Volver al Índice de Revistas
El Teósofo - Órgano Oficial del Presidente Internacional de la Sociedad Teosófica
Vol. 139 - Número 11 -  Agosto 2018  (en Castellano)

 
Anterior
Página 7
Siguiente

 

Teosofía-Ciencia: pasado y presente

 

Jacques Mahnich

 

Miembro de la ST en Francia y un científico que  trabaja activamente para producir

una síntesis de la ciencia moderna con la Teosofía.

 

Al hablar acerca de Ciencia y Teosofía o más generalmente de Ciencia y Tradiciones del mundo, hay a menudo un sentimiento de desproporción en los aspectos cuantitativo y cualitativo. Cuantitativamente, hoy por hoy, hay más de siete millones de científicos en todo el mundo, haciendo ciencia teórica y aplicada en más de 250 disciplinas académicas. Publican más de un millón de trabajos de investigación por año y su presupuesto anual representa casi el 2% del PIB del mundo. Viven en un mundo sin fronteras con un idioma universal, matemáticas, y todos los trabajos son ahora publicados y/o traducidos en lo que se convirtió en un idioma oficial, el inglés. Esto, junto con las aplicaciones científicas desarrolladas por las industrias, ha creado una tremenda aptitud para influenciar nuestra forma de vivir y pensar, y también una aumentada capacidad para destruir a la humanidad: en añadidura a la amenaza nuclear, estamos ahora enfrentando nuevas amenazas como nanotecnologías, ingeniería genética, y una que es la combinación de muchos desarrollos industriales no controlados y que afectarán no solamente a algunos lugares aislados, sino a toda la vida en la tierra, el calentamiento global. Cualitativamente, la ciencia está influenciando profundamente la configuración y comportamiento de nuestras sociedades modernas, para bien y para no tan bien.

 

Luce sombría, pero ¿es esa evaluación de la situación, nueva para nosotros? Hace unos 35 años, David Bohm (científico y filósofo) escribió:

 

Así, como ahora es bien sabido, esta forma de vida ha producido contaminación, destrucción del equilibrio de la Naturaleza, sobrepoblación, desorden mundial económico y político, y la creación de un medio ambiente en general que no es ni física ni mentalmente sano para la mayoría de las personas que tienen que vivir en él.

 

En el mismo periodo de tiempo, J. Krishnamurti nos dijo:

 

Estamos enfrentando una tremenda crisis, una crisis que los políticos nunca podrán resolver porque están programados para pensar en una forma particular, ni pueden los científicos comprender o resolver la crisis; ni aún el mundo de los negocios, el mundo del dinero. El punto de retorno, la decisión perceptiva, el desafío, no está en la política, en la religión, en el mundo científico, está en nuestra consciencia. Uno tiene que comprender la consciencia de la humanidad, que nos ha llevado hasta este punto. Uno tiene que ser muy serio acerca de este asunto porque estamos realmente enfrentando algo muy peligroso en el mundo, donde existe la proliferación de la bomba atómica que algún lunático activará. Todos debemos estar conscientes de todo esto.

 

Así, no es una nueva salida de la historia pasada, sino que observamos que hay una fuerte aceleración en la degradación de nuestro medio ambiente natural y social. El asunto ya no es más de “si es verdad o no”, sino sobre “¿qué podemos hacer acerca de esto?”

 

La ciencia, al ser uno de los tres pilares de la Teosofía, debe ser una poderosa palanca, especialmente en una época donde la mayoría de nuestros hermanos y hermanas creen en la capacidad de la Ciencia para brindar comodidad y felicidad en sus vidas, aunque este no sea el caso.

 

La Ciencia y Tradiciones del mundo, junto con la Teosofía, están tratando el  mismo tema: la Realidad, aunque los enfoques sean diferentes. Hay solamente UNA Realidad. Sabemos que la Ciencia Moderna está tratando con algunos estratos de la Realidad, principalmente el físico, más algunas vislumbres del energético, emocional y mental, pero se detiene en seco en el límite intelectual, aunque la intuición esté introduciéndose inconscientemente en la mayor parte de los principales descubrimientos que parecen suceder por ventura.

