Volver al Índice de Revistas
El Teósofo - Órgano Oficial del Presidente Internacional de la Sociedad Teosófica
Vol. 139 - Número 10 -  Julio  2018  (en Castellano)

 
Anterior
Página 9
Siguiente

 

El primer paso en el Sendero

 

K. DINAKARAN

Secretario de la Federación Teosófica de Kerala. Charla dada durante el Congreso del Sur de India en Adyar, el 31 de marzo de 2018.


J. Krishnamurti dijo: "El primer paso es el último paso." Giordano Bruno expresó: "Si el primer botón del abrigo está mal abrochado, todo lo demás estará torcido." En cada viaje, es el primer paso el que realmente importa. Es cierto que los viajes largos comienzan con el primer pequeño paso que damos desde donde nos encontramos. En A los pies del Maestro, al describir las cualidades de un discípulo, se advierte que estas cualidades deben practicarse no solo al comienzo del Sendero, sino también cada día, en cada paso, hasta el final. Por lo tanto, aquellos que huellan el sendero, deben tomar nota de que las cualidades que aprendemos en nuestro estudio intelectual deben ser puestas en práctica. El Sendero no está divorciado de nuestra vida cotidiana; los desafíos que tenemos que enfrentar en la vida diaria son la prueba real. Es fácil afirmar que hemos adquirido cualidades como el discernimiento, la falta de deseo, etc., pero necesitamos saber que todos los días estas son probadas en nuestra vida. En La Voz del Silencio se afirma: "No puedes transitar el Sendero antes de que te hayas convertido en el Sendero mismo." Cuando Krishnaji hizo su afirmación histórica, "La verdad es una tierra sin caminos," puede haber querido decir que uno se convierte en el Camino en sí mismo.

Todas las grandes religiones proclaman la existencia de un Sendero: el Vía Crucis, ashtanga-yoga, el Sendero Óctuple, y demás, que deben hollarse con gran cuidado, porque hay muchas posibilidades de distracciones de diferentes tipos. En resumen, es caminar sobre el filo de una navaja. En La Doctrina Secreta, H. P. Blavatsky (HPB) menciona: "entre el Alfa y el Omega existe un agotador 'Camino'. . . ", Y ella cita el poema Cuesta arriba de Christina Rosetti: “… ¿sube hacia arriba todo el camino? Sí, hasta el final.” La peregrinación a la cima de los santuarios es una forma de dramatizar este viaje de uno mismo hacia Uno mismo. En lugar de dar vueltas y vueltas alrededor de la montaña por una espiral en constante ascenso, uno puede subir directamente la ladera de la montaña sin importar el acantilado, el precipicio y el abismo, expresado en forma poética. En el Bhagavad Gita, IV:11, Krishna dice: "De cualquier modo que los hombres se acerquen a mí, les doy la bienvenida, pues es mío, ¡oh Partha! el sendero que por doquier toman los hombres.”

Tenemos conocimiento teórico de estos hechos, y también deberíamos tener un sentido claro de dirección en este asunto, un coraje intrépido para enfrentar estos desafíos en cada paso. El mero estudio teórico de las escrituras o cualquier otro texto llamado espiritual nos llevará a la oscura jungla de la ignorancia, como lo señala Sri Sankarâ en Vivekachudâmani.

¿Todos huellan el camino? Por supuesto, a sabiendas o sin saberlo, todos están avanzando. Todos están evolucionando. Pero los individuos que huellan el Sendero con voluntad determinada son muy pocos. Aquellos que luchan por acelerar su viaje son todavía menos. El Señor Krishna en el Bhagavad Gita dijo: “Entre millares de hombres quizás uno busca la perfección. Y entre millares de estos que buscan la perfección, quizás uno me conoce en verdad." (VII.3). Este esfuerzo por la "perfección" es el objetivo final en este viaje. Cristo proclamó: "Sed, pues, vosotros perfectos, como vuestro Padre que está en los cielos es perfecto" (Mateo 5:48).

