Volver al Índice de Revistas
El Teósofo - Órgano Oficial del Presidente Internacional de la Sociedad Teosófica
Vol. 139 - Número 12 -  Septiembre 2018  (en Castellano)

 
Anterior
Página 9
Siguiente

 

¿Cuál es nuestro papel en la educación?

 

CLEMICE PETTER

Jefa del Departamento Editorial de Adyar. Conferencia pronunciada en el

Congreso Mundial en Singapur, el 5 de agosto de 2018.

 

 

La mayoría de nosotros somos conscientes de los problemas a los que nos enfrentamos como humanidad en el mundo moderno. No hay necesidad de repetirlos ni de detallar lo que está sucediendo. Es evidente que nos enfrentamos a una crisis sin precedentes en la historia de la humanidad. Si uno se mantiene actualizado con las noticias diarias, no puede evitar estar preocupado y profundamente entristecido por los horribles eventos que están ocurriendo en todo el planeta.

La pregunta que nos hacemos hoy: "¿Cuál es nuestro papel en la educación?” es muy relevante para quienes son serios y sienten la urgencia del cambio.  Esto es porque quienes van a gobernar el mundo vienen de nuestras escuelas, y ha sido nuestro sistema educativo el que ha hecho posible que dictadores y criminales hagan estragos en más de un país.

Personas altamente intelectualizadas, con el corazón seco, son el resultado de nuestras ideas erróneas sobre la educación. Hay dos aspectos de esta cuestión que nos gustaría explorar hoy. Uno de ellos es: "¿Cuál es el papel de cada uno, tuyo y mío, como individuos, en la educación?" El otro es: "¿Cuál es el papel de una organización como la Sociedad Teosófica (ST) en la educación?"

Podemos tener la impresión de que la responsabilidad de la educación recae en los profesores de las escuelas, y que ustedes y yo, que no hemos emprendido esa tarea vital de manera profesional, no tenemos nada que hacer en la educación; por lo tanto, podemos simplemente vivir nuestras vidas sin pensar mucho en el tema. Y este parece ser otro error.

¿A qué nos referimos cuando decimos "educación"? Ha sido uno de nuestros errores creer que la educación es instruir, entrenar al niño en matemáticas, historia, geografía, etc. Durante demasiado tiempo hemos creído que la formación académica es educación. Pero si miramos de cerca el mundo que esta llamada educación ha creado, pronto reconoceremos que estamos pagando un alto precio por este error mortal.

Durante generaciones hemos estado desarrollando la capacidad de la mente, el intelecto ciego y mecánico. Lo hemos adorado como el nuevo dios en la sociedad moderna. La explosión de la tecnología nos ha enorgullecido y hemos olvidado que la tecnología no es más que el resultado de la mecánica, la maquinaria, la mente entrenada. No estamos tratando de crucificar la tecnología, estamos sólo señalando el hecho de que hemos desarrollado sólo el aspecto material de la vida humana y hemos descuidado lo más importante que es el corazón, el espíritu.

Nos hemos vuelto astutos e insensibles. Y esto es el resultado de la creencia de que todo lo que necesitamos lo podemos encontrar dentro de la mente. Pero, como dijo H. P. Blavatsky (HPB):

La ignorancia es como una vasija cerrada y sin aire; el alma es un pájaro encerrado en su interior. .... y muere de agotamiento. Pero incluso la ignorancia es mejor que el aprendizaje de la cabeza sin Alma-Sabiduría para iluminarla y guiarla.

La Voz del Silencio

 

Hoy podemos ver lo trágico que puede ser el aprendizaje de la cabeza.

Nuestros muy alardeados logros en tecnología están creando un infierno en la Tierra. Las pobres vacas son ordeñadas día y noche sin piedad, las gallinas son obligadas a comer sin descanso. Es innecesario seguir señalando el escenario infernal creado por una super mente, sin ninguna inteligencia que la guíe hacia una forma de vida humana y espiritual. Se nos hace creer que todo está bien, que la tecnología es lo mejor que le ha pasado a la humanidad. Pero la realidad es muy diferente, y si observamos con cuidado, veremos que el precio que estamos pagando por un baño caliente es demasiado alto.