 

El resultado final de este enfoque es que la Ciencia no puede construir una comprensión holística de la Realidad, y muchas características clave de los modelos científicos no son todavía bien comprendidas. Por ejemplo, el Modelo Normal que describe la constitución y conducta de las partículas elementales no puede acomodar la gravitación, no cuenta para la materia oscura o energía oscura, oscilación de neutrinos, etc. Todavía no sabemos por qué la mayoría de las constantes fundamentales como la constante gravitacional, la constante de Planck, la constante de Hubble, etc., tienen sus valores específicos y si realmente son constantes o no.

 

Si, por una parte, la Ciencia no puede establecer un modelo holístico de la Realidad, y por otra parte, las Tradiciones del mundo tienen esta visión holística incorporada en sus libros sagrados, debe haber un puente para unir las dos, porque, nuevamente, la Realidad es UNA, aun cuando se vea a través de ojos diferentes.

 

Recordemos cómo Madame H. P.Blavatsky describió esta Realidad:

 

Esta “Seidad” se simboliza en la Doctrina Secreta bajo dos aspectos. Por una parte, el Espacio Abstracto absoluto, que representa la mera subjetividad, lo que ninguna mente humana puede excluir de concepto alguno, ni concebir en sí mismo. Por otra parte, el Movimiento Abstracto absoluto, que representa la Consciencia Incondicionada.

La Doctrina Secreta Vol.I, “Proemio”

 

Y ella agregó que la Consciencia y la Materia no son opuestas, sino complementarias:

 

El Espíritu (o Consciencia) y la Materia, sin embargo, deben ser considerados, no como realidades independientes, sino como los dos símbolos o aspectos de lo Absoluto, (Parabrahman), que constituyen la base del Ser condicionado, ya sea subjetivo u objetivo.

 

SD,Vol.I, “Proemio”

 

Traer este modelo de la Realidad al frente de la Ciencia, debería permitir nuevas bases para una comprensión global de Ella y una nueva forma de hacer Ciencia. Para usar las palabras de HPB hablando acerca del alma de esa futura ciencia:

 

una ciencia que tenga la visión del cosmos como “consciencia encarnada,” con todo vivo en el cosmos y gobernado por “centros de consciencia” que encarnan.

 

Siempre y cuando ese modelo sea comprendido y reconocido, puede comenzar una real revolución en la comunidad científica, y por lo tanto, en el resto del mundo. Así, la siguiente pregunta es: “¿Por qué no ha sucedido todavía?” Existe tal caudal de conocimientos y logros por ambos lados que parece increíble no poder unir los vacíos. Debe haber algunas serias razones que tenemos que comprender y reconocer si queremos dar algunas oportunidades a nuestro esfuerzo.

 

Hay tres factores principales que están jugando un rol en la forma en que se enfoca la Realidad:

 

1)           En primer lugar, la mentalidad de los actores, que es el resultado de todos los factores condicionantes en nuestras vidas humanas: lugar de nacimiento, medio familiar, educación, religión, sucesos en la vida, etc.

 

Si empleamos por un lado el ejemplo de un occidental nacido en una familia católica conservadora, educado en un sistema escolar materialista, que triunfa en su carrera y se convierte en una celebridad en las ciencias modernas convencionales; y por otro lado, un niño nacido en India, de la casta Brahmana, criado en la pura tradición de los Vedas, y profundamente versado en los estudios de los libros sagrados, podemos comprender la brecha casi imposible que impide la comunicación efectiva. Por supuesto, este es un caso extremo, y afortunadamente hay ejemplos donde cada grupo puede conectarse con el otro con una mente abierta. La Tradición-Sabiduría proporciona tal igualdad de condiciones para hacer posible que todos los medios culturales se entiendan entre sí.

