según el Pall Mall Gazette. Su informe revela que todavía disfrutaba de un apoyo considerable por parte de sus compañeros laicos: "Al concluir, la Sra. Besant dijo que nunca daría a sus enemigos el derecho a decir que abandonó las filas del libre pensamiento organizado por su propia voluntad. (Aplausos.) Si ellos querían que se fuera, que lo digan. ('No, no.')." En septiembre, Lucifer publicó un informe del debate que había seguido a la segunda conferencia de Besant. Muchas de las preguntas eran en realidad indagaciones sinceras sobre los principios de la Teosofía: "el caballero [preguntó] si la Teosofía es un sistema que puede ser comprendido por la mayoría de la gente; otro caballero deseaba saber dónde estaba el Ego entre los períodos de reencarnación;" pero otros laicistas pidieron abiertamente la exclusión de Besant: "La Sra. Besant debe irse", exclamó un "Sr. King."

Foote respondió con dos conferencias, ambas llamadas "Secularismo y Teosofía: Una Réplica al Folleto de la Sra. Besant". Curiosamente, en ellos Foote admitió haberse "quejado de que la Sra. Besant había utilizado la plataforma de Libre Pensamiento ‘de manera injustificable’ para propagar el socialismo," mostrando así, sin saberlo, que la Teosofía de Besant solo aumentaba su resentimiento hacia ella. Foote también reveló su miedo a los poderes de persuasión de Besant, escribiendo: "podría llevar a los librepensadores por el mal camino… Los mejores de nosotros somos humanos, y muchas personas excelentes han seguido a un líder de confianza por nuevos caminos, por puro amor y admiración"... Luego, de forma amenazadora: "Materias extrañas a veces entran en un organismo, pero el organismo trata de expulsarlo y, si es lo suficientemente fuerte, tiene éxito." En lo concerniente a la Teosofía, él sólo concluyó: "de cualquier manera, no vale la pena considerarlo."

Bradlaugh, por su parte, sólo expresó oficialmente su desaprobación unas semanas más tarde en el periódico El Reformador Nacional, afirmando con desdén que no quería perder más tiempo en una creencia que ocupaba "sólo un lugar muy secundario entre los delirios del mundo", y siguió comparando la obra de "Mme. Blavatsky" con la del "Sr. Julio Verne." El silencio de Bradlaugh sobre el asunto de la Teosofía de Besant puede haber tenido que ver con el hecho de que fue invitado a asistir al Congreso Nacional Indio (INC) en Bombay en diciembre de 1889. Allí conoció al hombre que había fundado el INC en 1885: Allan Octavian Hume, un ex funcionario angloindo, que había sido miembro de la Sociedad Teosófica entre 1881 y 1883. En 1889, un número significativo de miembros indos y angloindos del INC también eran teósofos, lo que no pareció molestar a Bradlaugh cuando fue aclamado por el INC como su "Miembro por India."

Sin embargo, cuando Bradlaugh renunció a la presidencia de la NSS en febrero de 1890, poco después de regresar de India, nombró a Foote como su sucesor hasta el próximo congreso anual, celebrado en Manchester en mayo, durante la cual Foote fue elegido por aclamación. Besant anunció entonces su dimisión como vicepresidenta, porque no podía "trabajar en armonía" con Foote, aunque el Comité Ejecutivo intentó disuadirla. El periódico de Foote, el Librepensador, dijo entonces que presumiblemente significaba que ella también había renunciado a la NSS, añadiendo que eso realmente no importaba de todos modos, ya que ella había renunciado de facto cuando se había convertido a la Teosofía.

Esto no era más que una mera ilusión por parte de Foote, basada en su deseo de que ella renunciara, ya que no sólo Besant seguía siendo miembro, sino que también daba conferencias para la NSS, como en agosto de 1890 para su sección noroeste. También fue a Irlanda por primera vez en su vida en octubre de 1890, donde dio conferencias en las secciones de la NSS de Dublín y Belfast. Besant seguía luchando por el laicismo hasta marzo de 1891, en la Junta Escolar de Londres, argumentando: "que todo libre pensador debía estar contento de obtener alivio del deber de dar una instrucción religiosa en la que no creía."