Nos han hecho insensibles por escuelas que entrenan, moldean y dirigen nuestras mentes. No podemos ver el sufrimiento que está ocurriendo en el mundo porque somos expertos en ver sólo el lado "bueno" de las cosas. "No seas pesimista, mira el lado bueno de las cosas," es el mantra de la sociedad moderna. El hecho es que es demasiado tarde para ser pesimistas u optimistas, tenemos que ser realistas y mirar la vida tal como es.

Tenemos que asumir la responsabilidad de lo que está ocurriendo en el mundo que hemos creado y verlo como realmente es, no como debería ser, el ideal que es otra forma de distracción y de evitar el hecho, y que no lleva a ningún otro lugar aparte de donde estamos. Sólo hay hechos, ni buenos ni malos. El bien y el mal son la creación de la mente, que por naturaleza es ciega, y por lo tanto no puede ver el hecho, por lo que divide y clasifica como “bueno” o “malo”.

¿Cuál es la responsabilidad de cada uno en la educación? Primero, necesitamos aprender a mirar, a escuchar; básicamente, necesitamos aprender. Incluso este acto simple y básico está enterrado bajo la enorme cantidad de entrenamiento que hemos recibido a lo largo de nuestra vida, y no sabemos lo que significa estar aprendiendo constantemente. Para aprender sobre la vida necesitamos estar libres de conocimientos psicológicos, acumulados, y almacenar sólo lo que es esencial en la vida diaria. Para aprender necesitamos estar en un estado de "no saber", lo cual es muy difícil para la mayoría de nosotros, porque hemos sido entrenados para saber, para sacar conclusiones. Así que el primer paso en la educación es educarnos a nosotros mismos; y por supuesto, en este proceso de aprendizaje de nosotros mismos estamos ayudando a toda la humanidad.

El proceso de educación tiene más que ver con el aprendizaje que con la enseñanza. Esto no es nada nuevo. Se ha dicho hace mucho tiempo que el verdadero maestro es el que ayuda al alumno a educir lo que ya está dentro de sí mismo. La gran mayoría reunida hoy aquí ha leído al menos una vez que todo lo que necesitamos saber yace dentro de nosotros. Por lo tanto, todos sabemos que el movimiento que tiene lugar en la educación no es de afuera hacia adentro, sino que siempre es un despertar de lo que está dormido adentro.

El esfuerzo requerido no es cargar, sino eliminar los obstáculos que bloquean el flujo desde el interior. Y esos obstáculos son creados por la mente, son ansias constantes que necesitan ser vistas y abandonadas. Tenemos que aprender a mirar, a ver lo que somos en realidad, no en teoría.

Me parece que lo básico que hay que entender sobre la educación es que tenemos que aprender, y que sólo podemos enseñar mientras aprendemos. Por lo tanto, estar en un estado de aprendizaje constante es la única manera de enseñar. Esto puede sonar un poco extraño porque estamos tan acostumbrados a ir e instruir a "otros" en lo que está bien y lo que está mal. Ha sido esta actitud la que ha provocado la violencia y la brutalidad, con todas sus terribles secuelas.

Porque, si sé lo que es correcto, significa que he llegado a la conclusión de que debo imponérselo a usted. Y si se niegan a vivir de acuerdo con mi conclusión, los juzgo; y porque tengo cierta autoridad, ciertos poderes, tienen miedo y por miedo lo aceptan. Pero lo que no vemos es que el miedo lleva en sí las semillas de la violencia y crecerá en muchas direcciones, se extenderá como una mala hierba y creará el mundo que es tan familiar para cada uno de nosotros.

Ahora bien, ¿cuál es el papel de una organización como la ST en la educación? Esta pregunta es importante porque la mayoría de nosotros, miembros de esta Sociedad, estamos interesados en dar algo al mundo, lo que también significa educación. Nos gustaría enseñar algo al mundo. HPB dijo que la ST se creó para que el mundo supiera que algo así como la Teosofía existe.