La Dra. Annie Besant expresó: "El primero de todos los pasos, absolutamente necesario, sin el cual ningún avance es posible, por el cual el logro siempre está al alcance de la realización, se puede resumir en cuatro breves palabras: el Servicio del Hombre." HPB dijo:" Vivir para beneficiar a la humanidad es el primer paso. Practicar las seis virtudes gloriosas es el segundo." Sin duda, las seis gloriosas virtudes que se pueden resumir como perfecta caridad, moralidad, verdad, energía, bondad y sabiduría, son muy importantes para cada uno de nosotros. Pero HPB, que era una gran amante de la humanidad, consideró que lo más importante en la vida humana era tener compasión por nuestros semejantes, sin ninguna reserva.

En su discurso histórico en el Congreso Mundial de Religiones en Chicago, el 17 de septiembre de 1893, el tema de la Dr. Besant fue "El deber supremo". Cada uno de nosotros puede servir de muchas maneras. La forma de ganarse la vida, el pensamiento y la acción correctos producirán resultados positivos. Servicio realmente significa servicio en los planos físico y mental, lo que elevará a la degradante humanidad que corre hacia los placeres de los sentidos, las posesiones materiales y las posiciones. La última parte de su discurso está dirigida especialmente a los estadounidenses. Ella dijo: "Ustedes, hombres y mujeres de Norteamérica, creadores del futuro, ¿no se elevarán a las posibilidades divinas que cada uno de ustedes ha escondido en su propio corazón? ¿Por qué ir solo a la parte inferior cuando las estrellas están sobre ustedes?... Vuestro es el futuro, porque lo están haciendo hoy." ¡Cuán proféticas son sus palabras!

Cada acción desinteresada y altruista es un paso hacia el Sendero. Los gobernantes, maestros, comerciantes, doctores y sirvientes son igualmente importantes: cada ladrillo es igualmente importante en la construcción del castillo de la humanidad.

En La Clave de la Teosofía, cuando se refería a Buda y a Jesucristo, HPB comentó que estaban predicando el tipo más elevado de auto sacrificio hasta el amargo final. Buda dijo: "¡No dejaré que nadie grite, a quien pueda salvar!" Cristo dijo: "Vengan a mí todos los que están fatigados y cargados, y les daré descanso." Sin embargo, el mundo los consideraba irreligiosos y revolucionarios. Buda, que abordó los problemas básicos de la humanidad como el dolor y la muerte, fue considerado infiel y ateo durante su vida por los fundamentalistas religiosos. Tampoco fue diferente con Krishnamurti quien, como Buda, dijo que el dolor puede cesar. En La Voz del Silencio se dice: "Sábelo, oh Naljor, tú del Sendero Secreto: sus aguas frescas y dulces deben usarse para endulzar las olas amargas del océano, ese poderoso mar de dolor formado por las lágrimas de los hombres" (III.290).

La palabra "servicio" tiene diferentes significados para cada individuo. Desde el punto de vista espiritual, no es más que nishkâma-karma, acción sin ningún deseo por el fruto de la misma. Aquellos en el mundo que desean los resultados de su trabajo se desilusionan, por muy noble que este sea. Esto se debe a que el deseo de resultados ata. El deseo de liberación, salvación, logro del cielo, etc., no es más que egoísmo glorificado. Las religiones fundamentales ofrecen a sus seguidores una morada permanente en el cielo. Maestros como Sri Sankara y el Buda destruyeron este tipo de ideas. Se dice que el Sufi Saint Rabia estaba una vez caminando en la calle con una antorcha encendida en una mano y una jarra de agua en la otra. Cuando se le preguntó, dijo: "Voy a prenderle fuego al cielo y derramar agua sobre el fuego del infierno". En nuestros días, la sola idea del cielo y del infierno es la fuerza motriz de los terroristas en todo el mundo. Los hombres están listos para cometer cualquier crimen en nombre de dios, la religión y las recompensas de tales creencias. El servicio real no es el resultado de ninguna expectativa aquí o en el futuro.