 

2)           El segundo obstáculo principal que tenemos que reconocer y superar es la diferencia entre las metodologías usadas para penetrar en los misterios de la vida: las Tradiciones usan un enfoque de arriba hacia abajo, y la Ciencia usa un enfoque de abajo hacia arriba. Estas dos metodologías tiene sus méritos y carencias.

 

El enfoque de arriba hacia abajo comienza desde un conjunto de modelos o “verdades”, que a menudo llegan de revelaciones. Estos modelos permiten una completa descripción desde los conceptos abstractos hacia abajo a lo observable, a través de cierta lógica que no siempre es explícita, al menos para la gente común. Da una completa descripción de la “Realidad”. Puede conducir a algunos dogmas porque, generalmente, estas realidades, como cada tradición tiene su propia descripción de la Realidad, no son fácilmente impugnables.

 

El enfoque de abajo hacia arriba comienza desde las observaciones y trata de reconstruir los modelos subyacentes. Está fuertemente orientado por los instrumentos de observación y por el hecho de que no hay principios guiadores, excepto la lógica y consistencia matemáticas. Al mismo tiempo, da completa libertad al buscador para interpretar los datos y los modelos. Puede también conducir a ciertos dogmas como el materialismo reduccionista cuando la Ciencia trata de especular en el esquema general del hombre y el universo.

 

Ambos enfoques pueden llevarnos a algunas vislumbres de comprensión, pero ninguna de ellas son auto-suficientes, al menos en el presente estado de nuestro mundo en su ciclo de evolución. Y debido a que la Realidad es UNA, debe haber un punto donde estos dos se cruzan y donde debe ser posible trazar una línea, o crear un puente, entre los dos.

 

3)           Finalmente, el lenguaje siempre es una barrera a superar, ya sea aprendiendo el lenguaje del otro, o usando un lenguaje común. La Ciencia usa las matemáticas que tiene la ventaja de obedecer a la estricta lógica. Tiene el inconveniente, especialmente con la ciencia moderna, de ser casi inalcanzable para mucha gente. Las Tradiciones usan un lenguaje muy alegórico y velado, y algunas de ellas han desaparecido completamente de la superficie de la tierra. Los libros sagrados han sido replicados y modificados tantas veces, incluyendo intencionalmente, que es muy difícil capturar y comprender las enseñanzas esenciales.

 

La Teosofía está usando el lenguaje de las Tradiciones del mundo, citando muchos libros sagrados, y descifrando o restaurando algunos de ellos. Pero, aún para los teósofos, requiere mucho estudio y práctica obtener una clara representación de los fundamentos de la vida.

 

Entonces la tarea requiere una mente imparcial, agudas capacidades intelectuales, una metodología, y un lenguaje que pueda preparar el camino para una comprensión común. Volviendo a la pregunta, “¿Qué podemos hacer?,” quizás deseemos dar una mirada a lo que hemos hecho en el pasado y lo que estamos haciendo actualmente como teósofos.

 

¿Qué hemos hecho en el pasado?

Muchas cosas. Todo comienza en 1925 como un proyecto teosófico lanzado por la Sede Internacional de la Sociedad Teosófica. Annie Besant, entonces Presidente de la Sociedad Teosófica, junto con George S. Arundale, decidieron iniciar una  Universidad Teosófica Mundial. El objetivo era “una necesidad vital de introducir inspiración y comprensión teosóficas en cada rama de estudio e investigación del hombre”. Pioneros de esta Universidad fueron personas como el Dr. J. H. Cousins en Adyar y el Prof. J. E. Marcault en Londres. Posteriormente, la obra educacional fue delegada a los Centros de Investigación Teosófica (TRC) dentro de la ST. Esto desencadenó la organización de centros nacionales de investigación teosófica.

 

Uno de los más antiguos es posiblemente el Centro de Investigación Teosófica de Londres (TRC), iniciado en 1934, y activo bajo este nombre hasta 1982. Sus objetivos estaban de acuerdo con los objetivos iniciales de la Universidad Teosófica Mundial.

