Volver al Índice de Revistas
El Teósofo - Órgano Oficial del Presidente Internacional de la Sociedad Teosófica
Vol. 139 - Número 07 -  Abril 2018  (en Castellano)

 
Anterior
Página 10
Siguiente

 

El milagro del "agua"

 

PRADEEP TALWALKER

Antiguo miembro de la Rama Poona de la ST en India.

 

El segundo "Objetivo declarado" de la Sociedad Teosófica es "fomentar el estudio comparado de Religión, Filosofía y Ciencia." Tres líneas de investigación muy diferentes, cada una de las cuales nos lleva a la misma realidad.

Por ejemplo, veamos el agua según la ciencia. Todos sabemos que el hidrógeno y el oxígeno se combinan para formar agua (H2 O). Pero, ¿nos preguntamos alguna vez cómo los dos gases producen una sustancia que es líquida? (¡Se mantiene líquido incluso cuando se calienta a 100° Celsius!) La paradoja se distingue claramente de otros elementos del mismo grupo que el oxígeno: azufre, selenio y telurio. Todos son sólidos con masas atómicas mucho más altas; pero con el hidrógeno producen gases (sulfuro de hidrógeno, seleniuro de hidrogeno y telururo de hidrógeno).

El agua es especial. Es tan única entre todo lo que nos rodea que si la describiéramos sería difícil encontrar los adjetivos apropiados. Está tan increíblemente afinada en todos los aspectos que sólo una inteligencia superior podría haberla concebido. Todo está bien con el agua. Una mirada a sus aspectos fascinantes muestra cuán ingeniosamente la sustancia se posiciona en el Gran Diseño.

Todos sabemos que el hidrógeno es el más ligero de todos los gases, pero hay más. Tiene una característica única: el "enlace de hidrógeno". Cuando el hidrógeno reacciona con un elemento altamente "electronegativo" (como el oxígeno) produce moléculas polares: se atraen entre sí como imanes. Esta atracción es el enlace de hidrógeno. (La electronegatividad es el grado en que un elemento tiende a ganar electrones y formar iones negativos.) El resultado es que las moléculas de H2 O se agrupan para formar un líquido. En ausencia de este fenómeno especial el agua habría sido sólo un gas más, mucho más ligero que el aire. Habría llegado muy alto y escapado al espacio exterior. La Tierra habría sido un planeta seco desprovisto de vida visible, y un desierto por todas partes. Sin plantas, animales o humanos, sólo una extensión de arena y rocas.

Un examen más cercano a una molécula de agua revela más. Sabemos que tiene un átomo de oxígeno y dos de hidrógeno. El oxígeno tiene seis electrones en su órbita externa; de éstos, dos forman enlaces covalentes con el único electrón en cada átomo de hidrógeno. La molécula obtiene así cuatro pares de electrones en órbita externa. Como todos están cargados negativamente, se repelen unos a otros. Reaccionando a esta repulsión, los cuatro pares se disponen casi como vértices de un tetraedro. En esta posición son los que están más alejados el uno del otro y la repulsión se minimiza. Debido a la disposición tetraédrica, los átomos de hidrógeno se vinculan entre sí en un ángulo de 104,45° (no 180°), haciendo del agua una "molécula doblada". El oxígeno, al ser más electronegativo, atrae a los electrones en ambos átomos de hidrógeno. Esto crea una ligera carga positiva en cada átomo de hidrógeno y una carga negativa en cada uno de los dos pares de electrones libres (en puntos tetraédricos) en el átomo de oxígeno (ver figura).  Esto hace que la molécula sea polar. Un átomo de hidrógeno de una molécula, que lleva una carga positiva, se une con el átomo de oxígeno de una molécula adyacente donde hay una carga negativa. Con dos cargas positivas y dos negativas, cada molécula atrae a otras cuatro moléculas. De esta manera, todo el cuerpo de agua se entrelaza. Resultado: tenemos un líquido altamente versátil con fantásticas cualidades a nuestro servicio.

 

 

 

 

Todas estas cargas positivas y negativas son débiles; y los enlaces resultantes son débiles y de corta duración (duración media: 10 picosegundos); pero a medida que se rompen, se forman otros. Esto le da al agua la consistencia adecuada. Si los enlaces hubieran sido fuertes y duraderos, el agua sería demasiado viscosa, incluso sólida como el vidrio; no sería de ninguna utilidad para ningún ser vivo. La fuerza de los enlaces es la correcta para dar una sustancia única que es líquida en un amplio rango de temperaturas. El punto de congelación y el punto de ebullición también son los necesarios (definen respectivamente los 0°C y 100°C de la escala de temperatura Celsius). El agua es la única sustancia común que está presente en la tierra en los tres estados de la materia: sólido, líquido y gaseoso.

