Volver al Índice de Revistas
El Teósofo - Órgano Oficial del Presidente Internacional de la Sociedad Teosófica
Vol. 136 - Número 10 -  Julio 2015 (en Castellano)

 
Anterior
Página 12
Siguiente

 

Llevando cambios a África Oriental

 

 

 

USHA SHAH

Coordinador de la Orden Teosófica de Servicio en Kenya.

Charla dada en la Convención internacional, Adyar, 29 dic. 2014.

 

 

Tengo un recuerdo muy conmovedor de una canción hindú del film Bota Lustrada. En la canción se les pregunta a dos niños jóvenes qué es lo que tienen en su puño y ellos contestan: “En nuestro puño tenemos nuestra fortuna.  ¡Controlaremos nuestro propio destino!” La canción continúa diciendo que no habrá más hambre, miseria, ni tristeza, ¡y que todos tendrán una corona en sus cabezas!

 

Este sueño del cantante permanece actualmente solamente en palabras.  La cruda realidad es que nuestro mundo en África Oriental se encuentra hoy con crecimiento de los índices de criminalidad, contaminación, pobreza y una disminución de los estándares morales. El materialismo se ha apropiado de los corazones y la mente de las personas sin dejar espacio para la espiritualidad.  Esto también es cierto en muchos países de nuestro planeta.

 

Naturalmente, los seres humanos quieren alimento adecuado, vivienda y acceso a la educación y la atención médica.  Pero es triste decir que la mayoría de la gente en nuestra parte del mundo sólo suple las deficiencias de una vida miserable, vive en tugurios y estudia en pésimas condiciones.  Ellos no reciben asistencia de los gobiernos que parecen barcos a la deriva en un océano tormentoso. La corrupción entre los políticos, administradores y hombres de negocios es endémica.

 

 Dados los modernos avances tecnológicos y científicos, no debería ser muy difícil mejorar los estándares de vida para todos.  Se puede producir más utilizando menos. Por ejemplo, en una pequeña fracción de tierra un granjero puede producir cultivos comerciales, abejas y hierbas para productos saludables, ¡maximizando así el uso de la tierra! Es relativamente fácil comenzar proyectos que aseguren adecuada producción de alimento con la introducción de conservación del agua, proveyéndosela a tierras áridas a partir de la construcción de presas y perforando pozos. El cuidado básico de la salud puede con seguridad ponerse a disposición en pequeñas clínicas.

 

La tecnología de hoy ha permitido construir unidades habitacionales baratas hechas con materiales que pueden soportar todo tipo de clima y proveer refugio adecuado y confortable. La educación a bajos costos está convirtiéndose lentamente en una realidad a medida que muchos patrocinadores ayudan con el pago de tarifas estudiantiles y la construcción de escuelas. De hecho la Sociedad Teosófica (ST) y la Orden Teosófica de Servicio (OTS) han becado a estudiantes a través de los años pagando sus cuotas desde la escuela primaria hasta el nivel universitario. Apenas la semana pasada se recibió una carta verdaderamente conmovedora de una estudiante que era ayudada por la ST y la OTS en su quinto semestre de medicina en la Universidad de Nairobi. Ella decía: “Yo había golpeado en muchas puertas por asistencia en el pago de las cuotas, pero ninguna se abrió. ¡Por la gracia de Dios cuando golpeé su puerta, se abrió mágicamente! No tengo palabras para agradecerles excepto decir, “Que dios los bendiga”.

 

Las mujeres necesitadas de África Oriental, en particular, pueden recibir entrenamiento vocacional y educación en actividades que generen ingresos, tales como sastrería, costura, bordado, artesanías, cocina y otras habilidades tales como el cuidado de abejas. Este tipo de trabajo ayudará hasta que nuestras mujeres estén suficientemente educadas para romper las barreras de este confinamiento vocacional y tener acceso a un espectro mayor de profesiones. La ST y la OTS han organizado estos proyectos exitosamente y hay mujeres que se han beneficiado a través de ellos y se están volviendo económicamente independientes, brindando actividades de cocina, proveyendo servicios de peluquería y otros tratamientos de belleza desde su hogar. Otras se han empleado en establecimientos que ofrecen estos servicios.