 

1.            Asegurar que la Sociedad Teosófica reciba todo el beneficio de cada avance en la ciencia, medicina, arte, educación y otros campos de conocimiento.

 

2.            Influenciar al mundo del pensamiento por la aplicación de los principios teosóficos.

 

Las formas de alcanzar estas metas estaban muy enfocadas en la construcción de puentes entre la Ciencia y la Tradición Teosófica. La metodología del Grupo Científico del Centro de Investigación Teosófica era:

 

·         reinterpretar en términos modernos las enseñanzas ocultas como se han dado  en La Doctrina Secreta  y otros libros.

·         procurar correlacionar las enseñanzas ocultas con la ciencia moderna,

·         desarrollar exposiciones más populares de las ideas teosóficas en el lenguaje actual para atraer a la gente de mentalidad científica.

 

TCR en Londres fue muy productivo y publicó muchas transacciones y libros sobre variados temas como Arqueología, Medicina, Psicología, Física, Cosmología, etc.

 

Se publicó una Revista del Grupo Científico, que comenzó el año 1957, como el órgano oficial del Grupo. Incluyó artículos de otros Centros de Investigación Teosóficos Nacionales, como TSA, Holanda, Australia, etc.

 

Muchas otras Secciones nacionales desarrollaron tales Centros de Investigación y publicaron boletines como Teocientífico, Ciencia Holística y Valores Humanos, Periódico del Centro de Investigación Científica, Transacciones del Centro de Investigación Científica en el Reino Unido, Boletín del Grupo Ciencia-Teosofía, etc.

 

De modo que tenemos un legado de investigadores y trabajos de investigación. El impulso creado en el lanzamiento del proyecto, en la década de 1930, generó dinamismo y una gran motivación interna en las comunidades teosóficas para adquirir conocimiento científico y estudiar y detectar puentes potenciales con la Tradición Sabiduría.

 

También tenemos destacadas contribuciones individuales hechas por algunos de nuestros líderes pasados y por otros teósofos y afiliados. La más conocida es Química Oculta, cuyas primeras vislumbres aparecieron en la revista Lucifer en 1895.  La primera edición fue impresa en 1909, seguida por una segunda edición en 1919, y una tercera fue publicada en la presidencia de C. Jinarajadasa en 1950.

 

Es quizás la primera vez que se hicieron investigaciones científicas usando la Tradición Sabiduría como base teórica y la percepción extrasensorial como una herramienta. Provocó mucho interés y nuevos trabajos, buscando una relación con muchos descubrimientos de la ciencia moderna, hasta ahora.

 

Algunos de los colaboradores

A. Tanon –Teosofía y Ciencia (1948)

James S. Perkins – Geometría del Espacio y la Consciencia (1964)

I.K.Taimni – Ciencia y Ocultismo (1974)

E. Lester Smith – Química Oculta Re-Evaluada (1982)

Ravi Ravindra – Ciencia y lo Sagrado (2000)

Edi. D. Bilimoria – La Serpiente y la Cuerda (2006)

Stephen M. Phillips (Un autor muy prolífico) –

° Percepción Extra-sensorial de los Quarks (1980)

° Anima, Visión remota de las Partículas Subatómicas (1996)

° ESP de los Quarks y Supercuerdas (1999)

° La Conexión Matemática entre Religión y Ciencia (2009)

 

La última publicación merece nuestra atención, como una de las mejores y más actuales síntesis de avanzada en la Física y otras ciencias, bajo la luz de la Tradición Sabiduría. La mayor parte de los descubrimientos científicos recientes están revisados y presentados: Supercuerdas, Membranas y Teoría-M, Super-simetría, Super-gravedad, ESP, codificación del ADN, etc.

 

¿Qué estamos haciendo hoy?

