Volver al Índice de Revistas
El Teósofo - Órgano Oficial del Presidente Internacional de la Sociedad Teosófica
Vol. 139 - Número 02 -  Noviembre 2017 (en Castellano)
 

 
Anterior
Página 7
Siguiente

 

De las definiciones a la percepción

 

MARJA ARTAMAA

Secretaria Internacional en TS, Adyar. Fue Secretaria General de la Sección finlandesa durante ocho años.

Charla dada en el Congreso Europeo, Barcelona, España, agosto de 2017.

 

Nos gusta definir lo indefinible en nuestro camino hacia la Conciencia Universal. Los teósofos son buenos para dar definiciones y explicar sus puntos de vista. Es evidente que necesitamos definiciones, pero lo más importante es tener una percepción de nuestro propio yo. Lo indefinible nos fascina, porque queremos saber qué hay más allá de la comprensión.

 

Somos conscientes de que muchos místicos, santos, filósofos e incluso científicos dicen que existe un nivel que no se puede describir. Esto lo dicen aquellos que han tenido experiencias de algo mayor.

 

La filosofía esotérica afirma que, en la otra orilla de nuestra experiencia, más allá de ella, hay Una Realidad Absoluta, que es el comienzo y la fuente de todo lo que fue, es y será. Todo aquello de lo que se construye la Naturaleza pertenece a esa Realidad Primordial. La idea de que exista Una Realidad Absoluta, significa que todo es Uno, una Unidad.

 

H. P. Blavatsky describe esta Realidad como un "Principio omnipotente, eterno, ilimitado e inmutable". Cada uno de estos términos puede servir como tema de meditación, gracias al cual tratamos de ensanchar nuestras mentes para darnos cuenta más profundamente de lo que podría ser la Realidad Una.

 

Tratamos, de todos modos, de definir todo para poder comprender; es la naturaleza de la mente. No hay nada de malo en eso. Definir es un intento de:

 

  • Dar sentido

  • Saber más

  • Expandir nuestra conciencia

 

Y, sin embargo, cuando la experiencia real está allí, no puede definirse ni describirse con palabras. Debido a esto, muchos escépticos no creen en lo indefinido. Qué pena limitar la conciencia así.

 

El beneficio de tratar de definir lo que no conocemos totalmente es que amplía nuestra mente y nuestro pensamiento: necesitamos explicaciones, necesitamos definiciones, tenemos que ir más allá. Eso es lo que ofrece la Teosofía. Alguien ha dicho bastante bien que la Teosofía es un conjunto completo de conocimiento, conocimiento de la sabiduría: la Teosofía da explicaciones a todo, ya sea la vida, ciclos, mente, conciencia, energía, constitución humana, Maestros, reencarnación, karma, etc.

El conjunto completo de definiciones está ahí para que podamos profundizar la comprensión de la teoría a la percepción. En algún punto, todas las definiciones se transforman en percepción, ver las cosas tal como son, sin nombrarlas.

Nombrar las cosas no las explica. Por ejemplo, hablamos de los Maestros. Algunos tratan de describir su carácter y su aspecto de trabajo, y pueden estar contentos con eso solo. Pero tener una percepción acerca de los Maestros es más cercano a lo indescriptible, porque eso requiere una conexión interna a un nivel profundo de consciencia, conciencia universal. No es necesario hablar acerca de dicha percepción. Lo mismo puede suceder cuando leen una de nuestras joyas, como Luz en el Sendero o La Voz del Silencio. Durante la lectura, podemos alcanzar un nivel de comprensión que nos conmueve, sin explicaciones ni definiciones. Esa conciencia es como la voz del silencio, que está eternamente presente.

Percepción

¿Qué es "percepción"? Se puede buscar la palabra en diccionarios, pero en este contexto podemos encontrar que significa tener "percepción directa" de algo o de alguien. Es una visión interna, cercana a la conciencia y cercana a la intuición, y un poco más. La intuición es un destello de comprensión, pero cuando hay percepción directa, encontramos que dentro de nosotros sabemos, sin palabras. Lo más profundo en nosotros está más allá de la expresión.

¿Cómo se desarrolla la percepción? Puede desarrollarse meditando sobre definiciones o enigmas y practicando la atención plena y la meditación. La práctica y la sinceridad pueden ser las palabras clave aquí.