 

Todos estos proyectos y muchos otros pueden aliviar enfermedades sociales y, hasta cierto punto, reducir la pobreza y su efecto deshumanizante. Este es un paso positivo que da a la gente respeto por sí mismo y dignidad permitiéndoles descubrir su potencial.

 

Cuando la gente está capacitada y cuenta con una buena calidad de vida, hay menos tensión, menos inclinación hacia el crimen y la violencia y la sociedad como un todo se convierte en un participante de la buena gobernación de una nación. En otras palabras, este tipo de reformas finalmente beneficia a la población en general.  Es un círculo.

 

Nuestros gobiernos pierden la oportunidad por no considerar esto, porque están más interesados en su propio enriquecimiento que en enriquecer al pueblo que los eligió. La corrupción resultante se desliza hacia abajo de manera que todos participan, lo que significa ellos toman su parte de cualquier proyecto, sea este la construcción de caminos, agricultura, medicina, vivienda o educación.  Existen fondos destinados para estos proyectos tanto gubernamentales como de asociaciones no gubernamentales pero es triste decir que la gente de menor nivel en la sociedad, que debería recibir el beneficio de estos proyectos, raramente lo hace.  Esta es la manera en que se crean tugurios, la gente es deshumanizada y se la despoja de su dignidad y auto-respeto.

 

No hay nada que conduzca más directamente a la comprensión de las enseñanzas teosóficas sobre la evolución que observar al denigrado y oprimido desarrollar sus capacidades. Cuando trabajas con jóvenes desposeídos y observas la milagrosa transformación que una pequeña educación y oportunidad ofrecen, quieres llorar con su belleza y su tragedia. ¿Qué puede ser más cálido que los abrazos de los niños y sus sonrisas de disfrute por cosas que siempre hemos dado por hecho?  Cuando se trabaja con los necesitados, el corazón espontáneamente pronuncia una plegaria de gratitud por  la oportunidad de servir, ¡no!, ¡por el privilegio de servir!

 

 Recientemente la OTS y la TS organizaron una fiesta de Navidad para dos tugurios en Nairobi.  Además del castillo inflable, la lona elástica, toboganes y el programa de entretenimientos, los niños recibieron una comida.  A medida que llegaban y veían los juegos sus ojos brillaban maravillados y asombrados, y esto era un vista que alegraba incluso a los duros de corazón. Ellos jugaron felices de corazón.  Con la comida cada uno recibió una copa de helado. ¡Muchos de los niños probaban un helado por primera vez en sus jóvenes vidas y esto hizo brotar lágrimas de mis ojos!

 

Cuando se donaron lámparas solares a una aldea, una anciana vino a verme durante mi siguiente visita a la aldea, me abrazó y me contó que ahora podía ver a sus nietos comiendo ¡aún de noche! Ese abrazo me ha traído paz mental en mis momentos de estrés y me ha enseñado cómo algo pequeño para mí significa algo grande para otra persona!

 

La OTS en África Oriental ha hecho mucho para satisfacer algunas de las necesidades básicas de la gente y mejorar la calidad de sus vidas patrocinando educación, perforando pozos de agua e instalando bombas, enseñando cómo optimizar el uso de la tierra y mejorar métodos de riego y organizando entrenamiento vocacional y programas que generan ingresos económicos así como actividades que brindan risas y alegría a sus vidas no tan felices.

 

Aunque se les pueden brindar bastantes comodidades a aquellos que las necesitan, son solo parches en la superficie del problema real, que es la erosión continua de los valores. Hemos perdido nuestra verdadera identidad. Nos hemos convertido en seres humanos auto-centrados, egoístas, indiferentes, cueles y absolutamente carentes de amor. Nuestro mundo se ha vuelto materialista. El confort material y el bienestar personal están en la cima de nuestra lista de prioridades. Los humanos buscamos la felicidad y la beatitud fuera de nosotros mismos y olvidamos lo que todas las religiones nos enseñan: ¡mira en tu interior!