Entonces, ¿cómo vamos a hacer para que el mundo conozca la Teosofía? ¿Cómo vamos a enseñar al mundo sobre el Amor y la Compasión, sobre la Sabiduría? No hay otra manera de enseñar que no sea con el ejemplo. Tenemos que ser un ejemplo vivo de que los seres humanos pueden vivir juntos con respeto y cuidado mutuo, de que es posible crear un equilibrio entre la mente y el corazón. Esto no es sólo dentro de la ST, sino dondequiera que estemos, en nuestra vida diaria, con nuestros hijos, sirvientes, amigos, etc.

¿Cómo vamos a hacer eso? Como sabemos y se ha señalado que las debilidades humanas son las mismas tanto fuera como dentro de la ST, ¿qué es lo que hace posible que nosotros, los que estamos dentro de la ST, enseñemos a los que están fuera? ¿Es el hecho de que hayamos leído ciertos libros? Pero todas las religiones también tienen libros que consideran sagrados. Por lo tanto, no parece que se trate de libros.

Tal vez el secreto sea que estamos dispuestos a aprender, porque esto es todo lo que podemos hacer. Aprender a soltar las cosas de la mente. Aprender a vaciar la mente y, a medida que se vacía, da paso al flujo que viene del corazón. Y, a medida que aprendemos, enseñamos. Es un movimiento que ocurre al mismo tiempo. No hay tal cosa como, el hombre que sabe y ahora enseñará. Sólo hay quienes están dispuestos a aprender y el aprendizaje constante es la enseñanza.

Si nosotros, como grupo, deseamos entrar en la arena de la enseñanza a los niños, ¿cómo sería eso? Aquellos que están abiertos al movimiento de la vida y aprenden con todo, en todo momento, las personas en este estado mental decidirían ayudar a los niños a ver la importancia de estar abiertos y nunca cerrar la puerta y decir "lo sé." Ayudar al niño a permitir que lo que ya está sembrado en su interior florezca y esparza su perfume por el mundo. ¿Por dónde empezaremos?

En primer lugar, necesitamos crear un espacio donde el niño sea libre de explorar sin ser juzgado o reprimido. Un lugar donde se sienta seguro y a salvo para hacer preguntas y aprender más sobre las preguntas que para obtener respuestas ya hechas. Un lugar donde el miedo no puede entrar, donde no se permita que el miedo se convierta en un lugar de refugio en el templo de la vida. Una escuela es el lugar donde el corazón puede desarrollarse y la sensibilidad es parte de las actividades diarias.

Es de fundamental importancia crear equilibrio entre la mente y el corazón. Es importante recordar que cuando hablamos del desarrollo del corazón, no estamos hablando de volvernos emocionales, porque las emociones también son parte de la mente. El equilibrio entre la mente y el corazón produce algo completamente diferente de las emociones conocidas. Tiene una cualidad que no puede ser conocida por la mente. Nace cuando la mente y el corazón se unen como las células reproductivas masculinas y femeninas se unen y generan un ser completamente nuevo.

De la misma manera, cuando la mente y el corazón están equilibrados y se unen en el mismo nivel, se abre la puerta a la dimensión de la Compasión, que es hijo del equilibrio.

Si miramos al mundo creado por el crecimiento desequilibrado de la mente, descuidando el corazón, veremos que la solución es traer armonía y equilibrio. Que para curar la degeneración que se ha producido por falta de inteligencia, hay que quitar las piedras de la ignorancia y permitir que el flujo del amor se libere. Después de todo, sólo quienes conocen el Amor, pueden asumir la responsabilidad de aprender con todo y con todos,  y así lo harán.

Aprender a vivir una vida espiritual, a conectarse con la naturaleza y a sanar el planeta, es nuestro papel en la educación. Es el rol de la gente espiritual encontrar el camino para salir de la manera destructiva y materialista de vivir que está destruyendo el útero en el cual estamos desarrollando lo real, el ser interior, para que así podamos tener un nuevo capítulo en la historia de la humanidad en este planeta, una era de paz y desarrollo espiritual. Y el momento para hacerlo es ahora, no hay un mañana.

*o*o*o*

 

La inteligencia es la capacidad de percibir lo esencial, lo que es; y despertar esta capacidad, en uno mismo y en los demás, es la educación.

J. Krishnamurti

 

 

 

 
 
Anterior
Página 9
Siguiente

 


 

 
 
www.000webhost.com