Volver al Índice de Revistas
El Teósofo - Órgano Oficial del Presidente Internacional de la Sociedad Teosófica
Vol. 139 - Número 06 -  Marzo 2018  (en Castellano)
 

 
Anterior
Página 7
Siguiente

 

El "Corazón de la Teosofía"

 

BARBARA HEBERT

 

Presidente de la Sociedad Teosófica en Norteamérica.

Conferencia dada en la Convención de Adyar el 4 de enero de 2018.

 

 

EL "Corazón de la Teosofía" - ¡qué tema tan abrumador y qué presuntuosa de mi parte considerar la posibilidad de entender lo que eso significa, y mucho menos hablar de ello! Como oímos a menudo, la Teosofía es todo (¡aunque todo no es Teosofía!). ¿Cómo puede alguien hablar sobre el corazón de todo?

Permítanme comenzar diciendo que no sé lo que es el Corazón de la Teosofía, pero como buscadora, es un tema que parece valioso de explorar. Cuando pienso en Teosofía, pienso en la Vida en sus muchos aspectos: la Fuente Última de todo ser que impregna todo, el ciclo eterno de crecimiento y evolución espiritual, la Unidad que nos vncula. Luego, comienzo a preguntarme ¿”qué hay en el centro" de la Vida? ¿Qué tienen en común todos estos diferentes aspectos de la vida?

La Sabiduría Antigua expresada a través de la Teosofía es compleja y multi-facética. Las conversaciones sobre la Sabiduría Antigua van desde lo Inmanifestado, pasando por la evolución espiritual, hasta las vidas que vivimos en este plano físico. ¿Qué, uno podría preguntarse, hay en el centro de esta gran enseñanza? ¿Existe algún componente importante en el que podamos centrarnos? Posiblemente las respuestas a estas preguntas son bastante simples: Amor. ¿Podemos siquiera imaginar un mundo lleno de amor? ¿Podemos imaginar un mundo en el que los individuos se cuiden unos a otros con compasión y comprensión? ¿Podemos imaginar un mundo en el que todos trabajen juntos por la paz y la armonía? Sin embargo, sabemos que el amor, la compasión, la comprensión, la paz y la armonía son sellos distintivos de los reinos internos de la existencia. El amor más allá de toda medida por la humanidad puede ser lo único que está en el centro de la Sabiduría Antigua, el único componente importante en el cual podemos enfocarnos.

Juntos, exploraremos lo que podría llamarse el Corazón de la Teosofía y algunas de las maneras en que podemos incorporarlo a nuestra vida diaria. ¿Belleza? ¿Compasión? ¿Paz? ¿Armonía? ¿No está el amor de alguna manera entretejido en todos estos conceptos? Para reconocer la belleza, para sentir compasión por el otro, para experimentar la paz y la armonía, ¿no necesitamos sentir el Amor en algún nivel?

Mucha gente tiende a usar la palabra "amor" muy a la ligera. Podemos usar la palabra para indicar cosas que nos gustan o no: Amo esta hermosa flor. Amo los saris coloridos. ¡Amo las papas fritas! En otras ocasiones, usamos la palabra de una manera más personal: Amo a mis hijos! Interesante, ¿verdad? No amo las papas fritas de la misma manera que amo a mis hijos. Estos son sentimientos muy diferentes. Sin embargo, usamos la misma palabra. Desde mi punto de vista, no hay nada malo con el uso informal o personal de la palabra "amor"; más bien, me hace feliz pensar en las vibraciones de la palabra deslizándose por todo el mundo. Sin embargo, estos usos informales, incluso el amor por la familia, que es más de tipo personal, no son los que estamos considerando aquí.

En los Preceptos de Oro del Esoterismo G. de Purucker escribe:

El amor es el cemento del universo, mantiene todas las cosas en su lugar y siempre de modo adecuado; su propia naturaleza es la paz celestial, su propia característica es la armonía cósmica, impregnando todas las cosas, sin límites, sin muerte, infinito, eterno. Está en todas partes, y es el centro mismo del corazón de todo lo que es.

Esta afirmación suena como si este tipo de amor fuera sinónimo de la Realidad Última, impregnando todas las cosas, en todas partes, y el centro mismo del corazón de todo lo que es.

