Volver al Índice de Revistas
El Teósofo - Órgano Oficial de la Presidenta Internacional de la Sociedad Teosófica
Vol. 135 - Número 02 - Noviembre 2013 (en Castellano)

 
Anterior
Página 8
Siguiente

 

Ser una llama viviente

 

BREDA ZAGAR

Secretaria organizadora de la Sociedad Teosófica en Eslovenia

 

 

Todos conocemos los Tres Objetivos de nuestra Sociedad. ¿Qué es la Fraternidad? La palabra es muy mal comprendida y mal usada en el mundo, y aún entre los miembros de la Sociedad Teosófica. Se han escrito muchos artículos acerca de la fraternidad desde muy diferentes aspectos para ayudar a la mente de los lectores a comprender el significado más profundo del término, pero parece casi en vano.

 

Se dice que los Grandes Maestros de la humanidad tienen paciencia infinita y esperan que sus hermanos más jóvenes evolucionen hasta el punto en que puedan asimilar al menos algunas de las enseñanzas entregadas, pero también saben que hay unas pocas almas que son capaces de comprender algunas leyes espirituales. Por ellas enviaron al mundo a su dedicada discípula Helena Petrovna Blavatsky. En La Voz del Silencio HPB escribió: Dedicado a los pocos. Si los pocos comprendieran y vivieran la vida espiritual que no es nada más que una vida altruista y fraternal, entonces toda la humanidad se beneficiaría. Los Maestros nos dijeron que toda la vida es una, por lo tanto, la humanidad también es una y si una persona hace algo bueno, toda la humanidad se beneficia y viceversa. Si comprendiéramos totalmente esta verdad nos haríamos responsables. Así, lo que dijo Krishnaji es verdad al pie de la letra: ‘Tú eres el mundo’. Desde este punto de vista también podemos comprender fácilmente la antigua afirmación: ‘Cambia si quieres cambiar al mundo’.

 

El materialismo en el presente es aún peor que en la época de HPB; el dinero es el rey, y la codicia su primer ministro en todas partes. Incluso muchos miembros de nuestra ST parecen pensar que es suficiente pagar la subscripción para ser un miembro activo. No sienten que sea  necesario asistir a reuniones de Rama  y comprometerse con el servicio a la Sociedad. Tal actitud es puro materialismo y está en directa oposición con el propósito de nuestra Sociedad. Las características de un miembro activo son muy diferentes: en primer lugar debe comprender el propósito de la Sociedad Teosófica y debe sentirse responsable, pagar la cuota y asistir a las reuniones de Rama regularmente con un espíritu de cooperación fraternal, con dedicado corazón. El anhelo de un miembro debe ser escuchar, aprender, entregar algo de sí mismo, y reflexionar para poner las enseñanzas en práctica de una manera tal que ayude a toda la humanidad. Estudiar la enseñanza es un prerrequisito preliminar, de no ser así, cuál es el propósito de los escritos de HPB. Primero deberíamos ser agradecidos y humildes y comprender que convertirse en un miembro de la Sociedad Teosófica es la oportunidad más grande para formarse como un servidor real de la huérfana humanidad. Cuando tenemos simpatía en nuestros corazones, todo es posible,  pues de esta resulta el valor y la buena voluntad.

 

La enseñanza de que todos somos hermanos no es una frase vacía. Es en realidad el símbolo de algo santo. Si hubiera solamente un Absoluto, un Principio, una Luz, un Amor ‘que todo lo abarca en la unidad’, entonces cada uno de nosotros es una parte de ese Amor, en realidad somos ese Amor, que está oculto en cada uno de nosotros, y sólo desde este punto de vista podemos comprender el significado de la fraternidad real. Entonces el hermano no es alguien separado de nosotros, el hermano no es algún ‘otro’, el hermano es en realidad nosotros mismos y por lo tanto somos uno y la misma vida, uno y la misma luz en nuestros corazones. Desde el punto de vista interno, fraternidad realmente significa unidad.

 

Y desde el punto de vista de la unidad podemos comprender a nuestro hermano y ayudarlo mucho más eficientemente. La palabra hermano no tiene nada que ver con el sexo, es un símbolo de la entidad espiritual interna que es asexuado. Así cuando nos dirigimos a la gente como queridos hermanos, significa también hermanos que tienen cuerpos femeninos.

 

Si el primer Objetivo de la Sociedad Teosófica es entendido correctamente entonces la Sociedad florecerá, pero no solamente por medio de cientos de libros, ni por miles de artículos en Internet, sino por el ejemplo de miembros fraternales, armoniosos, espirituales. El primer Objetivo dice: formar un núcleo de la Fraternidad Universal…Para formar un núcleo deberíamos trabajar juntos, de lo contrario, es imposible formar tal núcleo como el que los Maestros tenían en mente.

 

Lo que atrae a las personas a unirse a nuestra Sociedad no son solamente los libros sino nuestra radiación espiritual, buena voluntad, bondad y simpatía. Deberíamos ser velas encendidas ya que solamente una vela encendida puede encender otra vela. ¿Puede un computador encender una sola vela? Una persona afectuosa y compasiva inconscientemente esparce una fragancia invisible hacia todos y todo lo que le rodea.

 

HPB dijo que lo que realmente importa es nuestra motivación. Estudiar las enseñanzas para enseñar a nuestros hermanos a la vez, es el único motivo correcto que nos acercará más a todos los seres sensibles. Y para esto necesitamos un corazón puro y humilde de modo que la enseñanza y su práctica puedan invocar en nosotros nuestra verdadera naturaleza que es amor, vida y luz. Nos convertiríamos en velas encendidas y si tales velas se juntan pueden ser una llama viviente, como un núcleo que irradia su benéfica luz y calor hacia toda la vida que nos rodea. Que intentemos ser una vela encendida y formar juntos una llama viviente, un núcleo de la Fraternidad Universal, para  disipar la oscuridad del mundo.

 

“Así estarás en perfecta armonía con todo cuanto vive;  amarás a los hombres,  como si fuesen todos ellos tus compañeros y hermanos, discípulos de un mismo Maestro, hijos de una misma tierna madre”.

                                    La Voz del Silencio

 

Anterior
Página 8
Siguiente

 


 

 
 
000webhost logo