Volver al Índice de Revistas
El Teósofo - Órgano Oficial del Presidente Internacional de la Sociedad Teosófica
Vol. 139 - Número 10 -  Julio  2018  (en Castellano)

 
Anterior
Página 8
Siguiente

 

Reflexiones místicas con I. K. Taimni

RAMKUMAR SINGH

Miembro vitalicio de la Sociedad Teosófica desde 1962.

Secretario del Centro de Estudios del Condado de Miami en Florida, EEUU.

 

 

 

Todos hemos tenido algunos momentos en nuestra vida que son verdaderamente entrañables. Estos se pueden contar con los dedos de una mano y nunca se volverán a repetir en nuestra vida. Se vuelven memorables si están en la naturaleza de las reflexiones de un místico. Yo tuve una experiencia así en mi vida, y fue con el Dr. Iqbal Kishen Taimni. Aunque fue de naturaleza personal, siento la necesidad de compartirla con ustedes con la esperanza de que tal vez, también les ayude a ustedes. A veces me pregunto si fue real o sólo fantasía mía, porque fue muy poderosa y asombrosamente rica en su contenido. Dado que la he conservado en forma de breves anotaciones en mi libreta de datos valiosos, registrada muy poco después de los encuentros, tengo que pensar que fue real.

Hace cuarenta y tres años tuve la feliz oportunidad, única en la vida, de sentarme en sentido figurado a los pies de este yogui místico, y tener un diálogo cara a cara (aunque de hecho debería decir monólogo), que se convirtió en un faro para orientar mi vida a partir de entonces, ya que yo tenía tan sólo 35 años. Hubo cuatro encuentros, cada uno de una hora y media de duración, que tuvieron lugar entre enero de 1975 y abril de 1976 en Lucknow, India, donde él vivió después de su retiro, con su hija y su yerno.

Conocí al yerno del Dr. Taimni en 1963, pues trabajábamos juntos en los Ferrocarriles de Varanasi, donde yo vivía en la sede de la Sección India de la Sociedad Teosófica (ST). Lo volví a encontrar en 1975, cuando fue destinado a Lucknow, y a través de él solicité autorización para conocer al Dr. Taimni. Inmediatamente me lo concedieron por teléfono. Yo vivía en Kanpur, a 50 kilómetros de distancia.

En mi primera visita, mientras caminaba para encontrarme con él cuando faltaba media hora para llegar, me preparé para estar lo más tranquilo posible. Luego llamé a su puerta, que abrió el propio Dr. Taimni. Me incliné para tocarle los pies, pero me detuvo a medio camino y me abrazó. Nos sentamos en un sofá de tal manera que él estaba a mi izquierda y yo estaba a su derecha en otro sofá, que es la manera correcta de sentarse para recibir enseñanzas, según la tradición espiritual.

Es posible que en la actualidad los miembros más jóvenes de la ST no le conozcan, así que permítanme hacer una breve introducción acerca de él. El Dr. Taimni nació en Lucknow el 16 de julio de 1898 en una familia Brahmán de Cachemira, y se hizo miembro de la Sociedad Teosófica (FTS, por sus siglas en inglés) a la edad de 21 años, el 12 de junio de 1919. Obtuvo su doctorado en Química Inorgánica en 1928 en la Universidad de Londres, y fue catedrático en la Universidad de Allahabad durante toda su vida profesional. Conocí a algunos de sus alumnos que posteriormente se hicieron miembros de la ST, siendo uno de ellos nuestro ex vicepresidente internacional, Mahendra P. Singhal. El Dr. Taimni escribió once libros, todos son excepcionales y están escritos en forma muy erudita. Todos han sido publicados por la editorial Theosophical Publishing House, Adyar, y están actualmente impresos.