Este amor, "el centro mismo del corazón de todo lo que es", no tiene implicaciones personales; más bien, es un tipo de amor universal e impersonal. Es un amor que va más allá de todo lo que podamos imaginar, excepto posiblemente en esos pocos momentos de meditación o de saltos intuitivos hacia lo Divino. Purucker también dice que "cuanto más impersonal es, es más elevado y más poderoso". El amor imparcial es el amor que no tiene apego. Una vez que tenemos apego, amor a la familia, por ejemplo, aunque es una forma de amor, no es amor universal.

Permítanme decir aquí que, una vez más desde mi perspectiva, el amor personal no tiene nada de malo. Es un componente esencial de nuestra vida diaria en este mundo físico. Cada vez que oigo la palabra "impersonal", pienso en la frialdad y la separación; pero después de mucha consideración, me parece que significa "profundizar más allá de lo físico". Por lo tanto, cuando uso la palabra "impersonal", mi propia interpretación es la del amor que es incluso más profundo que el amor que se siente en este plano físico de existencia.

N. Sri Ram, ex Presidente Internacional de la ST, expresó:

El amor que merece este nombre es imparcial, no posesivo, totalmente benéfico; sólo en ese amor se descubrirá la fuerza que llevará finalmente al hombre a su libertad. El amor es la única fuerza que no crea o agrega nada a las complicaciones del karma.

Esta última frase probablemente debería repetirse, este tipo de amor es la única fuerza que no crea o añade nada a las complicaciones del karma.

Me recuerda el increíble amor de los Hermanos y Hermanas Mayores de la Humanidad que trabajan para elevar la conciencia de todos los seres. Su amor por la humanidad, podemos asumir, sobrepasa nuestro entendimiento tanto en su universalidad como en su naturaleza impersonal. Un amor profundo que está más allá de lo que generalmente entendemos como Amor. Es difícil de imaginar, ¿verdad?, un amor tan grande y tan intenso pero a la vez tan impersonal.

Debemos esforzarnos hacia este tipo de amor. Se nos dice en A los Pies del Maestro: "De todas las cualidades, el amor es la más importante porque si es lo suficientemente fuerte en un hombre, lo fuerza a adquirir todo el resto, y todo el resto sin él nunca sería suficiente." Y Sri Ram dijo: "Sin amor no hay desarrollo, porque el amor pertenece a la vida del Espíritu, al Yo real; sin amor toda búsqueda es en vano." Entonces, en nuestros caminos espirituales, ¿cómo nos movemos hacia el sentimiento de ese tipo de amor?

Cuando miramos la belleza que nos rodea y sentimos esa expansión de gratitud y amor por la Naturaleza en su gloria ilimitada, estamos experimentando un poquito de amor impersonal. Cuando amamos sin expectativas, nos movemos en la dirección del amor universal. En palabras de Purucker:

El amor impersonal no pide recompensa, lo da todo y por lo tanto se da a sí mismo. El amor es una iluminación. El amor es inspirador; abre las puertas de la mente porque rompe los lazos de la individualidad inferior que rodean al dios interior. Cuando (nosotros] amamos impersonalmente entonces los fuegos divinos fluyen...

Por ese momento, nos volvemos verdaderamente humanos, pasando del amor personal al amor universal.

En nuestros viajes espirituales, a medida que comenzamos a darnos cuenta de que todos los demás son parte de lo Universal, a medida que comenzamos a reconocer que todos somos Uno en el centro de nuestro ser, a medida que comenzamos a discernir que lo que le sucede a los demás también nos sucede a nosotros, nos estamos moviendo hacia una comprensión de la Universalidad. Sri Ram nos lo dijo: "El amor es, idealmente, el estado en el que la distinción entre uno mismo y otro ha desaparecido. Esto no significa que abolimos la individualidad, sino que aprendemos a considerar la felicidad, el progreso, los intereses del otro como propios". O más sucintamente, dijo: "En un estado de amor espiritual o universal, todas las otras personas son sólo una persona, el objetivo del amor."

Estas hermosas palabras, tan fáciles de decir, tan difíciles de lograr en la vida diaria, ¿cómo alcanzamos este estado de amor universal? Tal vez sea más fácil considerar esta pregunta desde el lado opuesto, qué es lo opuesto al amor impersonal? ¿Es odio? Tal vez. ¿Por qué odiaríamos a otra persona? Hay mucha ira y odio en nuestro mundo en este momento. ¿Es porque no hay entendimiento del otro? ¿Es porque tenemos miedo de lo que otro pueda decir o hacernos, especialmente porque no tenemos una comprensión de la perspectiva de esa persona? Tal vez sea más exacto decir que el Miedo es lo opuesto al Amor.

