Volver al Índice de Revistas
El Teósofo - Órgano Oficial del Presidente Internacional de la Sociedad Teosófica
Vol. 140 - Número 01-  Octubre 2018  (en Castellano)

 
Anterior
Página 7
Siguiente

 

Mente consciente, subconsciente

e inconsciente en la vida diaria

 

Pradeep H. Gohil

 

Secretario General de la Sección Inda de la Sociedad Teosófica.

Conferencia dada en el Congreso Mundial, Singapur, el  7 de agosto de 2018.

 

Introducción

Si pedimos a la gente que distinga la mente consciente de la mente subconsciente, obtendremos variadas respuestas. Algunos dirán que es la mente plena o atención plena lo que las distingue. Pero decir que la mente subconsciente es inconsciente sería erróneo. Un hecho bien documentado es que podemos estar influenciados por nuestro ambiente, o por lo que dice la gente aun cuando la mente consciente esté totalmente fuera de él, tal como cuando estamos bajo anestesia o mientras dormimos. Otro argumento empleado es que la mente consciente está donde producimos todo nuestro pensamiento y razonamiento lógico. Pero esto tampoco la distingue totalmente de la mente subconsciente o de  la inconsciente. La mente inconsciente es el lugar de almacenamiento de todas nuestras memorias, emociones y hábitos, y es en realidad muy buena en el razonamiento y la lógica.

 

La mente consciente

Esta es la parte de nuestra mente responsable de la lógica y el razonamiento. Cuando se nos pregunta cuánto es uno más uno, es la mente consciente la que  va a hacer esta suma. También controla todas nuestras acciones intencionales mientras está consciente. Por ejemplo, cuando decidimos efectuar una acción voluntaria como mover la mano o la pierna, la mente consciente lo hace. Así, cada vez que somos conscientes de lo que estamos haciendo podemos confiar en que la mente consciente está trabajando.

La mente consciente también es conocida por ser la portera de la mente. Si alguien nos presentara una idea que no coincide con nuestro sistema de creencias, entonces la mente consciente filtra esa creencia. Lo mismo sucede cuando alguien nos critica o nos insulta. Si, por ejemplo, alguien dice “tú eres tonto”, la mente consciente filtra esta afirmación y advertimos que realmente no somos tontos.

La mente consciente es lo que la mayoría de las personas asocia con  lo que son, porque es donde la mayoría de las personas viven día a día. Pero de ninguna manera es donde tiene lugar toda la acción. La mente consciente es un poco como el capitán de un barco parado en el puente dando órdenes. En realidad es el personal en la sala de máquinas, abajo en la bodega (las mentes, subconsciente y la más profunda, la inconsciente) que realizan las órdenes. El capitán puede estar a cargo del barco, pero es el personal el que realmente guía el barco, de acuerdo al entrenamiento que se les dio a través de los años para hacer lo mejor que puedan. La mente consciente comunica al mundo externo y al yo interno a través de la palabra, imágenes, escritura, movimiento físico y pensamiento.

 

Funciones únicas de la mente consciente

Las dos funciones más poderosas que la mente consciente, plenamente desarrollada, puede realizar y las otras dos mentes no pueden, son la habilidad 1) de dirigir nuestra atención y 2) imaginar eso que no es real, visualizarlo. Son estas dos facultades muy significativas las que pueden cambiar nuestra vida.

 

Habilidad de dirigir la atención

La mente consciente puede dirigir nuestra atención. Si todo lo que hacemos es enfocar nuestros pensamientos conscientes continuamente en las cosas negativas, entonces nuestro subconsciente obedientemente transmitirá los sentimientos, emociones y memorias que asociamos con ese tipo de pensamiento. Y debido a que esos sentimientos llegan a ser nuestra realidad, podemos entonces quedar atrapados en un ciclo interminable de negatividad, temor y ansiedad, buscando constantemente lo malo en cada situación.

Algunas personas encuentran muy fácil y natural dirigir sus pensamientos hacia un enfoque más positivo de la vida en todas las situaciones. Esta habilidad de nuestra mente consciente para dirigir nuestra atención y consciencia, es uno de los poderes más importantes que tenemos, y para crear cambios en nuestra vida debemos aprender a controlar eso en lo que conscientemente nos enfocamos.

Pero ¿cómo hacerlo? La habilidad verdadera de dirigir nuestra atención es muy simple, todo se reduce a hacer una elección. Decidir cómo pensaremos y qué pensamientos admitiremos en nuestra mente, determinarán nuestro destino. Puede literalmente usarse para el bien o el mal, para medios constructivos o destructivos.