Fue el responsable de la Escuela Esotérica desde 1973 hasta su muerte el 7 de mayo de 1978, a la edad de ochenta años. Recuerden por favor, que Allahabad es la ciudad donde vivió A. P. Sinnett y donde comenzó su correspondencia con los Mahatmas en 1880. El edificio actual de la Rama Annanda es un legado del Dr. Taimni, junto con su magnífica biblioteca, que visité en 1972. Él era bajo, delgado, no debía pesar más allá de 50 kilos, siempre afeitado, alegre y sonriente, con ojos profundos, que casi parecían cerrarse cuando se reía, como Dora Kuntz (décima Presidente de la Sección norteamericana de la ST, durante doce años), si es que la han visto alguna vez. En su presencia se percibía un aroma especial de santidad, nadie podía dejar de notarlo. Tenía dos hijas: Padma, que lo cuidó después de retirarse, y Ranjana, que vive en Estados Unidos. La Teosofía fue su pasión de toda la vida después de su trabajo como catedrático.

Los párrafos citados a continuación contienen las palabras del Dr. Taimni, tal como las compartió conmigo. Permítaseme comenzar compartiendo con ustedes los recuerdos de mis dos primeros encuentros.

Comenzó alabando a los dos fundadores: el Coronel H. S. Olcott (HSO) y la Sra. H. P. Blavatsky (HPB):

Siguen siendo la referencia para medir todas las cosas en la ST, estableciendo una especie de punto de referencia para las generaciones futuras. En 1888, cuando se escribió La Doctrina Secreta (DS), tres cuartas partes de los esfuerzos de HPB estaban dirigidos a desviar la marea del materialismo hacia el espiritualismo; y sólo la cuarta parte restante era la parte de la enseñanza a la que ahora llamamos Teosofía. Aún queda mucho por hacer, incluso ahora, para llenar ese vacío.

 

Es necesario que haya prácticas eficaces, uniformes, no sectarias y aceptables y, para esto, existe principalmente la ST. Todo aquello de lo que disponemos actualmente no funciona. La Sra. Annie Besant fue una buena mezcla de los dos fundadores, la sabiduría de HPB y la capacidad administrativa de HSO. Ella solía crear Ramas en sus largos viajes. Ese dinamismo de la ST no pudo mantenerse en años posteriores. Esto está resultando en una situación en la que la gente incluso está olvidando nuestra existencia.

 

Hay cientos de organizaciones internacionales que se califican a sí mismas de defensoras de la paz y la fraternidad mundial. Algunos realmente están haciendo un gran trabajo, pero pueden tener una intención oculta. Ninguno se destaca como la ST. Tal vez no podamos emular a la Sra. Annie Besant en estos días, pero quizás una docena de personas que trabajen juntas, que lo den todo, que no limiten solamente sus reuniones a los Miembros de la Sociedad Teosófica (MST), sino a sectores mucho más amplios de la gente, podrían cambiar la situación de forma positiva.

La población mundial ha aumentado mucho, pero los lugares se han vuelto más cercanos en cuanto al "tiempo de llegada" gracias a medios de transporte mucho más rápidos. Lo que Marco Polo recorrió en toda una vida, uno puede visitarlo en pocos días.

 

A menos que reflexionemos de forma drástica respecto a la necesidad del hombre actual, ¿cómo vamos a proporcionar una alternativa viable? Será muy difícil servir incluso a aquellos que nos conocen. Tenemos que tener mucho cuidado en no quitar a una persona lo que ya tiene, sino también decirle con qué reemplazarlo. No debemos tirar al bebé junto con el agua de la bañera. Los libros de la ST necesitan más visibilidad para que las masas educadas los vean, por ejemplo, para comenzar, se debe tener en cuenta la disponibilidad de libros de la ST en cincuenta de las principales librerías de estaciones ferroviarias de India, en librerías del tipo A. H. Wheeler y en cincuenta de las principales tiendas de libros y de periódicos de los principales aeropuertos internacionales, y luego, debe trazarse el mapa de los resultados con carácter experimental durante un periodo de dos años, y tomar las acciones necesarias para lograr ese objetivo. Podemos intentarlo primero con una docena de libros de la TPH [Theosophical Publishing House], no con cincuenta, y podemos incluir en cada libro una breve lista con otros libros seleccionados. Puede funcionar, pero necesitará inversiones.