Sin embargo, la muerte de Bradlaugh el 30 de enero de 1891 privó a Besant al menos de un apoyo simbólico dentro de la NSS. En abril dejó Inglaterra para asistir a la convención anual de la Sección Norteamericana de la Sociedad Teosófica, celebrada en Boston, como delegada personal de Blavatsky. Antes de su partida, dijo que pronto volvería a la plataforma de la Sala de Ciencias, pero la Sra. Blavatsky murió el 8 de mayo, mientras Besant navegaba de regreso de Norteamérica.

Los diarios que tuvieron el obituario de Blavatsky se centraban en el Informe Hodgson y mencionaban sistemáticamente a Besant. El London Daily News del 9 de mayo decía:  "Madame Blavatsky fue abiertamente acusada de fraude. A pesar de todo eso, había muchos creyentes en ella, y entre los más conspicuos y ardientes estaba la Sra. Besant." El Pall Mall Gazette, ya no editado por W. T. Stead, publicó en su primera página un artículo sobre HPB titulado "La profetisa de la taza de té sepultada," en el que hacía referencia a uno de los sucesos investigados por Hodgson, comentando: La Sra. Annie Besant, sublevada por los milagros, se lanzó sobre los Mahatmas y el ateísmo concluye en la teosofía."

Después de que Besant anunciara el 21 de junio que "no podría presentarse como candidata en las próximas elecciones de la Junta Escolar", explicando que "La muerte de mi honorable amiga y jefa, la Sra. Blavatsky, me supone un gran trabajo adicional en relación con el movimiento teosófico," la Gaceta de Pall Mall publicó una entrevista de Besant bajo el título: "Creo en Madame Blavatsky." El periodista describió a Besant como "una dama de gran fuerza de carácter, rapidez mental y dominio de las palabras", y concluyó sobre su inquebrantable fe en Blavatsky: "Hablamos de los 'milagros' de la Sra. Blavatsky, ¡seguramente, el 'milagro de los milagros' está aquí!"

La primera convención anual de la Sociedad Teosófica en Europa se celebró en Londres, parte de ella en la casa de Besant, los días 9 y 10 de julio. El contexto resultó perfecto para que George Foote lanzara un nuevo ataque contra Besant. El 17 de julio, le hizo llegar una carta explicándole que el comité de la NSS a cargo de las conferencias dominicales en el Salón de Ciencias "deseaba que todas las conferencias dadas en esta plataforma los domingos por la noche fueran sobre temas en los que el conferenciante estuviera de acuerdo con los principios y objetivos de la Sociedad Nacional Laica. Besant respondió que no podía "someterse a la censura," y "debía aceptar [su] exclusión de la plataforma." Anunció que daría un discurso de despedida a la NSS el domingo 30 de agosto.

Puede sonar como si Besant utilizara la carta como una oportunidad conveniente para dejar la NSS, pero este punto de vista va en contra de lo que ella expresó en su discurso. Se titulaba "1875-1891: Un fragmento de autobiografía", porque Besant resumió su trabajo en la NSS desde 1875, así como su propia evolución personal.

"La sala estaba repleta hasta el límite de su capacidad." según el Periódico de Reynolds, y debió haber muchos periodistas, a juzgar por el número de reportajes que aparecieron en los periódicos de Londres. Incluso según el Periódico de Reynolds: "Cuando la Sra. Besant levantó la voz y gritó: 'Vergüenza', entonces hubo muchos gritos de 'No, no', y luego aclamaciones en apoyo que duraron varios minutos." Su homenaje a Bradlaugh también fue aclamado, y hubo "risas y ovaciones," cuando dijo que le habían dado La Doctrina Secreta para que la revisara porque "se pensaba que estaba más o menos enfadada con esos temas." Pero Besant también expresó una poderosa denuncia de la paradoja de supuestos librepensadores que se niegan a escuchar diferentes puntos de vista y actúan como una secta:

No rompí con la gran Iglesia de Inglaterra, y arruiné mi posición social, y rompí con todo lo que las mujeres aprecian, para venir a esta plataforma y que me dicten lo que debo decir… ¿Qué es lo que usted está diciendo? Que no tendrán ninguna palabra de su plataforma excepto lo que ya saben, haciendo eco desde sus cerebros hasta el cerebro del hablante, la verdad que ya han descubierto… Si tienen razón, deberían ser lo suficientemente fuertes como para escuchar a un conferenciante expresar puntos de vista con los que no están de acuerdo.

