Volver al Índice de Revistas
El Teósofo - Órgano Oficial del Presidente Internacional de la Sociedad Teosófica
Vol. 138 - Número 09 -  Junio 2017 (en Castellano)

 
Anterior
Página 10
Siguiente

 

El Dhammapada – Versos Gemelos

 

 

traducción de Maria Rosa Martinez, mst Argentina

 

 

 

El Señor Buddha dice:

Estamos hechos por el pensamiento. Lo que somos

Fue formado y construido por el pensamiento. Si la mente del hombre

Tiene malos pensamientos, el sufrimiento le sigue como

La rueda detrás del buey.

 

Todo lo que somos es lo que hemos pensado y anhelado;

Nuestros pensamientos nos moldean y dan forma

Si tiene pensamientos puros, la dicha lo sigue

Ciertamente, como su propia sombra.

 

¡Me ha difamado, me ha dañado, me ha lastimado,

Me ha humillado y golpeado! Si mantiene

En su pecho pensamientos como estas palabras violentas,

El odio nunca cesará.

 

¡Me ha difamado, me ha dañado, me ha lastimado,

Me ha humillado y golpeado! Si reemplaza

Estas palabras por pensamientos de perdón,

El odio desaparecerá.

 

Porque jamás en ninguna parte y en ningún momento

El odio cesó con el odio. Siempre

el odio cesa con el amor, sólo el Amor,

Esta es la antigua Ley.

 

La mayoría, los insensatos, olvidaron,

O nunca supieron, cómo desaparecen los males;

Pero quienes lo saben y lo recuerdan,

Dejan que las disputas pasajeras perezcan.

 

 

Quien permanece apegado al placer, ignorante,

Sin moderación en la comida, débil, en ociosos lujos,

Mâra lo derribará, como los feroces vientos

Derriban a los árboles de pocas raíces.

 

Quien permanece desapegado del placer, controlado

Moderado, fiel, fuerte, y evita todo mal,

Mâra no derribará a ese hombre

Como el viento no derribará la montaña.

 

Quien viste la túnica kâshya, la túnica amarilla,

Y no está libre de pecados, es anishkâshya,

No observa la verdad y carece de control, es inadecuado

Para usar esa túnica.

 

Pero quien, al ser nishkâshya, puro,

Está limpio de culpas, se establece en lo moral,

Observa la moderación y la verdad, ese hombre

Es digno de vestirla.

 

Quien imagina la verdad en la ilusión,

Y en la verdad encuentra falsedad, muere

Al nunca encontrar conocimiento; la vida es destrucción;

Persigue vanos deseos.

 

Quien ve la verdad en la realidad, y ve

Con clara visión la falsedad en lo falso

Aquél alcanzará el conocimiento; la vida con éste,

Tiene un buen objetivo antes de morir.

 

Como entra la lluvia en una casa mal techada, atraviesan

Las pasiones a las mentes que desprecian el pensamiento bendito

Como la lluvia se desliza en una casa bien techada, así se ausentan

Del sabio las pasiones.

 

Quien actúa mal sufre en este mundo,

Y sufre en el mundo del más allá; en ambos

Cuando ve los frutos de sus actos, él se lamenta.

Será reacio a ver.

 

El hombre que actúa bien se regocija en este mundo

Y en el mundo del más allá; en ambos se

Complace. Cuando ve los frutos de sus obras,

Al percibirlas se regocija.

 

 Quién hace el mal, padece en este mundo

Y en el otro. Aquí y allá padece

Lo persigue el pensamiento del mal realizado

Y su tormento aumenta si en el mal camino continúa.

 

Quién hace el bien es feliz en este mundo

Y en el otro. Feliz vive, feliz muere, feliz

Al haber muerto antes; siempre feliz, feliz de saber

Las buenas obras que realizó, feliz de prever

Donde el mayor bien irá.

 

El hombre sin ley, quien sin obedecer la LEY,

Recita  las Escrituras línea por línea.

No es budista, sino un pastor necio

Que cuenta las vacas de otro.

 

Quien obedece la ley, que ama, que sabe

Solo un verso de DHARMA, pero que ha dejado

De envidiar, odiar, la malicia y de ser necio,

Él es un monje budista.

 

 

 

 

Anterior
Página 10
Siguiente

 


 

 
 
000webhost logo