 

¿Sabemos que hasta la muerte de HPB sólo existían ocho libros? En la actualidad, todos están publicados:

1.  1875, Gente del Otro Mundo, HSO

2.  1877, Isis sin Velo, HPB (2 vols)

3.  1881, Mundo Oculto, A. P. Sinnett

4.  1883, Budismo Esotérico, A. P. Sinnett

5.  1885, Luz en el Sendero, Mabel Collins

6.  1888, La Doctrina Secreta, HPB (2 vols)

7.  1889, La Clave de la Teosofía, HPB

8.  1889, La Voz del Silencio, HPB

 

Un noveno libro en 1892, El Glosario Teosófico, escrito por HPB, fue publicado después de su muerte por G. R. S. Mead. La influencia de estos libros fue enorme y solían venderse y revenderse en librerías de segunda mano. CWL [C. W. Leadbeater] compró uno de ellos por unos pocos chelines y cambió el rumbo de su vida. Ahora tenemos libros de la ST al alcance de la mano.

 

"La Teosofía no es para todos." Este enfoque no funciona actualmente. Por supuesto que es para todos; de lo contrario, H. S. O. hace más de un siglo no se hubiera desplazado a lugares remotos en carretas de caballos o de bueyes. Hemos olvidado expandirnos a las bases. Necesitamos ampliar nuestras alas. ¿Quién puede decidir quién está preparado para ello y quién no?

¿Ha observado las bibliotecas de nuestras Ramas, especialmente en India? Están llenas de moho, no se incorporan libros nuevos y nadie los pide prestados. Los miembros no pasan tiempo juntos antes o después de las reuniones, la mayoría de nosotros no tenemos ni idea acerca de cómo es la familia de nuestros miembros. Los miembros no pasan tiempo juntos antes o después de las reuniones, la mayoría de nosotros no tenemos ni idea de cómo es la familia de los otros miembros y olvidamos sus nombres. Esta actitud descuidada provoca una tendencia creciente en el número de bajas entre nuestros miembros.

En los primeros tiempos, la Sra. Besant y Mahatma Gandhi solían alojarse principalmente en las casas de los miembros en sus viajes y anotaban en su diario los nombres de los miembros de la familia, llamándoles de nuevo por su nombre en el siguiente viaje. Eso ayudaba a forjar un vínculo entre ellos.

Esto me sorprendió:

Los miembros asisten a las convenciones anuales de Adyar año tras año. Ahora simplemente observe si se ha manifestado algún cambio apreciable en el estilo de vida de cada uno. Escuchamos y hablamos, pero incorporamos muy poco dentro de nosotros. Por lo que se convierte en algo así como visitar una ciudad o ir a un festival. Necesitamos reflexionar para ver si nos hemos impregnado de alguna chispa de sabiduría y si hemos enriquecido nuestra vida de algún modo o no.

Por aquellos días estaba terminando su undécimo y último libro, La Realidad y Realización Última-Shiva Sutra- (The Ultimate Reality and Realization - Shiva Sutras), y mencionó que sus libros tienen cierto esquema si se leen siguiendo el orden de publicación. Estaba agradecido a Jaideva Singh por haberlo introducido en las últimas gemas en sánscrito sobre la auto-realización. Su Ciencia de la Yoga fue como un manjar delicioso servido en una costosa porcelana, y sin duda la más popular de sus obras:

Tenemos que ser precavidos para no caer en la trampa del "papel de autoridad" que tiene el autor. Uno puede ser un autor famoso que conoce bien un tema, pero no necesariamente ser una autoridad per se. Las generaciones futuras producirán mejores autoridades que nosotros. Muchos de los primeros libros de la ST necesitan ser revisados en detalle o descontinuados. Incluso HPB en la DS estaba al día con la ciencia de la época. Muchas cosas han avanzado mucho más ahora y las futuras ediciones deberán actualizarse.