El Periódico de Reynolds concluyó:

Durante las frases de clausura de su discurso, la Sra. Besant habló con gran emoción, emoción que se reflejó no en pocos de sus oyentes. Al terminar, dejó la plataforma con los amigos que la acompañaban. Mientras tanto, el lugar simplemente sonó con aclamaciones

lo que una vez más tiende a demostrar que incluso entonces, Besant gozaba de un apoyo significativo dentro de la NSS. De hecho, al igual que con los socialistas, parece que al menos una parte de los últimos laicistas victorianos no consideraban la Teosofía como totalmente incompatible con sus puntos de vista.

Un papel de liderazgo inmediato dentro de la ST

  Mientras tanto, la ascensión de Annie Besant dentro de la Sociedad Teosófica fue tan rápida como la que tuvo al unirse a la Sociedad Nacional Laica. Se convirtió en coeditora con Blavatsky de la revista mensual Lucifer en septiembre de 1889, luego presidenta de la Logia Blavatsky en enero de 1890. En julio de ese año, transfirió el alquiler de su gran casa de Londres en St John's Wood a la Sección Europea de la Sociedad Teosófica, en un momento en que sus reducidos ingresos ya no le permitían alquilarla. Su casa se convirtió así en la sede de la Logia Blavatsky, donde vivieron la propia Blavatsky y una docena de los miembros más influyentes de la Logia, entre ellos G. R. S. Mead, secretario personal de Blavatsky, que había estudiado matemáticas en Cambridge y luego filosofía oriental en Oxford. También estaban Isabel Cooper-Oakley, Archibald y Bertram Keightley, y la condesa Wachtmeister, una aristócrata francesa casada con un diplomático noruego. Las conferencias se daban todos los jueves por la noche y tuvieron tanto éxito que fue necesario imprimir tickets de admisión. Estas conferencias resultaron con varios nuevos conversos, como la sufragista Ursula Mellor Bright .... así como su hija Esther.

  Besant, acompañada por Archibald Keightley, emprendió su primer viaje transatlántico en abril de 1891 para representar a la Sra. Blavatsky en la convención anual de teósofos americanos, en Boston, y aprovechó el viaje para hacer una gira dando conferencias a lo largo de la Costa Este, incluso dio una conferencia en el barco que regresaba a Europa, a petición de los pasajeros que la habían reconocido. Fue sólo a su llegada que Besant se enteró de la muerte de la Sra. Blavatsky, sólo unos meses después de la de Bradlaugh. Por coincidencia, ambos habían muerto de insuficiencia renal, y ambos servicios funerarios seculares tuvieron lugar en el cementerio de Brookwood, en la localidad de Woking.  Besant,  y William Q. Judge, ahora secretario general de la Sección Norteamericana, habían sido designados por Blavatsky como "Cabezas Externas Conjuntas" de la Escuela Esotérica (los "Jefes Internos" son los mismos Maestros).

El Parlamento Mundial de las Religiones de Chicago (1893)

En 1893, Besant viajó a Chicago para participar en el Parlamento Mundial de las Religiones, que se asoció con la Exposición Mundial de Columbia de ese año. La acompañaban dos de sus amigos socialistas y teósofos, Herbert Burrows y Henrietta Muller, y también un joven brahmán de Benarés, Gyanendra N. Chakravarti. Este profesor de matemáticas en la Universidad de Allahabad se convirtió en su tutor en Brahmanismo. A partir de entonces, el hinduismo sustituyó al budismo en la espiritualidad de Besant, pero principalmente en su forma antigua y tradicional. También se cruzó con Swami Vivekananda, cuyo inmenso éxito durante el Parlamento contribuyó a difundir la conciencia del hinduismo entre los occidentales.

Las conferencias teosóficas también tuvieron mucho éxito: los luteranos, menos populares, tuvieron que cambiar su salón de 1500 asientos por el de 500 asientos, originalmente destinado a los teósofos. No menos de 3000 personas intentaron entrar en esta sala para la conferencia final de los Teósofos el sábado por la noche, al punto que se tuvo que organizar una adicional el domingo en el Washington Hall, el salón más grande del Parlamento de las Religiones, en el que se erigió apresuradamente un balcón para que todo el mundo pudiese entrar en él. Fortalecidos por este triunfo, Besant y Müller partieron en gira de conferencias, que los llevó a Cincinnati, Toronto y Nueva York.

 

 

 

Anterior
Página 8
Siguiente

 


 

 
 
www.000webhost.com