Pero las meras propiedades físicas y químicas no son cruciales; la disponibilidad fácil y abundante de agua es un factor muy importante. Hace del agua la base de la vida en la tierra. (De lo contrario solo habría sido una maravilla de laboratorio, sin nadie para empezar un laboratorio!) En definitiva, un mundo lleno de posibilidades y realidades caleidoscópicas vino a la existencia. Consideremos algunas de ellas.

1.         Propiedades térmicas: Debido a los enlaces, el punto de ebullición del agua (100°C), calor específico (1 caloría/gramo/°C), y el calor latente de vaporización (533 calorías/gramo) son todos altos. Esto nos ayuda no sólo a cocinar alimentos, sino también a ejecutar tareas gigantescas como hacer funcionar motores de vapor, generar electricidad para alimentar a nivel estatal redes de suministro eléctrico, etc. El calor específico alto hace que el agua sea un buen refrigerante y retardante del fuego. La alta capacidad de absorción de calor hace que los climas severos sean templados. El agua es un mal conductor de calor, pero se calienta por convección.

2.         Evaporación: Incluso a temperaturas más bajas, el agua cambia a gas por evaporación. En vastas superficies oceánicas, esto es esencial para la formación de nubes que son arrastradas por los vientos para traer agua dulce en forma de lluvia. De lo contrario, las tierras habrían estado secas: no habría vida terrestre visible, sólo existiría vida acuática. Sin embargo, la evaporación no es demasiado rápida: el agua dulce puede almacenarse para su uso posterior en reservorios  abiertos durante meses.

En la evaporación, las moléculas de agua superficial escapan al aire, extrayendo energía de todo el cuerpo de agua. Deja menos calor en el cuerpo de agua. Así es como el agua expuesta es más fría que el aire a su alrededor.

3.         Vida acuática: Los océanos ocupan el 70% de la superficie de la Tierra. Mientras que las lluvias que envían traen una profusión de vida sobre la tierra, los océanos mismos sostienen una explosión de vida. Desde plancton y algas microscópicas hasta enormes ballenas, especies que forman un rango y variedad inconcebibles pueblan los mares.

Aunque cada especie es especial a su manera, el fitoplancton (plancton del reino vegetal) tiene un interés singular. Se estima que hasta el 85% del suministro de oxígeno de la tierra proviene de la fotosíntesis del fitoplancton. El oxígeno de las algas es adicional. Las plantas terrestres aportan sólo la parte restante. Por lo tanto, incluso si los bosques terrestres se dañan gravemente, la necesidad mundial de oxígeno seguirá siendo atendida. Esto no justifica la tala de bosques, por supuesto, pero muestra cuán abundante es la precaución en la naturaleza. El fitoplancton también forma la base de la cadena alimenticia de la vida acuática.

4.         Densidad: Nuestra experiencia con la mayoría de las sustancias es que se expanden al calentarse y se contraen al enfriarse. Mientras que el agua también se contrae al enfriarse, sólo lo hace hasta que alcanza una temperatura de 3,98°C. A esta temperatura, el agua pesa un gramo por centímetro cúbico, que es su densidad. (Hasta hace poco definía el "gramo" del sistema métrico "CGS".) Sin embargo, al enfriarse más, comienza a expandirse. Mientras se congela, se expande aún más rápido. Entonces, el hielo flota en el agua. El beneficio de esto es que cuando los cuerpos de agua en climas más fríos comienzan a congelarse en invierno, todo ese hielo sube a la superficie. Forma una barrera térmica aislante y mantiene el agua subyacente descongelada, en la que los animales acuáticos permanecen vivos. De lo contrario, toda la masa de agua se congelaría de abajo hacia arriba; los animales, incapaces de respirar o moverse, se asfixiarían o morirían congelados.

La densidad del agua también contribuye a su flotabilidad. La flotabilidad del agua de mar es aún mayor debido a las sales disueltas. Nuestros cuerpos se vuelven prácticamente ingrávidos en el agua, lo que nos permite nadar. Esta flotabilidad es aún más importante para la vida acuática. No tienen que gastar energía extra para mantenerse a flote. La flotabilidad también permite el uso de balsas y botes. Gracias a ello es posible el transporte por agua. Incluso hoy, el 90% de toda la carga se transporta por vía marítima. Es mucho más barato y no necesita que se construyan y mantengan carreteras.

