Volver al Índice de Revistas
El Teósofo - Órgano Oficial del Presidente Internacional de la Sociedad Teosófica
Vol. 138 - Número 03 -  Diciembre 2016 (en Castellano)

 
Anterior
Página 16
Siguiente

 

Joy Mills: un viaje evolutivo

 

CYNTHIA OVERWEG

 

Educadora y escritora que vive y enseña en Krotona sobre la Sabiduría Perenne, y une Oriente y Occidente. Esta es una versión actualizada del artículo en la revista Quest, Vol. primavera de 2012. La señora Overweg puede ser contactada por correo electrónico a través de su sitio web en: <www.cynthiaoverweg.com>. También se puede acceder al artículo completo a través de este sitio.

 

Respetada y admirada en todo el mundo por su estudio y profunda comprensión de la sabiduría eterna, Joy Mills fue una amada maestra y escritora. Fue miembro de la Sociedad Teosófica durante 75 años, y Presidenta Nacional de las Secciones Norteamericana y Australiana, así como Vicepresidenta Internacional. El siguiente artículo está entretejido de una serie de entrevistas semanales que la autora tuvo con Joy en el Instituto Krotona de Teosofía en 2011.

 

Joy Mills tenía noventa y un años cuando nos sentamos en su casa en Krotona para conversar sobre su vida y su formidable trabajo como maestra, escritora y viajera del mundo al servicio de la Sociedad Teosófica. Comenzó sus reminiscencias con una notable experiencia que tuvo lugar en India en 1972. Joy recordó que mientras viajaba a través de las estribaciones del norte de la India, la impresionante belleza del Himalaya Occidental casi la abrumó. Las montañas eran mágicamente iridiscentes bajo el sol del mediodía, y Joy sintió una oleada de emoción y gratitud al observar la belleza de su entorno. "Yo estaba camino a Dharamsala para conocer a Su Santidad el Dalai Lama en su residencia en el exilio, y fue un gran honor para la Sociedad Teosófica". La cita con Su Santidad fue el resultado de la idea de Joy de publicar el libro del Dalai Lama, La Apertura del Ojo de la Sabiduría, que sólo había aparecido en el sur de Asia. Helen Zahara su buena amiga y colega fue quien viajó con ella en este viaje memorable, editora principal de Quest Books. "Pudimos conseguir los derechos para publicar el libro del Dalai Lama, y ​​como ya teníamos un viaje planeado para Adyar, nos preguntamos si podríamos encontrarnos con Su Santidad", recordó Joy. Hicieron arreglos a través de la Oficina del Tíbet en Nueva York, volaron a Delhi, tomaron el tren hacia el norte y contrataron un taxi para llevarlas a Dharamsala.

 

Cuando llegaron a la casa del Dalai Lama, apenas tuvieron un momento para ordenar sus ideas cuando su Santidad las saludó con lo que Joy describió como "esa sonrisa maravillosa". Joy recordó que Helen habló primero: "Helen expresó que H.P. Blavatsky había introducido el lado interno del budismo al mundo Occidental. El Dalai Lama preguntó: "¿Qué escribió?" "La Voz del Silencio", respondió Helen.

 

Dirigiendo su siguiente pregunta a Joy, Su Santidad preguntó: "¿Cuál es la esencia de La Voz del Silencio?" Al principio, Joy no pudo pensar. Se preguntó cómo podría expresar el libro de una manera breve. "Bien", dijo finalmente, "considera las Paramitas", las seis perfecciones del budismo Mahâyâna. El Dalai Lama parecía genuinamente excitado. "Ah, entonces es exacto. Es verdad. Joy estaba encantada de poder presentarle al Dalai Lama al gran pequeño libro de HPB. El encuentro con Su Santidad fue uno de sus recuerdos más apreciados.

 

Joy nació en Lakewood, Ohio, en 1920. Su padre era un ingeniero y su madre una maestra de escuela. La madre de Joy, Mary Conger, murió de un ataque cardíaco masivo cuando Joy tenía sólo nueve años. Su padre le transmitió la triste noticia a Joy en una sencilla expresión: "Mamá ha muerto". Joy recordó que su padre dijo muy poco sobre la muerte de su madre, y ella no comprendía completamente lo que realmente significaba estar muerto. Para Joy, parecía que su madre estaba simplemente dormida. "Me incliné para besar su mejilla y la tenía fría. Fue mi primera impresión de la naturaleza temporal de la vida física ", dijo Joy. "Esto provocó una necesidad en mí de entender mejor lo que significaba ser humano. He aprendido que si te quedas con esa pregunta el tiempo suficiente, surge una pregunta mucho más profunda: está en la raíz de nuestra propia existencia: '¿Quién soy yo?'