La Dra. Besant en una de sus conferencias, menciona que un ateo que trabaja por el bienestar de la sociedad sin ningún motivo egoísta también está hollando el Sendero sin saberlo. El ejemplo que cita es Charles Bradlaugh, que era ateo y fundador de la National Secular Society en Inglaterra con quien ella trabajó antes de unirse a la Sociedad Teosófica (ST).

Uno de los hechos más profundos manifestados por la ST desde su inicio es la existencia de grandes iniciados que han ido más allá de la existencia humana normal, quienes apelan a nuestro corazón, al principio espiritual dentro de nosotros. Ellos han vencido a la vida y a la muerte y son los Maestros de la Sabiduría, jeevanmuktas, como se describe en grandes textos religiosos como el Vivekachudâmani.

.¿Cuáles son las cualidades que debemos tener antes de estar en presencia de los Grandes? Luz en el Sendero dice: "Antes que la voz pueda hablar en presencia de los Maestros, debe haber perdido el poder de herir. Antes de que el alma pueda pararse en presencia de los Maestros, sus pies deben lavarse en la sangre del corazón." Esto exige un amor incondicional hacia todo ser vivo.

En La Escala de Oro, dictada por el Maestro de H. P. Blavatsky, el primer paso se describe como "una vida limpia": la limpieza de nuestros cuerpos físico, mental y emocional. Todos nosotros tenemos una sensación de limpieza con respecto a nuestro cuerpo físico, pero en este camino se espera algo más. Una triple pureza: mente, palabra y acción.

En los Yoga-Sutras de Patanjali, las primeras dos líneas de ashtanga-yoga son yama y niyama, y ​​ahimsa es el primer paso; es evitar daño a cualquier ser vivo con nuestra mente, palabra o acción. Jesucristo proclama en sus Bienaventuranzas, durante el Sermón de la Montaña: "Bienaventurados los de corazón limpio, porque ellos verán al Señor." Aquí la condición es ser puros de corazón, libres de egoísmo y egocentrismo.

.En el Bhagavad Gita (XVI.1), el Señor Krishna menciona las cualidades divinas: "intrepidez, vida limpia, firmeza en el yoga de la sabiduría," y demás. La primera cualidad que se menciona aquí es la valentía. ¿Cuál es la causa del miedo? La causa raíz del miedo no es más que la separación: "la gran herejía". Mientras haya división habrá conflicto y miedo.

Hay cuatro realidades que existen en este Universo, ya sea que estemos conscientes o no: la reencarnación, el karma, el sendero y los Maestros de la Sabiduría. La Teosofía proclama que los Maestros de la Sabiduría toman como discípulos a las personas que se lo merecen. Existen solo para guiar a la humanidad en una etapa infantil, sin esperar elogio o recompensa, al igual que la temporada de primavera que nos nutre a cada uno de nosotros. La única condición es trabajar desinteresadamente por el bien y el bienestar del mundo.

El "Sendero" de la "tierra sin sendero" de la Verdad necesita ser hollado con gran cuidado y discreción, recordando las palabras de Krishna en el Bhagavadgitâ (XVIII, 63): "… habiendo reflexionado sobre ello completamente, entonces actúa como te parezca.”

Hay pautas en la teosofía. Una de esas pautas es que nosotros no deberíamos hacernos dependientes, adquirir muletas. ¿No está claro? No te aferres a un maestro y esperes que él te regenere. No dependas de ninguna escritura. Si echamos la responsabilidad fuera, no habrá regeneración. La prueba de un verdadero maestro es que no hacen dependientes a las personas. El Buda dijo: "No creas nada porque lo digo yo; descúbrelo por ti mismo. Sé una lámpara para ti mismo." ¿No es esa una clara guía?                                                                                                                                       Radha Burnier  -                                                                                                                                                                                            

 

Anterior
Página 9
Siguiente

 


 

 
 
www.000webhost.com