5.         El agua como disolvente: Con las moléculas polares, el agua puede disolver una amplia gama de sustancias. Las sales disueltas y el dióxido de carbono sostienen las plantas acuáticas; las conchas de moluscos y los corales se construyen a partir de la cal disuelta; el oxígeno disuelto en el agua es el aliento de vida de muchos animales acuáticos. Estos son sólo algunos pocos ejemplos.

Como un disolvente que disuelve casi todo, el agua es un importante agente de erosión y desgaste de las rocas. El agua tiene una acción tanto física como química sobre las rocas. El agua y el hielo han esculpido la superficie de la tierra en una infinita variedad de paisajes: valles, cuevas, cañones, acantilados de todo tipo. El agua desgasta las montañas y baja tierras altas hacia las llanuras. Las rocas y la materia orgánica se convierten en tierra. Sin el agua la agricultura sería impensable.

Muchos minerales valiosos se separan de las rocas madre y se redepositan como cuerpos de mineral por la acción de granulometría del agua. Nódulos de muchos metales raros se encuentran en los fondos oceánicos cerca de los respiraderos geotérmicos. Si podemos obtenerlos, obtendremos muchos metales valiosos que necesitamos. Incluso la salinidad del agua de mar se debe a la sal que el agua extrae de las rocas.

Lo más importante de todo: el agua como disolvente es fundamental para toda la vida. El agua es crucial en muchos sentidos. Suaviza los alimentos en la boca; facilita la experiencia del gusto; transporta los alimentos a través del canal alimenticio; ayuda a la digestión; facilita la liberación de la materia fecal; mantiene la piel flexible; regula la temperatura corporal; forma la base para la sangre, la linfa, los electrolitos, todos los fluidos corporales; y realiza más funciones de este tipo. El agua es el medio básico para toda la magia química y física que se produce en el cuerpo. Cada ser, ya sea humano, animal o vegetal, necesita una reposición frecuente de agua; y la Naturaleza la ha hecho muy refrescante en una garganta reseca.

6.         Cohesión: El enlace del hidrógeno mantiene unidas a las moléculas de agua. El vapor de agua se condensa primero en nubes y después en lluvia o nieve, todo por cohesión. Las moléculas de agua se unen tan firmemente que la superficie del agua actúa como una lámina de goma estirada, conocemos esta propiedad como "tensión superficial".

7.         Acción capilar y vida vegetal: Las moléculas polares de agua se adhieren y humedecen casi todo. El agua moja la tierra, disolviendo los nutrientes. Esto es vital para las plantas. La tensión y la adhesión superficial producen una "acción capilar". Cuando se inserta un tubo delgado en el agua, el agua sube en el tubo a un nivel más alto que la superficie general del agua, en contra de la fuerza de gravedad. Esto es acción capilar. Gracias a él, el agua y los nutrientes pueden subir a través del xilema hasta los tallos de las plantas. Incluso las sequoias gigantes (tan altas como un edificio de 30 pisos) reciben agua y nutrientes hasta la cima. El agua es también el ingrediente principal de la fotosíntesis. El agua reacciona con el dióxido de carbono en el aire (al usar la luz solar) para producir carbohidratos. Como parte de la reacción, se libera oxígeno, que se devuelve al aire. La fotosíntesis es el pilar de la vida de las plantas, y las plantas son el sustento principal de seres humanos y animales. Verdaderamente, el agua es la columna vertebral de la vida de innumerables maneras: ¡incluso ayuda a mantener el nivel de oxígeno en el ecosistema!

8.         Cantidad total: La tierra tiene 1.338.000.000 de kilómetros cúbicos de agua, y la superficie de la tierra es un escenario ideal para ello. Los contornos de la tierra (específicamente: las depresiones que forman los océanos, y las elevaciones que forman la tierra) son justo para contener toda esa agua y dejar amplia tierra seca para una vida terrestre abundante. Las cuencas oceánicas resultan ser los receptáculos adecuados para el 96,5% del total de agua del planeta. Al tener la profundidad justa, los océanos cubren una superficie lo suficientemente grande como para generar abundante vapor de agua, y enviar nubes para humedecer las tierras secas con lluvias y nieve necesarias. Esta plenitud y ubicuidad del agua son factores clave para que la vida prolifere en la tierra.

La proporción de la superficie terrestre total entre las tierras y los océanos también está muy bien equilibrada. Con más tierra los océanos estarían comprimidos, causando demasiada agua en la tierra; con menos tierra, los habitantes de la tierra estarían atestados de espacio y las lluvias serían demasiado abundantes, proveyendo: ¡demasiada agua en la tierra! Un error en cualquiera de estos dos,  llevaría al mismo peligro. Es difícil imaginar este equilibrio preciso como una circunstancia fortuita.