 

Habilidad para imaginar o visualizar

Miremos lo que sucede cuando usamos la imaginación. Nos lleva a la otra importante habilidad de la mente consciente, la visualización. La mente puede literalmente imaginar algo que es totalmente nuevo y único, algo que antes nunca hemos experimentado físicamente. Por el contrario, el subconsciente puede solamente ofrecer versiones de las memorias que ha almacenado de experiencias pasadas.

Pero lo que es realmente interesante es que el subconsciente no puede distinguir entre lo que la mente consciente imagina y lo que es real, entonces todo lo producido por la imaginación consciente y en lo que se concentra resueltamente, también saca a colación todas las emociones y sentimientos asociados con esa imagen en la mente para que nosotros experimentemos.

La visualización puede ser usada para crear algunos resultados asombrosos. En un estudio sobre deporte, se probaron tres grupos de personas en su habilidad de perfeccionar su precisión de tiro libre en basketball. Fueron probados al comienzo y al final del experimento. A un grupo se le instruyó para que practicara físicamente tiros libres durante 20 días seguidos. Al segundo grupo no se le permitió entrenarse. El tercer grupo pasó 20 minutos al día entrando en un estado de relax y solamente imaginando que efectuaban tiros libres. También se les enseñó, que si perdían el tiro en sus mentes, lo corrigieran ligeramente y se vieran haciéndolo bien la vez siguiente. Al final del experimento los resultados fueron increíbles. El grupo que practicó físicamente cada día mejoró su resultado en un 24%. El segundo grupo que no practicó, comprensiblemente no mejoró. Pero el tercer grupo, que había solamente visualizado el hacerlo, efectivamente mejoró su resultado con un asombroso 23%, ¡casi tanto como el primer grupo!

 

La mente subconsciente

La mente subconsciente, por otra parte, está a cargo de nuestras memorias recientes, y está en continuo contacto con los recursos de la mente inconsciente. Reacciona espontáneamente. Es una reacción involuntaria a los estímulos, tales como el parpadeo cuando cae polvo o echarse atrás debido a una explosión repentina. Por ejemplo, cuando estamos aprendiendo a manejar un automóvil, manejamos “conscientemente,” cada acción es consciente, como cambiar la marcha, aplicar los frenos, girar, etc. Después de unos pocos años de experiencia, manejamos subconscientemente. Los pies hacen su trabajo, las manos el de ellas y generalmente estamos relajados.

El subconsciente trabaja similarmente a un RAM de computador. Tiene memoria de corto plazo, y actualmente usa programas regularmente. Además, el subconsciente también juega un papel importante en nuestro funcionamiento diario. Trabaja duro para asegurar que tenemos todo lo que necesitamos para recordar rápidamente, como números de teléfono, listas de compras, etc. Una de las cosas verdaderamente grandes acerca de la mente subconsciente, y una que necesitamos aprovechar para efectuar cambios, es que ¡obedece órdenes! La gente a menudo piensa erróneamente que el subconsciente está a cargo y que nosotros estamos solamente a su merced. De hecho, es completamente lo opuesto. La mente consciente le da la dirección, el ambiente. El subconsciente solamente proveerá las emociones y sentimientos acerca de lo que pensamos continuamente.

 

La mente inconsciente

La mente inconsciente es el almacén de todas las memorias y experiencias pasadas, esas que han sido reprimidas a través de un trauma y esas que simplemente han sido conscientemente olvidadas y ya no nos importan. Es desde estas memorias y experiencias que se forman nuestras creencias, hábitos y conductas. La mente inconsciente se comunica constantemente con la mente consciente vía el subconsciente, y es la que proporciona significado a todas nuestras interacciones con el mundo, como filtradas a través de nuestras creencias y hábitos. Se comunica a través de sentimientos, emociones, imaginación, sensaciones y sueños. Su memoria no es del tipo que podemos obtener a nuestra elección. Está allí, pero no podemos recordarla a voluntad, no importa cuán arduamente lo intentemos. Ciertos métodos psicoanalíticos, como la hipnosis, pueden traerla de vuelta, o puede ser disparada por un suceso particular, como un lugar familiar, escena, olor o un sueño.