No tengo idea de lo que él estaba pensando cuando dijo eso, ya que mi propio conocimiento de la Teosofía era muy básico, pero probablemente la TPH o el actual Presidente pueden tener alguna idea sobre este asunto. Al mirar retrospectivamente, mis notas de hace décadas tienen mucho más sentido, ya que ninguno de los mayores telescopios existían durante los días de HPB. El tema de la naturaleza de los desplazamientos de la luz se ha resuelto (onda-partícula) y la materia etérica, la energía oscura, la materia oscura, la partícula de Dios (bosón de Higgs) y el CERN (Organización Europea de Investigaciones Nucleares) han hecho su trabajo más apetecible para los lectores del siglo veintiuno. Estoy de acuerdo en que hay sitio para la revisión.

Me dio una copia mecanografiada de un artículo que apareció en el periodico The Sunday Standard del 24 de agosto de 1975 por Bhikshu Chamanlal, "Mercaderes de yoga en el extranjero". Aún lo tengo en mi poder. Trata de cómo se explota y se hace dinero con un pequeño conocimiento de yoga en el extranjero. Eso le entristecía, y decía que había que protegerse de los falsos gurús, especialmente de los que venden yoga por dinero; refrenar el deseo de obtener poderes psíquicos hasta que uno esté preparado para manejarlos y tener un carácter íntegro:

Todos los miembros de la ST deben practicar yama-s y niyama-s en la vida diaria. No hay atajos para los grandes viajes. Cuando nuestro carácter sea tan impecable como lo fue el de la Sra. Annie Besant y el de Mahatma Gandhi, el mundo nos mirará y las masas se conmoverán ante cualquier leve insinuación.

Sobre la meditación, dijo:

No se trata sólo de piedad, ni siquiera de observar prácticas ceremoniales de algún tipo. Tampoco se le debe confundir con sentarse 20-30 minutos por la mañana y musitar algunos mantras escogidos, sloka-s, o citas de un libro sagrado. Es silenciando el parloteo de la mente en un entorno de soledad, durante un largo período con una alimentación y una actividad controlada que puede alcanzarse un destello de ella.

Comprendí finalmente lo que quería decir, cuando asistí a un retiro de Vipassana en India en total silencio durante diez días y pude saborearlo. Él dijo más adelante:

El yoga no es como los estudios de medicina de cuatro o cinco años que lo convierten a uno en médico. No hay ningún curso para hacerse yogui tras un determinado número de años de entrenamiento. Es algo muy personal. Imagínese una bombilla de 1.000 vatios cubierta por diez gruesas mantas, que no da ninguna luz, pero comience a retirar una manta tras otra, comenzará a aparecer una luz tenue que se volverá cada vez más intensa y, cuando finalmente se retire la décima manta, la luz será enceguecedora. ¿Podemos decir cuánto tiempo llevará quitar esas capas, una tras otra? Será diferente en cada persona dependiendo de la intensidad del esfuerzo y del control de la tendencia a la dilación o postergación.

Para nadie la vida es navegar tranquilamente. Depende de lo bueno que sea el navegante. El Prof. S. Radhakrishnan citó en su libro Filosofía India el siguiente ejemplo: No hemos inventado las cartas ni hemos establecido las reglas del juego. Son simplemente lo que son. Se distribuyen a ciegas cincuenta y dos cartas entre cuatro jugadores, que luego no se pueden cambiar. Los jugadores no pueden elegir las cartas; el juego comienza; un mal jugador puede perder una partida con cartas buenas y un jugador extremadamente bueno puede ganar con cartas malas. Entonces lo importante es el jugador, no las cartas. Por tanto, tenemos que terminar con el juego de la culpa: si tuviera más dinero, si tuviera más títulos, si tuviera mejores padres o hijos o circunstancias, podría haber hecho "aquello.”     