Se teme que este equilibrio se derrumbe debido al cambio climático. Algunos temen que con el "calentamiento global" los casquetes polares se derritan, ahogando las ciudades costeras. Pero las observaciones reales muestran que los temores están fuera de lugar. Se profetizó que las Maldivas se hundirían en 1980, pero no ocurrió. Es cierto que la tierra se está calentando, pero esto no es motivo de alarma. La Tierra ha visto hasta ahora cinco eras de hielo con períodos cálidos entre ellas. Vamos a través de uno de esos períodos cálidos. Es de esperar un mayor calentamiento. Pero, en cualquier cambio a escala global entran en juego numerosos factores, y los cambios no se producen en línea recta. Nunca es fácil predecir el resultado final. Por ejemplo, mientras que el hielo polar se derrite por el calentamiento, la evaporación también sube en los océanos; esto trae más lluvia y nieve, la mayor parte en los polos. De hecho, contrariamente a lo que se temía, la capa de hielo de la Antártida (que contiene más del 70% del agua dulce del mundo) ciertamente ha crecido en los últimos tres decenios (véase: las conclusiones del Centro Nacional de Datos sobre Nieve y Hielo de los Estados Unidos). No tenemos nada que temer. El Sistema cuida bien de nosotros. De nuestra parte, haríamos bien en frenar la contaminación y proteger el medio ambiente. Nos ayudamos a nosotros mismos, en realidad, y se lo debemos a la posteridad.

El análisis precedente es sólo impresionista, describe en pocas palabras sólo algunos aspectos principales del agua; hay muchos (como su conductividad para el sonido y la electricidad; su transparencia, su índice de refracción; y muchos más, cada uno de gran importancia práctica), pero incluso un breve relato de todos los aspectos haría que fuera una consideración demasiado larga. El objetivo limitado era poner a este dador de vida en una perspectiva apropiada; recordarnos a nosotros mismos que debemos sentir aprecio, respeto y gratitud por ello. La familiaridad no debería llevarnos a dar por sentada este elemento básico.

Los científicos nos dicen que la vida en la tierra se originó en una solución acuosa. La importancia primordial del agua para la vida es indiscutible. Es, con mucho, la sustancia más investigada en la tierra por cualquier disciplina. Se han escrito tomos sobre ella, y sin embargo nadie puede decir que ahora sabemos todo lo que hay que saber sobre el agua. Obviamente, incluso desde un punto de vista estrictamente "científico", el agua es especial.

De hecho, el agua es sólo uno de los sorprendes ejemplos de los numerosos  aspectos inteligentes de la Creación. La Tierra también es una de esas maravillas: su tamaño, forma, peso, composición, distancia del sol, la periodicidad de su rotación alrededor del sol, el giro sobre sí misma, la inclinación precisa del eje de rotación, la gravedad, el magnetismo, etc., hacen de la tierra un lugar eminentemente habitable, y un laboratorio perfecto para que Dios experimente con la Vida. Incluso su envoltura de aire es como si estuviera hecha a medida. Claramente parece haber un plan muy definido detrás de todo el esquema de las cosas. Para que todo esto ocurriera de manera fortuita haría sido necesaria una enorme cadena de coincidencias afortunadas, lo cual estaría fuera de toda probabilidad.

Cada detalle refleja su infinita Sabiduría y Amor. El agua representa este Amor. Que cada gota de agua que bebamos nos infunda amor incondicional; que cada gota de agua nos despierte gratitud. Disfrutemos de nuestro vaso de agua con estos pensamientos, y sintamos cada vez nuevamente el milagro. (Esto puede llevarnos un paso o dos adelante en el Sendero.)

 

 

Creo que los seres humanos pueden arreglárselas sin religión, pero no sin valores internos, no sin ética. La diferencia entre ética y religión es como la diferencia entre agua y té. La ética basada en la religión y los valores internos son más parecidos al té. El té que bebemos está hecho principalmente de agua, pero también contiene otros ingredientes -hojas de té, especias, quizás un poco de azúcar y, al menos en el Tíbet, una pizca de sal- y eso lo hace más sustancial, más duradero, algo que queremos beber todos los días. Sin embargo, no importa cómo se prepare el té, su principal ingrediente es siempre el agua. Podemos vivir sin té, pero no sin agua. Del mismo modo, nacemos sin religión, pero no sin la necesidad básica de compasión, y no sin la necesidad fundamental de agua.

Extracto de: "La ética es más importante que la religión"

Una llamada al mundo del Dalai Lama y Franz Alt, iBooks

 

 

 

 

Anterior
Página 10
Siguiente

 


 

 
 
www.000webhost.com