Volver al Índice de Revistas
El Teósofo - Órgano Oficial del Presidente Internacional de la Sociedad Teosófica
Vol. 139 - Número 07 -  Abril 2018  (en Castellano)

 
Anterior
Página 5
Siguiente

 

Reflexiones sobre la Historia

e influencia de la ST

 

TIM BOYD

 

 

En esta ocasión de la 142ª Convención Internacional de la Sociedad Teosófica, es bueno mirar hacia atrás y recordar de dónde venimos. La Sociedad Teosófica (ST) fue fundada en 1875 en la ciudad de Nueva York, aunque ahora su sede se encuentra aquí en Adyar, Chennai, India. La ST floreció en Nueva York durante un tiempo y fue en 1878 cuando se tomó la decisión de trasladar sus incipientes operaciones a India.

En ese momento, este país estaba en una situación muy diferente a la actual. Fue cuando el Raja británico y las potencias coloniales eran dominantes. India, por encontrarse en una estructura colonial, fue un lugar muy extraño para que la ST, cuyo objetivo principal es formar una fraternidad de la humanidad sin importar la casta, raza, religión, o cualquiera de esas cosas que tienden a dividirnos, se estableciera.

El colonialismo es algo extraño porque demanda la idea de gente superior e inferior,. Las religiones de India eran vistas desde la perspectiva colonial como algo inferior. Por lo tanto, establecieron un sistema educativo para imponer un cambio en una estructura religiosa de más de 5.000 años de antigüedad. Es notable que la Sociedad floreció en este contexto. En 1882 Adyar se fijó como sede internacional para este, en ese momento, joven movimiento. La mayoría de ustedes son conscientes de los tres objetivos de la ST, que formaron la dirección de nuestros esfuerzos durante la vida de esta organización. El primero es el enfoque en la unidad; según lo expresan los Objetivos : "Para formar un núcleo de la Fraternidad Universal de la Humanidad..." Fue en este contexto que el trasfondo profundamente religioso del subcontinente indo fue confirmado y afirmado constantemente por nuestros fundadores. Frente a toda oposición de las influencias evangélicas de la Iglesia, la belleza, la pureza y la profundidad de aquellas religiones que estaban arraigadas en esta nación, fueron habladas, defendidas y explicadas en mayor profundidad. Esta fue la fundación.

Es fascinante que la Sociedad Teosófica, fundada en Nueva York, en los Estados Unidos, sólo pudo extenderse realmente al mundo cuando llegó a India y ciertamente lo hizo. La cultura global, tal y como la conocemos hoy, ha sido profundamente influenciada por este, siempre muy pequeño, cuerpo. Las políticas de India en particular, los crecientes movimientos contemporáneos de espiritualidad alrededor del mundo, los sistemas educativos, la ciencia, las artes, han encontrado miembros ejemplares de esta organización, trayendo estas ideas y haciendo avanzar la cultura global cada vez más lejos.

En el momento de la fundación de la ST en 1875, uno de los fundadores originales, y también su primer Presidente, el Coronel H. S. Olcott, dio un discurso inaugural. Una de las ideas que manifestó fue: "En el futuro, cuando historiadores de mente abierta escriban sobre la historia de las ideas religiosas de este tiempo, la formación de esta Sociedad Teosófica no será pasada por alto." Obviamente eso fue algo así como una predicción, pero una predicción que en nuestros días, ese futuro del que él habló es en realidad el hecho del momento.

Actualmente no pasa un día en que no haya investigadores que miren los archivos de la ST, en que no haya personas que se pongan en contacto para hablar, para tratar de encontrar y definir ese hilo que va desde este esfuerzo inicial hacia la unidad a través de los cambios que han ocurrido en el mundo que nos rodea.