 

No mucho después de la muerte de su madre, Joy tuvo una experiencia de lo que aquella pregunta indica cuando ella visitó las Montañas Ozark en Missouri. Una mañana subió al bosque, sintiendo una profunda conexión con la naturaleza, y de repente se encontró de pie frente a un árbol altísimo. "Me di cuenta del poder y la vida en ese árbol", dijo. "Entonces me hice una con el árbol. En ese instante, Joy comprendió que la vida en el árbol y la vida dentro de ella eran la misma vida”."Es lo que HPB llamó" contemplación directa ", una percepción que a menudo viene de manera espontánea, cuando el ver sucede a un nivel más profundo".

 

En octubre de 1929, cinco meses después de la muerte de la madre de Joy, una catastrófica caída financiera en el mercado de valores golpeó a Wall Street." Marcó el inicio de la Gran Depresión y una década de crisis económica que afectó a millones de familias. El padre de Joy perdió su empleo y pasó la mayor parte de su tiempo buscando trabajo. Abrumado por las circunstancias y por las exigencias de ser padre único, colocó a Joy en un hogar adoptivo. "Fui llevada a una familia y vi a mi padre sólo los fines de semana. Realmente dolió, pero estoy agradecida porque me empujó hacia dentro y me obligó a hacer muchas preguntas sobre la vida. Alimentó mi deseo de entender por qué hay tanto sufrimiento en el mundo ", dijo Joy.

 

Años más tarde, después de convertirse en teósofa y haber descubierto las Cuatro Nobles Verdades del Buda, Joy dijo que se dio cuenta de que el liberarse del sufrimiento requiere de una investigación sostenida sobre la naturaleza de la mente condicionada y de nuestra tendencia habitual a separarnos de otros. "Mientras más comprendemos la Unidad de todas las cosas, más comprendemos que la única libertad verdadera y genuina es la de ser libre de los deseos de un yo separado. HPB se refirió a ello como 'la peregrinación obligatoria del alma'. Este es nuestro viaje evolutivo colectivo ", dijo Joy.

 

En 1940, cuando Joy era una estudiante universitaria de veinte años, fue presentada a la Teosofía por un amigo y se unió a la Sociedad Teosófica. "La Teosofía me hizo comprensible el mundo. Me realizó de muchas maneras, y abrió una puerta a lo oculto."

 

Un año más tarde, Joy se graduó en la Universidad Estatal para Docentes en Milwaukee, Wisconsin con un título de grado en educación y pasó el verano trabajando en la sede nacional en Wheaton. Después de obtener una maestría en educación en 1942, fue invitada a unirse al personal de Olcott por Sydney Cook, presidente de la Sección Norteamericana de la época. Su primer trabajo fue coordinar un curso por correspondencia para los nuevos miembros. Al año siguiente, Cook le pidió que diera clases en varias ciudades de Michigan, donde había ramas locales de la Sociedad. Joy dijo que se daba cuenta de que aspiraba a algo más grande que ella. Dijo: "Tenía una misión, y éstos eran mi gente, mis amigos. Yo estaba en casa ".

 

Cuando estudió La Doctrina Secreta y otra literatura Teosófica, el principio de la Unidad se destacó, la Unidad que ella había experimentado cuando niña con un árbol en Ozarks. "HPB siempre lo señaló. Todo está arraigado en una fuente que es Una, no múltiple, y todo se deriva de ella. Es más que monista, es no dual ", dijo Joy. A medida que se familiarizó con las contribuciones de los Fundadores de la Sociedad, su admiración por Henry Steel Olcott y H. P. Blavatsky creció: "El trabajo de Olcott por la causa Budista es simplemente increíble. Él fue el responsable del restablecimiento del Budismo como una fuerza cultural importante en Asia Sur-Oriental, y lo hizo mientras que él era presidente de la sociedad", dijo Joy. "HPB trajo una antigua enseñanza a Occidente, y personas de todo el mundo y de todos los ámbitos de la vida se han visto atraídos hacia ella".