 

En mi tercer encuentro con el Dr. Taimni, no pasamos mucho tiempo juntos, pero sigue siendo algo memorable que podemos compartir. John Coats, entonces Presidente Internacional, visitó Kanpur, donde tuvo la gentileza de cenar en mi casa, y luego tenía que ir a Lucknow en la siguiente etapa de su viaje, así que algunos de nosotros, miembros de la ST, le acompañamos en un taxi. Él también tenía previsto encontrarse con el Dr. Taimni en el trayecto. Llegamos a su casa alrededor del mediodía. Salió y fue un momento maravilloso verles a los dos abrazándose y riendo a carcajadas de felicidad. John Coats medía 1,93 metros de alto y tenía un cuerpo grande, y el Dr. Taimni medía 1,63 metros y era muy delgado. Quienes allí estuvimos presentes nos sentimos abrumados por el aura de amor que rodeaba ese espacio. Ninguno pudo decir una palabra hasta que el Dr. Taimni nos obsequió a todos con un abrazo, uno por uno.

Tengo en mis notas que, cuando estaba informando al Dr. Taimni que el presidente de la Rama local vendría para acompañar al Sr. Coats a otro lugar, él contestó desafiante, lo que nos hizo reír a todos, "No se preocupen. Su Presidente está en buenas manos y recibirá la mejor atención y comodidades posibles." Y nos fuimos.

Muchas sugerencias deslizaría en medio del camino: "Toma la vida tal como viene. Nadie es perfecto; todos estamos subiendo una larga escalera y nos encontramos en diferentes peldaños. Algunos están unos cuantos peldaños más arriba y otros unos cuantos más abajo. No considere nada como muy malo o como muy bueno, todo es relativo. Puede haber aún situaciones mejores o peores esperando, así que vaya paso a paso, haciendo lo que le corresponde, de la mejor manera posible.

No estará fuera de lugar aquí compartir una historia real que ocurrió hace un siglo: Una pareja escocesa con cinco hijos se había cansado de los bajos ingresos del padre por su trabajo de carpintero, y decidieron emigrar a Estados Unidos. Mientras ahorraban dinero para comprar los pasajes del barco, otro hijo se sumó a la familia. Esto retrasó el esperado viaje, y los emocionados niños culparon al nuevo hermano de su mala suerte. Al poco tiempo, el padre compró ocho pasajes y la familia ya estaba lista para zarpar. Poco antes de partir, el mismo niño contrajo viruela y perdieron el barco, porque no les permitieron viajar. Imagínense a los demás hermanos diciendo que el hermano enfermo tenía mala suerte y que había impedido un futuro de nuevas oportunidades a toda la familia, en una nueva tierra. Ese barco era el RMS Titanic, que se hundió durante su viaje inaugural, matando a dos tercios de los pasajeros que iban a bordo, el 15 de abril de 1912. Al escuchar esta noticia, toda la familia alabó al hermano recién llegado como un ángel que les salvó la vida. ¿Qué decir? ¿Tuvo suerte o mala suerte?

A continuación resumo nuestro cuarto encuentro, que en realidad se convirtió en el último, ya que poco después del encuentro dejé India para ir a trabajar al extranjero y él falleció; así que no nos volvimos a ver. Pero para entonces, ya se había establecido un vínculo con él. Con frecuencia me imaginaba haciéndole preguntas como si estuviese sentado con él y recibiendo las respuestas adecuadas. En la mañana temprano, en el día de nuestro último encuentro, en mi casa de Kanpur, vi de repente su rostro sonriente haciéndome señas como si quisiera que fuera a visitarlo. Me alegró mucho la idea y se la mencioné a mi esposa, que consintió con gusto en acompañarme. Cuando llegamos allí, abrió la puerta y se rió diciendo: "Así que, han venido." Supe claramente que me había enviado un pensamiento para que fuera a visitarle. Le informé sobre mi partida al extranjero, en aquellos días yo estaba mal financieramente, y él se alegró y comenzó a darme instrucciones, una tras otra, en lo personal, en lo profesional y en lo teosófico. Algunas de ellas eran de carácter muy personal, por lo que no las comparto. Pero hay algunas que se relacionan con él, y las compartiré, ya que ahora él se ha marchado.