El solo pensar en términos de unos pocos de los miembros prominentes cuyos nombres conocemos, que han tenido esta influencia teosófica en la Sociedad, en el mundo de la Ciencia tenemos a uno de los primeros miembros de la ST, Thomas Alva Edison, probablemente uno de los inventores más prolíficos de todos los tiempos, que se alineó con el pensamiento y aliento de este movimiento. Actualmente está el Dr. Rupert Sheldrake, quien ha hecho cosas sorprendentes para mover nuestro pensamiento hacia el reino de lo invisible, de la conciencia como la fuerza primaria en todas las cosas que están influenciando la sociedad humana y la vida tal como la conocemos.

En las artes hay innumerables personas a las que podemos señalar; pero el movimiento del arte moderno en particular tiene y reconoce una deuda con este movimiento Teosófico con personas como Wassily Kandinsky, Piet Mondrian, Paul Gauguin, todos miembros de esta organización. Los primeros trabajos sobre las formas de pensamiento se han integrado en la base misma del movimiento del arte contemporáneo y moderno. Estas son cosas de las que estamos muy conscientes.

Uno de los profundos resultados, en cierto sentido, del nacimiento de este movimiento teosófico y su arraigo en India es nada menos que el motor que condujo a la independencia de la propia India. Es un hecho corroborado de la historia de esta nación que la fuerza motriz en su intento por la independencia fue el Congreso Nacional Indo. En 1884, inmediatamente después de la Convención Internacional de la ST, diecisiete miembros de esta organización se reunieron y desarrollaron planes para la independencia de India. Lo hicieron después de la Convención porque la ST no es un organismo político. Al año siguiente, se fundó el Congreso Nacional Indio, y uno de sus fundadores era nada menos que el Sr. A. O. Hume, un miembro de la ST.

La fuerza motriz detrás del logro real de la independencia de India, por supuesto, fue Mohandas Karamchand Gandhi, quien como abogado por su formación en Londres, en sus propias palabras, se reconectó con la espiritualidad de su propio país al ser introducido a esa obra seminal de la espiritualidad inda, el Bhagavadgita. Dos miembros de la ST en Londres se lo recomendaron, y coincidentemente, la versión del Gita que le fue dada fue una representación poética del mismo, La Canción Celestial de Edwin Arnold, quien también fue autor de La Luz de Asia, y era un Teósofo. El pequeño Gita se convirtió en su guía a través del movimiento que llevó a la independencia de la India.

Seríamos negligentes si no se hiciera mención de Annie Besant al tratar la historia de esta gran nación y su independencia. Annie Besant, que se convertiría en la segunda presidente de la ST catorce años después, se mudó de Londres a India en 1893. Su primer discurso en el Congreso Nacional Indo tuvo lugar un año después, sin saber que en 1917 se convertiría en la primera mujer presidente de esa misma institución. No fue sólo alguien que habló sobre el valor y la necesidad de la independencia; fue una constructora de instituciones que apoyarían a una India independiente mucho antes de que se produjera la independencia.

Hay instituciones educativas esparcidas por toda esta tierra, fundadas por ella: colegios, escuelas secundarias, y específicamente escuelas que fueron fundadas para la educación de las mujeres, ya que ese era su objetivo.

La Asociación de Jóvenes Indos fue concebida como un lugar de entrenamiento, un lugar donde los futuros líderes de la nación inda independiente, que ella sabía que llegaría, serían entrenados, serían capaces, llegarían a ser versados en todas las cualidades, no sólo del intelecto, sino del carácter que se requerirían en este nuevo futuro que se avecinaba. El Movimiento de Autonomía en sí, la primera iteración dentro del Movimiento de Independencia de India, de que la India debería gobernarse a sí misma, fue iniciado, desarrollado y anunciado por Annie Besant.

La Sociedad Teosófica, en sus comienzos, había tenido este tipo de influencias, y no es cuestión de orgullo, es sólo una cuestión de hecho. También es expresivo de la cualidad seminal de la ST, que el enfoque es, ha sido y seguirá siendo la unidad y la fraternidad.

 

 

 

Anterior
Página 5
Siguiente