En un tiempo en el que la Ciencia mundana está disparándose en términos de avances en los descubrimientos y adquisición de conocimiento en el plano físico, los Centros Teosóficos de Investigación parecen haber perdido algunos de sus impulsos iniciales. Muchos han detenido sus actividades, aún en países grandes y altamente desarrollados como los EE.UU., y las células activas que quedan son apenas conocidas fuera de las comunidades teosóficas. Pocos están conectados con los grupos científicos, y, entre los teósofos, el seguimiento y comprensión de los descubrimientos y modelos científicos son escasos.

 

Esto no significa que hemos perdido el paso en la adquisición del conocimiento científico, porque muchos teósofos individuales están activos en sus campos científicos. Significa que, como un grupo internacional, no estamos usando la sinergia potencial que grupos organizados pueden entregar. Entre nuestra comunidad teosófica internacional, probablemente tenemos “campeones” en muchas disciplinas científicas que podrían crear grupos de estudio sobre temas específicos, usando una metodología común. Aumentaría la comprensión del aspecto científico de la Tradición Sabiduría, y luego permitiría el diálogo con la comunidad científica.

 

Dentro de la comunidad científica, puede ser útil observar que existe el comienzo de un movimiento estimulante para escapar de los dogmas puramente materialistas. Incluso si representa un porcentaje muy bajo de los científicos de la corriente principal, es una señal de apertura más amplia hacia una comprensión de la Naturaleza.

 

Un ejemplo reciente, en 2014, es el de un grupo de científicos <opensciences,org>, que incluye a Mario Beauregard, Rupert Sheldrake, Charles Tart, y otros, quienes crearon un movimiento dirigido a abrir el panorama de la Ciencia. Su propósito es considerar el impacto de la ideología materialista en la ciencia y el surgimiento de un paradigma post-materialista para la ciencia, espiritualidad y sociedad. Su explicación define claramente su filosofía.

 

* La mente representa un aspecto de la realidad tan primordial como el mundo físico. La mente es fundamental en el universo, es decir, no puede obtenerse de la materia y reducirse a algo más básico.

 

* Las mentes aparentemente son ilimitadas y pueden unirse en formas que sugieren Una Mente unitaria que incluye todo.

 

Otro ejemplo es el Instituto de Ciencias Noéticas <noetic.org> que patrocina los experimentos ESP usando métodos científicos. Entre sus recientes logros está el informe de la demostración científica de la existencia de la precognición y telepatía: “Los resultados de los experimentos indican que la probabilidad de que exista la telepatía es tan cercana de comprobar como la ciencia contemporánea puede establecer.”

 

Otro es <ivscience,org> el Instituto para la Ciencia de las Empresas, cuyo objetivo es “incubar y nutrir la ciencia de las empresas para fomentar la clase de innovación científica que muestre potencial para conducir a descubrimientos  científicos o incluso a una revolución científica.”

 

El mundo científico está empezando a abrirse. Es una oportunidad para la construcción de puentes. Hay una fuerte necesidad de que los teósofos vuelvan a recobrar el interés y adquisición de conocimiento en la Ciencia. Para esta necesidad se lanzó una nueva iniciativa el pasado invierno durante la 142ª. Convención Teosófica Internacional en 2018, en Adyar. Sabiendo que hay una cantidad asombrosa de investigaciones que son publicadas cada semana desde todas partes del mundo en las variadas disciplinas académicas, se propuso un proyecto, que aspira a reunir trabajos de investigación, artículos, conferencias, libros, etc., que son relevantes para la Teosofía, para analizarlos, resumirlos y publicarlos en Internet en tiempo real. Una publicación trimestral hizo su primera emisión el 1 de abril de 2018. Esto dará a las comunidades teosóficas acceso a un conocimiento de base de datos, y podría incentivar nuevos intereses y enfoques hacia la ciencia moderna como uno de los pilares de las Enseñanzas Teosóficas.

 

 

Anterior
Página 7
Siguiente

 


 

 
 
www.000webhost.com