Comenzó diciendo que su cuerpo estaba cada vez más débil y que no podía hacerle hacer lo que él quería que hiciera. Se estaba convirtiendo más bien en una prisión de la que uno quería escapar. Sentarse por períodos prolongados se hacía más difícil y las articulaciones se volvían rígidas. Dijo que ya no podía viajar solo para dirigir retiros, a los que se le invitaba con frecuencia. Se veía obligado a limitarse a enseñar a otros por medio de cartas, artículos y libros. Él dijo:

Tenga siempre en mente formas y medios de difundir las enseñanzas de la ST dondequiera que vaya. Desarrolle el hábito de leer libros nuevos para mantenerse al día y compartirlos con los demás.

Respondí diciendo que para difundir las enseñanzas, primero necesitaría adquirir yo mismo una buena base de conocimiento. Me interrumpió inmediatamente y me dijo:

Si debes esperar para compartir tu conocimiento con otros hasta que seas perfecto, entonces tendrás que esperar muchas vidas más, porque sólo un Adepto es perfecto, así que ninguno que se encuentre por debajo de un Adepto podría difundir las enseñanzas.

Me sorprendió su analogía y estuve de acuerdo en que nadie tenía que esperar hasta que tuviera un conocimiento total, sino que tenía que empezar con lo que tuviera. Él continuó: "Más vendrán detrás, y llenar el vacío es el trabajo de la naturaleza."

Sobre el concepto de Dios, explicó varios puntos de vista: su propio punto de vista, el punto de vista hindú, el punto de vista de HPB, y también el punto de vista de Albert Einstein, que fue el que más le gustó:

Mi religiosidad consiste en una humilde admiración ante el espíritu infinitamente superior que se revela a sí mismo en lo poco que comprendemos acerca del mundo cognoscible. Esa profunda convicción emocional de la presencia de un poder racional superior que se manifiesta en el universo incomprensible, constituye mi idea de Dios.

Resumió el estudio de la Teosofía de esta forma:

Uno necesita aprender a ir más allá de las palabras, captar el pensamiento del autor, leer entre líneas, hacer una pausa entre párrafos. Mirar por la ventana después de unas cuantas páginas, dándole tiempo a la mente para reflexionar.

La terminología teosófica inicial fue acuñada principalmente por el Sr. A. P. Sinnett en 1881-83 en sus dos libros basados en su comprensión de las enseñanzas de las cartas de los Mahatmas. Ya era demasiado tarde para corregirla posteriormente, incluso en La Doctrina Secreta. Así es que, hay que ser muy cuidadoso al usar una palabra por primera vez.

Nos sirvió una bandeja llena de bocadillos, dulces y té, y ese fue el final de nuestra breve relación, con la esperanza de volver a encontrarnos sin duda alguna vez en el futuro. Nos bendijo a los dos y dijo: "Lleven una vida recta, sirvan a los Maestros y estén seguros de que siempre tendrán ayuda cuando la necesiten. Confíen en las leyes del karma."

 

 

Los grandes Maestros de la Sabiduría Eterna y los libros que tratan del problema de la Auto-Realización han señalado una y otra vez que la Luz que puede guiar al buscador en su búsqueda de la Verdad sólo puede venir desde su interior.

                                                       I.K.Taimni

Renovación de sí mismo - A la luz de la Sabiduría Antigua

 

 

 

Anterior
Página 8
Siguiente

 


 

 
 
www.000webhost.com