 

En 1966, Joy fue elegida presidente de la Sección Americana por una  abrumadora mayoría. Fue una época de gran inquietud pública, cuando el movimiento por los derechos civiles de los años sesenta provocó violentos enfrentamientos en las calles de las ciudades de Estados Unidos y despertó a millones de personas a una necesidad de justicia social e igualdad para los afroamericanos. Joy escribió editoriales que defendían la responsabilidad de defender la hermandad. "Fue polémico, pero aunque no podemos involucrar a la Sociedad en política, podemos hablar individualmente sobre asuntos de conciencia, y eso es lo que hice", señaló Joy. "Los Fundadores defendían la dignidad humana y la igualdad. La Hermandad ha sido un objetivo de la Sociedad desde sus inicios, y afirma claramente que todos los pueblos son hermanos, o no significa nada en absoluto ". Durante el mandato de Joy como presidente de la Sección Norteamericana, ella lanzó Quest Books con la ayuda de la Fundación Kern. A medida que crecía la publicación de Quest, lideró esfuerzos para recaudar fondos para la construcción de un edificio que albergara la expansión de esas publicaciones. El edificio ahora lleva su nombre.

 

En 1973, falleció el querido presidente internacional de la Sociedad, N. Sri Ram. Cuando John Coats fue elegido para ocupar el cargo de Sri Ram, nombró a Joy para ser vicepresidente internacional, y ella fue a vivir a Adyar durante seis años. "Amo a India y adaptarme a vivir allí fue fácil", dijo Joy. En 1980, Joy fue invitada a ser Directora de la Escuela Krotona de Teosofía en Ojai, California. "Eso  realmente me atrajo porque significaba volver a lo que más amaba: la educación y la enseñanza", dijo Joy.

 

Había sido directora de la Escuela durante doce años cuando el comité de búsqueda de la Sección Australiana le pidió que aceptase ser nominada para la Presidencia Nacional, y fue elegida por un amplio margen. Joy volvió a Krotona en 1996 como profesora y escritora. Ella vivió y trabajó allí hasta que murió pacíficamente en su hogar el 29 de diciembre de 2015. Ella tenía 95 años.

 

Durante su larga y distinguida vida, Joy viajó a sesenta países enseñando Teosofía a través de seminarios y asesorando a centenares de estudiantes. Durante décadas, dio clases en la Escuela de la Sabiduría en Adyar, Chennai, India, y en toda Europa, América, Australia, Nueva Zelanda, África y América del Sur. Es autora de varios libros sobresalientes, entre ellos Reflexiones sobre la Sabiduría Eterna: Comentario sobre las Cartas de los Mahatmas a A. P. Sinnett y La Única Aventura Verdadera: Teosofía y la Búsqueda de Significado. En 2011, Joy fue galardonada con la Medalla de T. Subba Row por su destacada contribución a la literatura Teosófica.

 

Durante nuestra última conversación en Krotona, Joy volvió al tema de la Unidad y el viaje evolutivo hacia una comprensión más profunda de lo que significa ser humano. "A la mente le gusta separar el “yo” de “otro”. Tenemos que ser conscientes de eso porque nos lleva de nuevo a la pregunta fundamental: "¿Quién soy yo?" Y esa pregunta evoluciona a medida que evolucionamos", dijo Joy. "Como HPB dijo de tantas maneras diferentes, una vez que hemos sentido compasión por otro ser vivo, hemos comenzado a despertar al propósito y significado de la existencia. Y esa es la esencia de la Teosofía".

 

 

 

El precio de la libertad, "duramente adquirida", es vivir con la carga de nuestras elecciones, soportar el doloroso proceso de auto-desprendimiento de los lazos que hemos puesto sobre nosotros mismos, aceptar con gozo y voluntariamente la responsabilidad total de nuestros pensamientos, sentimientos y acciones. Tal vez sea sólo tal aceptación de la carga de la libertad lo que nos hace finalmente verdadera y plenamente humanos.

                                                          Joy Mills

 

 

 

 

Anterior
Página 16
Siguiente

 


 

 
 
www.000webhost.com