 

Ejemplo de la mente inconsciente disparada por un sueño

Un estudiante del Colegio Central Hindú en Varanasi, fundado por Annie Besant, fue premiado con un paquete de sus libros en 1907, al pasar sus exámenes con éxito. Después de 50 años o algo así, estuvo buscando desesperadamente un libro de la Dra. Besant  del que se hacía referencia en un libro que estaba leyendo. Lo buscó en todos los colegios en que había enseñado pero no pudo encontrarlo. Un día ella vino a él en un sueño y le dijo que el libro era parte del paquete que se le dio en la época de su graduación escolar y estaba olvidado en cierto aparador. A la mañana siguiente miró en el aparador y encontró el libro. Disparada por un sueño la mente inconsciente le había ayudado a encontrar algo que la mente consciente no pudo hacer.

 

Cambio esencial en la vida diaria

Si deseamos cambiar en nuestra vida diaria a nivel esencial, tendremos que trabajar en los programas mantenidos en la mente inconsciente. Hay formas especializadas de hacer que esto suceda, y el lugar para comenzar es la mente consciente. Por estar constantemente a cargo de nuestros pensamientos, al dirigir nuestra atención y usar la visualización, podemos influenciar los programas que funcionan constantemente en la mente subconsciente. Si hacemos esto lo suficientemente a menudo, con suficiente energía emocional, comenzará a reprogramar nuestra representación interna inconsciente y el sistema de creencias. Cuando eso suceda experimentaremos un cambio en nuestra vida diaria a un nivel muy profundo. Es un enfoque muy de arriba hacia abajo. Después de todo, es cómo nuestros hábitos, conductas y creencias fueron creados en primer lugar. Necesitamos producir una visualización creativa para intentar crear la vida que siempre deseamos, y ver cómo trabaja.

 

Mente inconsciente disparada por anuncios

Un buen ejemplo para la conducta inconsciente, especialmente entre la juventud, es un anuncio en la TV donde se muestra una bebida popular, pero no saludable, que es bebida por celebridades que actúan como si su sed fuera milagrosamente extinguida. La gente que ve este aviso repentinamente siente sed, va a buscar la bebida del aviso en su refrigerador y la bebe. Ellos saben que la bebida no es saludable. Si hubieran aplicado su mente consciente, ¿la habrían bebido? Pero los anuncios crean una impresión en la mente inconsciente.

 

Desafíos básicos para el cerebro humano

Actualmente el cerebro humano tiene dos desafíos fundamentales.

Primero, el cerebro humano está agobiado por la información y conocimiento excesivos. Desde la niñez estamos agobiados con los estudios y los exámenes, la mayor parte de los cuales usamos raramente en la vida. La información de los periódicos, información médica en internet, información de viajes, de bancos, de alimentos, de películas, información gerencial, etc. Estoy convencido que mientras más cargados de información estén los humanos, mayor es el peligro de que su cerebro entre en depresión.

El segundo desafío fundamental es cuán inconscientemente se comporta la gente. Me gustaría llamar a este inconsciente, indulgencia. ¿Cuántos somos conscientes de lo que hacemos? Muy pocas personas disfrutan matar. Sin embargo, hay muchos asesinatos que suceden en el mundo. El hecho es que aunque pocos lo disfrutan, la mayoría los estamos apoyando inconscientemente. De aquí que permanezcamos separados de la realidad, nunca intentamos alcanzar el inconsciente o traerlo a la superficie, examinarlo, verlo o escucharlo. Escuchar el inconsciente no parece aceptable a la modernidad. Hay solamente una cosa que puede hacernos traer el inconsciente a la superficie, y esa es el silencio. Pero, ¿cuánto silencio es posible en nuestra vida diaria excepto, posiblemente, cuando estamos en un lugar especial como la Sede Internacional de la Sociedad Teosófica en Adyar?

 

Conclusión

El tipo de reflexiones que hemos tenido durante este Congreso Mundial son herramientas poderosas para producir un cambio de percepción y superar los estados poco saludables de la mente en nuestras vidas diarias. Al permanecer constantemente conscientes por medio de la sabiduría, podemos efectuar un cambio en nuestros patrones de pensamiento. Cuando cambia nuestra percepción, la frecuencia con que surgen la ira y la negatividad se minimiza, así como también la duración. Con la práctica y la conducta consciente continua, podemos alcanzar un estado en el que la ira y la negatividad ya no surgirán en nosotros. Al avanzar en este sendero de reducir la ira y desarrollar las virtudes de la acción, palabra y pensamiento, observamos que nuestro estado de permanecer conscientes se vuelve más fuerte. Y cuando dominamos el arte de permanecer conscientes, nuestra meditación se vuelve efectiva, llegará a ser fácil, haciendo que avancemos en el sendero de evolución en esta vida.

 

Anterior
Página 7
Siguiente

 


 

 
 
www.000webhost.com