Un maestro Zen dijo: "Una palabra es como un dedo que apunta a la luna, pero el dedo no es la luna". Si el hombre tiene tal estado interno que puede ver la luna, entonces el dedo ha cumplido su tarea. No obstante, el que mira el dedo se ha equivocado.

La percepción directa también se puede desarrollar mediante la vida recta y mediante experiencias significativas. Las experiencias significativas comienzan donde terminan las palabras. Es posible experimentar la vida de manera positiva, brillante y veraz. Ese es un camino hacia la conciencia universal. Anteriormente mencioné que tenemos un buen conjunto teosófico de conocimiento, conocimiento de la sabiduría. ¿Y si tomamos un nuevo enfoque para abrir el conjunto de conocimientos? Tomemos algunos de los conceptos teosóficos e intentemos ver cómo se pueden interpretar de una manera que abra la mente a la conciencia universal. Podemos encontrar, por ejemplo, los siguientes cuatro conjuntos de conceptos teosóficos:

1.  La evolución del planeta y del sistema solar, ciclos, niveles de existencia, la estructura séptuple: estudiar esto como expresiones de universos multifacéticos y verlos como una red de vida interconectada, con un enfoque holístico, conduce al desarrollo de una visión intuitiva del mundo.

2. Autoeducación, autoconocimiento, evolución superior del hombre, constitución humana: hablar de estos al enfatizar la práctica del yoga, la meditación, la importancia de estar presentes en el momento, lleva a la auto-transformación en el propio sendero.

3. Reencarnación y karma: si estudiamos esto con una mente lógica de causa y efecto, simplemente hacemos un círculo. ¿A dónde nos puede conducir? ¿Podemos tener otro tipo de enfoque? Hablar de estos con la idea de la evolución y el desarrollo constante, nos lleva a la búsqueda de la autorrealización y la felicidad, en lugar de solo reconocerlos como una teoría.

4. Vida y muerte: podemos hablar de esto tratando de entender el tiempo y la eternidad, viéndolos como patrones de Existencia, lo que lleva a ampliar nuestra conciencia y visión de la Unidad, a verlos como estados en Existencia, en atemporalidad.

Tenemos una tendencia a buscar y encontrar soluciones y esquemas formales, pues estos nos dan una sensación de seguridad. Pero la Realidad no los reconoce. Todo es nuevo de instante en instante. La verdad real nunca se resuelve por medio del intelecto o las definiciones. La verdad está detrás de todas nuestras definiciones. Lo más profundo en nosotros está más allá de todas las expresiones; sin embargo, nuestra tarea es alentar a encontrar la percepción directa y la Verdad.

Nuestra regeneración interior no supone un nuevo mundo a nuestro alrededor. En cierto modo, es el mismo mundo y, sin embargo, en un sentido verdadero, es un mundo completamente nuevo, porque nuestra relación con él es nueva.

Para concluir

¿Cómo nos ayudan las definiciones y luego la percepción directa? Veamos las sugerencias a continuación. Estas nos ayudan a ser:

·         Menos apegados (porque la comprensión nos limita)

·         Más responsables (debido a la comprensión de las leyes de la Naturaleza y el servicio por la humanidad)

·         Más tolerantes

·         Más satisfechos en un nivel más profundo (porque hay confianza en la vida)

·         Más tranquilos y considerados

·         Capaces de observar la vida de una manera nueva, desde una perspectiva más amplia

·         .

Para darle cierta profundidad a esta breve charla, quiero tomar prestadas las palabras de Vivekananda:

Para ganar la individualidad universal infinita, esta pequeña prisión miserable, la individualidad, debe irse.

Solo entonces la muerte puede cesar, cuando soy uno con la Vida.

Solo entonces la miseria puede cesar, cuando soy uno con la felicidad misma.

Solo entonces todo error puede cesar, cuando soy uno con el conocimiento mismo.

 

Solo entonces, todo error puede cesar, cuando soy uno con la Conciencia Universal.

 

 

Para un ser razonador, un acto que concuerda con la naturaleza es un acto que concuerda con la razón.

Marcus Aurelius

Meditaciones

 

 

Anterior
Página 7
Siguiente

 


 

 
 
000webhost logo