 

¿Cómo podemos producir el tipo de cambio que hará de la fraternidad universal una realidad? ¿Cómo podemos hacer que la gente vea al otro como una entidad, como hijos del Ser Supremo? ¿Cómo podemos asegurar la tolerancia religiosa? ¿Cómo podemos asegurar que prevalezca la paz en el mundo?¿Cómo podemos asegurar que nuestra madre tierra no sufra más violaciones?

 

Kenya, Uganda y Tanzania comparten fronteras y una historia común, pero estos países de África Oriental tienen diferentes ideologías y formas de gobierno. Cualquiera sea la ideología y la forma de gobierno necesitamos líderes que sean altruistas y fuertes. Líderes éticos solo surgirán si el cambio comienza a nivel de las raíces y se dirige a los aspectos físico, emocional, mental y espiritual de los seres humanos. La tarea de producir la elevación de la conciencia humana es una tarea intimidante.

 

Aún cuando la gente tenga todas las comodidades materiales, todavía desea algo más que está perdiendo en la vida. Este es el eterno anhelo del verdadero yo de unirse con el Supremo. Como teósofos hemos experimentado este descontento divino de diferentes maneras. En el esfuerzo por llevar un cambio en la conciencia humana debemos comenzar por nosotros mismos, por supuesto. Necesitamos primero comprender los principios y prácticas de nuestro camino teosófico.

 

He comenzado a pensar sobre la forma práctica de difundir buenos valores.  Siento que si la OTS y la ST entrenaran solo a 100 personas para difundir el mensaje, se lograría un cambio enorme. Nuestros cuerpos internacionales deben pensar si esta sugerencia es práctica y posible.  Estoy solamente pensando si la ST podría considerar establecer cursos formales de entrenamiento para trabajadores de la Sociedad Teosófica como aquellos que se ofrecen en la Escuela de Teosofía de Krotona, en California, pero para un grupo internacional de miembros. Nuestro objetivo podría ser el de entrenar 100 miembros en 5 años como trabajadores con alcance comunitario para la Sociedad Teosófica. La OTS podría ayudar manejando el aspecto de servicio de este entrenamiento.

 

Tal vez el Consejo General podría también considerar un proyecto para desarrollarlo en total colaboración con la OTS,  invitando a las ramas de la ST y la OTS en todo el mundo a participar en él.  Un tópico para el proyecto colaborativo podría ser: “Cien maneras creativas de inspirar a los jóvenes y a los niños, valores saludables y elevadores de la espiritualidad”.

 

Pero el problema crucial en nuestros países es obtener un liderazgo que sea espiritual y esté embebido en valores morales y en una ética social.  Estos líderes deben ser honestos, auténticos, dedicados, comprometidos, dedicados sinceramente a gobernar y ofrecer prosperidad y una alta calidad de vida para cada uno de los ciudadanos en nuestros países.  Para obtener este tipo de liderazgo se necesita elaborar un programa para la educación que tenga especial énfasis en la enseñanza de ética social y moral.  El estudio religioso debería incluir los principios de todas las religiones para que los alumnos valoren los de su propia fe y acepten los de las otras creencias también. De hecho este tipo de educación debería comenzar antes del nacimiento de los bebés, de manera que los padres concurran a clases sobre religión comparada y principios sociales y morales.  Ambos padres deberían concurrir a estas clases como entrenamiento prenatal para el bebé por nacer y para ellos mismos.  Deberían prepararse folletos en los idiomas prevalentes en cada nación con historias que enseñen moral para las personas que accedan a esta literatura. Esto debe sumarse a todo lo que se enseñe en las escuelas, es decir, lengua, ciencias, arte, literatura, música, educación física y todo lo demás.  Junto con lo mencionado precedentemente y en forma paralela, deben ir prácticas de yoga, meditación y autorrealización.

 

Los niños de hoy son los líderes del mañana. Si podemos tener niños que han sido instilados con valores morales y ética social, tendremos una Nación que sea espiritualmente elevada . Si esta revolución tiene éxito con la bendición del Supremo y de todos los Seres iluminados, África Oriental puede emerger de su capullo y mostrar sus colores brillantes al mundo y volar alto como una mariposa ejemplar, ¡físicamente saludable, mentalmente en paz y espiritualmente bien despierta!

 

  

 

Anterior
Página 12
Siguiente

 


 

 
 
www.000webhost.com