Purucker escribe:

La humanidad será gobernada por el miedo mientras se ame a sí misma; porque entonces tendrá miedo de todo lo que va a suceder - miedo de aventurarse, miedo de actuar, de hacer, de pensar, por miedo a perder. Y entonces perderán.... La persona fuerte es la que ama, no la que odia. Los débiles odian porque son limitados y pequeños. No pueden ver ni sentir el dolor y la pena de los demás, ni siquiera sentir algo tan fácil como los puntos de vista de los demás. Pero los que aman reconocen su parentesco con todas las cosas."

Me pregunto cuántas veces he perdido oportunidades por miedo, miedo a lo que otros puedan decir, pensar o incluso hacer. ¿Qué oportunidades hemos perdido debido al miedo? Pienso en H. P. Blavatsky y en todos los demás que han venido antes que nosotros. Si hubieran tenido miedo de lo que otros podrían haber dicho, pensado o hecho, ¿dónde estaríamos hoy? ¡Probablemente no aquí!

Me gustaría compartir con ustedes una historia, a un nivel mucho más pequeño, sobre una oportunidad que casi se perdió debido al miedo.

Como sabrán, he sido terapeuta de salud mental durante varios años, trabajando principalmente con niños. También he tenido la oportunidad de supervisar a otros terapeutas que estaban trabajando con niños.

Un día, un terapeuta vino a mí para hacerme una consulta sobre una joven cliente, Quinta (no es su verdadero nombre) que había sido abusada severamente, física y sexualmente, aproximadamente a los cinco años y ahora tiene diez. Quinta le dijo al terapeuta que poco después de su abuso a la edad de 5 años, había una niña "aterradora" que vivía en su armario. Quinta describió a la niña "aterradora" como con una cuerda alrededor de su cuello y sangre en todo el frente de su ropa. Quinta dijo que la chica se llamaba Violeta y que Violeta seguía a Quinta y le pidió que fuera su amiga. Quinta informó que inicialmente le dijo a su madre sobre Violeta, y su madre cerró la puerta de la habitación de Quinta y le dijeron que  no entrara ahí otra vez. Poco después, la familia se mudó a un nuevo hogar, y Violeta los siguió. Quinta guardó esta información durante cinco años, siempre aterrorizada por Violeta.

En nuestra plática profesional, consideramos varias posibilidades por la aparición de Violeta: alucinaciones visuales, proyección del trauma de Quinta, un alma atrapada debido a su propio trauma. Independientemente de la razón de la aparición de Violeta, estaba claro que Quinta la percibía como muy, muy real. Si el psiquiatra que trabajó con Quinta se puso en contacto con ella, es muy probable que la medicara para detener las alucinaciones. Aunque esta parecía la manera más apropiada de responder, decidimos probar otra opción durante una o dos semanas. Pensamos que esperar una semana o dos no sería problemático ya que Violeta había estado en la vida de Quinta durante por lo menos cinco años.

Quinta y su madre tienen fuertes creencias cristianas, por lo que se determinó que el terapeuta hablaría con la madre de Quinta sobre la situación y sugeriría el uso de la oración. Poco después de esta plática, Quinta vino a ver a su madre y dijo que Violeta la seguía y pedía ser su amiga. Quinta dijo que estaba asustada y que sólo quería que Violeta se fuera. La madre de Quinta le sugirió que rezaran juntas, y lo hicieron. Ellas oraron para que Violeta pudiera ir a la Luz para estar con Jesús.

Cuando el terapeuta vio a Quinta después de este incidente, Quinta informó que no había visto a Violeta desde el día en que ella y su madre rezaron. Quinta luego hizo un dibujo que mostraba a Violeta ascendiendo lentamente hacia una luz y hacia Jesús.

¿Y si nuestro miedo de animar a Quinta hubiera resultado en tomar la ruta de la medicación? Escuchar y percibir la pequeña voz silenciosa en el interior, que algunos pueden llamar intuición permitió que esta niña -o niños, si lo prefieren- sanara.

Cuando ya no tenemos miedo, cuando ya no vemos el mundo como yo contra ti o nosotros contra ellos, empezamos a experimentar el Amor Universal. Es entonces cuando podemos empezar a movernos hacia el centro del corazón de todo lo que es... el Corazón de la Teosofía.

 

Anterior
Página 7
Siguiente

 


 

 
 
www.000webhost.com